Artículos del día 30 de abril de 2008

ver lista completa con cuerpos de artículos

Actividades del Sanedrín catalán

Política de la puta i la Ramoneta: de la kale borroka a las misiones diplomáticas, no evangélicas, del abad de Montserrat

De acuerdo con lo que Pájaro bobo lee y entrelee en los periódicos, el Sanedrín catalán ha ordenado a sus subalternos de la universidad Pompeu i Fabra que declaren personæ non gratæ a los Reyes de España y su prole. Dicho y hecho. De lo demás ya se cuidarán ellos, los miembros del Sanedrín. Se trata de una operación de kale barroca a la fenicia. Mientras, el abad de Montserrat, Josep Maria Soler, se traslada a Roma y visita al muy piadoso señor Vázquez, embajador de España ante la Santa Sede, y le pide, ruega e implora que interceda en favor de la provincia eclesiástica Tarraconense y consiga para ella algún tipo de reconocimiento político-religioso por parte del Vaticano. Al despedirse, el abad-emisario-comisario le dice al devoto feligrés gallego que Dios se lo pagará, porque, lo que es él y el Sanedrín.., y le entrega una estampita de la Moreneta como prenda y penyora
Pregunta ingenua e intempestiva: ¿qué acciones de kale borroka, qué maniobras políticas y qué misiones diplomáticas tiene preparadas y preparidas el Sanedrín catalán para forzar la aprobación integra, sin cortes ni recortes, del Estatuto de Cataluña por parte del llamado, no acreditado, Tribunal Constitucional?

Ante el 2 de mayo

Oigo, patria, tu aflicción…

En la Europa más culta y civilizada es norma hablar del largo siglo XIX, que arranca cronológica y conceptualmente con un Napoleón dispuesto a comerse Europa entera y vera, Rusia y España incluidas, y se extingue con el estallido de la Gran Guerra en 1914, momento en el que empieza el corto siglo XX, tan corto que, como veremos, apenas alcanzará los ochenta años de vida real, pues va a terminar en torno a 1990 con la caída del muro de Berlín y la desintegración de la Unión Soviética. A pesar de ello, para España el siglo XIX es tan parco en tiempo como rico en desgracias y calamidades. En el espacio de nueve décadas nuestra patria no sólo queda reducida al territorio peninsular, tras perder todas sus posesiones de ultramar, sino que además alumbra en su seno dos nucleos secesionistas. La llamada convencionalmente guerra de la Indepedencia pone de manifiesto gravísimas carencias y profundísimas debilidades: el pueblo español está completamente desvalido, sin rey, sin gobierno, sin ejército, De hecho, más que guerra, es una cadena de levantamientos populares espontáneos y anárquicos que enlaza con la emancipación de los países hispanoamericanos, desde México hasta Argentina. Como es sabido, en 1898 España queda reducida al territorio peninsular. Para colmo, en Vascongadas y Cataluña, las dos únicas regiones que conocieron la Revolución industrial europea y dieron origen a sendas burguesías, una de carácter industrial y otra esencialmente mercantil, surgirán con el tiempo movimientos secesionistas impulsados precisamente por esas dos burguesías, que no tardarán en reclamar el control político y económico de sus respectivas zonas geográficas y además se rebelarán contra la hegemonía histórica de la burguesía castellana, a la que, de acuerdo con su matriz feudal, consideran reaccionaria y parasitaria.
Mayo es mes de lavantamientos, y España inaugura la modernidad con una traca de acciones de carácter popular y espontáneo a la que después, en los libros, se dará dimensión de guerra y de epopeya popular. Y posiblemente la tuvo. A uno les gustaría que ahora al menos algunos lo recordaran y lo tuvieran presente: «Españoles, la Patria está en peligro, acudamos a defenderla. Madrid, 2 de mayo de 1808».
Pregunta ingenua e intempestiva: ¿cómo le gustaría y cómo no le gustaría celebrar el próximo 2 de mayo a nuestra ministra de Indefensa?