¿Reaccionará el pueblo español a tiempo y con suficiente energía?

Considero que a estas alturas de la conjura separatista los españoles en su mayoría sabemos que nuestros desleales compatriotas no quieren sólo la amputación de una región española en forma de república independiente, sino algo infinitamente más grave y absolutamente inadmisible como es la destrucción de España por disgregación programada de sus elementos constitutivos.

Por eso mi pregunta es: ¿Reaccionará el pueblo español a tiempo y con suficiente energía para impedir tamaña monstruosidad?

¿Vamos a esperar hasta que ya no haya remedio?

¿Próximo pulso de los separatistas catalanes al Estado Español?

Me inclino a pensar que, tal como están las cosas aquende y allende el Ebro, los separatistas catalanes simularán próximamente un pulso con el Estado Español y a partir de ahí irán desplegando su amplísimo y bien conocido repertorio de añagazas, subterfugios y estratagemas con la idea de preparar el asalto a su objetivo capital: la destrucción de España y su suplantación por una República de Catalunya erigida, llegado el momento, en el único Estado soberano de la península Ibérica.

Política de la puta i la Ramoneta como táctica polivalente y Envolvente catalana  como concepto estratégico de estructura modular y desarrollo secuenciado.

Perfidia y cinismo en cantidades astronómicas.

Lo veis y lo sabéis, pero no podréis evitarlo.

Las tres fuerzas políticas de España y la Envolvente catalana (versión corregida y ampliada)

Entiendo que en España hay, desde hace bastante tiempo, tres grandes fuerzas políticas: el PP a la derecha, el PSOE a la izquierda y la burguesía catalana, que no es un partido pero sí una fuerza política ubicua y, en la práctica, determinante.

Tan ubicua y  determinante es la burguesía catalana, que cuando el PSOE quiere gobernar y necesita apoyo en forma de votos corre a pedírselos a ella, en vez de dirigirse al PP y proponerle –¡¿exigirle?!– un pacto de Estado como, en mi opinión,  podría y debería.

Así, esa burguesía que se ha propuesto no sólo amputar una de sus regiones a  España sino incluso destruirla y suplantarla como único Estado soberano en toda la piel de toro es de hecho, ya ahora,  un elemento imprescindible para su gobernabilidad.

¿Y también para su existencia?

Considero que una de las personas idóneas para contestar adecuadamente  a esta pregunta es Enric Juliana, polímata de estirpe púnica con aspiraciones de ministro plenipotenciario de la República de Cataluña ante la Unión Europea y conocedor profundo del plan táctico-estratégico bautizado en este predio virtual con el nombre de Envolvente catalana.

Para mí, en esa fórmula está contenido el futuro de España, pero, lamentablemente, cuando un gobernante español la conozca y la entienda será ya demasiado tarde.

Por lo que sé, la Envolvente catalana no tiene vuelta atrás. Una vez ejecutada no habrá ni un solo documento a nombre de España.

Palabra de Ramón Ibero.

 

¿Federalismo cultural?

Miquel Iceta, personificación de la perfidia y la deslealtad del separatismo catalán, ha puesto en circulación  recientemente el término federalismo cultural.

Un hallazgo o troballa que, con un poco de infortunio o mala suerte,  podría  marcar toda una época, concretamente la que, según algunos,  presenciará la desintegración de España desde dentro y nos dejará a las puertas de su destrucción definitiva y su consiguiente desaparición.

La forma en la que se ha anunciado y ha empezado a actuar este extraño federalismo cultural –siempre y sólo de  dentro afuera– me dice que se ha preparado con tiempo y minuciosidad.

Se trata sencillamente de desmantelar los museos nacionales y repartir sus piezas más valiosas y representativas entre varios locales y localidades. Digamos que para empezar no está nada mal, pues nos hallamos ante el desmantelamiento del Estado Español y ésta es sólo la primera medida de un plan global o estratégico.

¿Asistiremos los españoles a la desintegración-destrucción de nuestra Patria sin que se nos conmueva el alma?

 

 

España: sueño y realidad

Me arrogo el tristísimo y muy doloroso  honor de haber visto y vivido la destrucción de España (probablemente) antes que quienes, después de más de cinco décadas de intrigas y conjuras, están ahora manos a la obra.

Fue en un  sueño, un sueño de una noche invernal del tardofranquismo.  Supongo que hace ya unos cincuenta años. De repente me despierto, me incorporo y grito: ¡Hay una conjura para destruir España!

Desde entonces, cada paso en el proceso de desintegración–destrucción  de España desde la derecha, desde la izquierda y, lo que es más lacerante, desde el Gobierno de la Nación ha sido para mí algo visto y vivido.

Hasta hoy.

¿La traición de los separatistas catalanes? Algo sabido y  siempre temido.

¿Y la cobardía de los españoles, incluida mi propia cobardía?  ¡Algo inconcebible!

Próximos objetivos de nuestros nuevos confederados

1) Acabar de una vez y para siempre con la Monarquía por lo que tiene de símbolo de unión de España y los españoles.

2) Acabar de una vez y para siempre con el Ejército Español y con él de todo intento de resistencia y rebelión  de determinadas instituciones y de la sociedad civil ante la destrucción de España.

3) Proclamar la Confederación peninsular bajo la égida de la República de Catalunya.

 

 

¿España en su última derrota?

Parece ser que los separatistas de ERC han decidido aparcar nominalmente  la independencia (de Cataluña) unos cuantos años para concentrarse  en tres objetivos fundamentales: el desmantelamiento de España, hasta su total destrucción,  el empoderamiento de Cataluña, hasta dotarla de estructuras de Estado propias, y, por último, la suplantación de España por una Cataluña constituida en el único Estado soberano de nuestra atormentada piel de toro.

Estos tres objetivos fueron elaborados, acordados y fijados, ya antes de la implantación de un sistema político supuestamente democrático en España, por nuestros siempre desleales separatistas y sus aliados internos y externos. El Estado de las Autonomías, fruto de una conjura infame, es su sentencia de muerte. España deja de existir como Estado histórico y unitario para dar paso a un conglomerado de territorios arbitrario y anárquico.

Merced a la Constitución de 1978, los separatismos vasco y catalán quedan integrados en la nueva estructura político-administrativa  con rango de nacionalidades históricas. ¿Y dónde está Castilla, semen de España?

No hay Estado, no hay Nación, no hay Patria.

 

 

 

 

 

ERC y la independencia

Según un documento interno, ERC ha decidido y, sobre todo, ha hecho saber  que aplaza la independencia al año 2050.

Para mí, la novedad radica no en el aplazamiento en sí mismo sino en dar a conocer  la decisión, aunque sea mediante un subterfugio, pues,  al parecer, en el documento se habla de independencia, pero no se dice de quién.

Entiendo, pues, que Junqueras seguirá estando donde estaba y Rufián seguirá diciendo lo que decía.

El timo del subalterno

El señor Picafort, presunto ejecutivo de una inmobiliaria barcelonesa, telefonea a la señora Cándida y le comunica que el día 9 de los corrientes pasará por su casa a la 1,30 para recoger el documento pendiente. En contrapartida, él le entregará el correspondiente documento acreditativo. Todo en orden.

Curiosamente, llegadas la fecha y la hora, en casa de la señora Cándida no comparece el presunto sino un subalterno suyo con aspecto y acento del Altiplano andino. A juzgar por su actitud distante y comedida, el muchacho ha sido  assabentat oportunamente para la misión.

Subalterno: Vengo a recoger el docu…

Señora Cándida: Aquí tiene ust…

Subalterno: Me lo tiene que firmar.

Señora Cándida: De acuerdo, aquí lo tiene.  Pero ahora me tiene que entregar usted el correspondiente documento de la empresa…

–No se lo puedo entregar porque a mí nadie me ha dado nada. Yo he venido a recoger un documento. Eso es todo.

Dicho y hecho. El subalterno sale disparado con su papel en la butxaca.

 

 

 

Ciclos

Me malicio que Rusia presiona a Bielorrusia, Bielorrusia presiona a Polonia, Polonia presiona a Alemania, Alemania presiona a la UE, la UE presiona a Europa en su conjunto, y Europa presiona a Estados Unidos.

Por último, Estados Unidos y Rusia aparecen, una vez más,  frente a frente, dispuestos a poner fin a un ciclo e iniciar otro, ¿siempre el mismo ciclo, siempre ciclos distintos?

Iván Redondo en La Vanguardia

Iván Redondo,  ex asesor político de Pedro Sánchez, se presenta hoy, 8-11-21,  en La Vanguardia, ahora órgano oficioso de la burguesía separatista de Cataluña, con un trabajo  titulado Cómo se gana la Moncloa.

Hago un esfuerzo y consigo leer el texto,  pero en ese momento me asalta una duda: ¿es este muchacho un columnista o un quintacolumnista? Aunque, dadas las fuerzas en presencia, tampoco debo descartar un posible intercambio de cromos. Y quien dice cromos dice favores.