¿Quién generó a quién?

Me pregunto:  ¿Quién generó a quién? ¿Dios (a) la libido o la libido a Dios?

¿Soy yo hijo de Dios o hijo de la libido?

¿Cataluña, nación de naciones? ¿A la independencia por la dictadura?

A Quim Torra

Considero que efectivamente Cataluña posee ciertas características  propias de lo que los entendidos definen como nación, pero, a mi leal saber y entender, tales características no bastan ni en términos cuantitativos ni cualitativos para otorgarle ese rango con pleno derecho, tanto menos cuanto que no responden en modo alguno a una misma y única orientación política ni, mucho menos, a un mismo y único sentimiento de pertenencia.

La realidad objetiva, silenciada y/o soslayada de manera implacable y sistemática  por los separatistas catalanes de toda formación intelectual y todo credo ideológico,  nos muestra y demuestra que en Cataluña conviven hoy dos comunidades lingüísticas con sendos sentimientos de pertenencia.

Una comunidad de lengua española y sentimiento español, y una comunidad de lengua catalana y sentimiento catalanista.

Aunque la comunidad de lengua española es más numerosa que la comunidad de lengua catalana en una proporción aproximada de 6,50 a 3,50, esta última se ha arrogado en el pasado y se arroga hoy la representación única y total de los ciudadanos de Cataluña y habla de una sociedad, un pueblo, una nación y una lengua en términos cada vez más abusivos.

Para ocultar, compensar e incluso superar su inferioridad numérica, y por lo tanto democrática, los catalanes de sentimiento catalanista, nada más iniciada la llamada Transición, se dedicaron a  copar una tras otra, siempre  furtivamente, todas o casi todas las instituciones de decisión y representación de esta comunidad autónoma, junto con los medios de comunicación de mayor difusión regional (TV3).

Con el mismo fin pusieron simultáneamente en marcha programas de ingeniería social como la inmersión obligatoria y excluyente en catalán, que pretendía y pretende traer consigo la  eliminación del español de todo el ámbito oficial, desde la Generalidad hasta la enseñanza pública.

Resultado de ese plan con caracteres de conjura fue la implantación de una dictadura de cuño catalanista, siempre negada con obstinación por sus valedores y beneficiarios, pero cada vez más opresiva y, por lo tanto, más visible.

Hoy esa dictadura es omnipresente.

Digamos, a título de ejemplo, que entre el ochenta y el noventa por ciento de los cargos de la Administración de la Comunidad autónoma de Cataluña, en especial los más altos, están ocupados por separatistas, mientras que los restantes, siempre de rango inferior y siempre bajos o muy bajos, quedan a disposición de los catalanes de sentimiento español  a modo de coartada democrática y alivio de disidentes (1).

De acuerdo con lo expuesto, considero que, si la comunidad catalana de sentimiento catalanista aspira a crear un estado independiente, debe hacerlo única y exclusivamente en su nombre y respetando siempre, por obligación, los derechos de la comunidad de lengua y sentimiento españoles y su voluntad firmísima e irrenunciable de seguir formando parte integral de España.

Mientras tanto, pregunto:  ¿dónde está el Estado de derecho? ¿Dónde está la representación democrática y, por lo tanto, proporcional de los ciudadanos en las instituciones autonómicas de Cataluña de acuerdo con el principio de un ciudadano un voto?

En mi opinión, todas las instituciones autonómicas de Cataluña son ilegítimas e ilegales en su origen, en su funcionamiento y en su finalidad.

(1) El que escribe lleva algo así como treinta años en situación de muerte civil.

Los perritos de mi infancia y el perro de mi vejez

Quiero recordar que casi todos los perritos de mi infancia tenían cara de niño, y ahora, que soy viejo, se me pone a menudo cara de perro contra mi voluntad. ¿Por qué? Pues porque, antes que mentir, prefiero ladrar.

Propongo que Gabriel Rufián Romero…

Propongo que Gabriel Rufián Romero sea desposeído con carácter inmediato, vitalicio e irrevocable de la ciudadanía española por su condición de tránsfuga y traidor a España con rango de prosélito catalanoseparatista, deméritos que, en mi opinión, ha contraído sobradamente en el ejercicio de su actividad pública.

Propongo asimismo que la medida sea aplicada con idéntico carácter a ciudadanos españoles con deméritos superiores o iguales y equiparables a los contraídos por el interfecto Gabriel Rufián Romero.

Firmado: Ramón Ibero

Sabadell, 29 de noviembre de 2019

El descuartizamiento y la destrucción de España a manos de los separatistas catalanes

Tengo el firme y tristísimo convencimiento de que si los españoles no sabemos defender adecuadamente, en estos momentos, nuestro Estado de derecho los separatistas catalanes llevarán a cabo el descuartizamiento y la destrucción de España, con la consiguiente catalanización de todos sus territorios, en los próximos años, tal vez incluso en los próximos meses.

Consigna: defensa a ultranza del Estado de derecho y la Constitución vigente en España con los medios que aquel y esta otorgan al Gobierno de España.

Sobre Francesc de Carreras

Entiendo que el prestigio de Francesc de Carreras como jurista y animador político está muy por encima de su valía real.

Por lo demás, la experiencia me dice que, si alguien lleva un catalán dentro, ese catalán siempre termina reclamando su espacio como tal en la sociedad.

Según él, todo lo anterior era una pantomima en aras de la supervivencia.

La hora de los barones del PSOE

Me aferro con todas mis fuerzas a la idea de que los barones del PSOE, capitaneados en esta ocasión por Guerra, Leguina y Page, no van a consentir de ninguna manera y bajo ningún concepto que Pedro Sánchez consume su traición y entregue los mandos de la Nación al sector más desleal de la burguesía catalana sirviéndose de recaderos como Iglesias e Iceta,  a los que en su momento se sumará Borrell, el espía de Exteriores.

Lo creo y lo deseo porque me niego a aceptar la destrucción de España, patria histórica de todos los españoles.

Los perritos de mi infancia

Quiero recordar que casi todos los perritos de mi infancia tenían cara de niño,

y ahora, que soy viejo, se me pone a menudo cara de perro contra mi voluntad.

Ante la ruina de España

Considero que el falso socialista Pedro Sánchez y el falso comunista Pablo Iglesias están decididos a consumar  su traición a España y entregar los mandos del Estado a los burgueses catalanes.

Ante esta situación, presagio inexorable de la ruina y la destrucción de España, ¿qué debe hacer y qué no debe hacer un patriota español de 85 años?

España, cuenta conmigo y ahora más que nunca.

El Estado de las autonomías y sus controles

Considero  que, a pesar de sus diferencias más que evidentes, el caso de los ERE de la Junta de Andalucía y la proclamación de una república independiente por parte de las autoridades autonómicas de Cataluña tienen un punto en común, habida cuenta de que en ninguno de los dos actuaron los preceptivos controles de la Administración estatal.

¿Existen esos controles? Y si existen, entonces ¿por qué no actuaron ni en un primer momento ni después ni nunca?

El hecho consumado y tristísimo  es que, en el caso de Andalucía, el latrocinio se mantuvo por espacio de casi una década, hasta el punto de que se perdió el rastro del dinero robado y toda posibilidad de recuperarlo, mientras que en el caso de Cataluña se llegó a proclamar la República, y ahí sigue plantando cara a España, que, a pesar de estar constituida en un Estado de derecho, del que esta comunidad autónoma forma parte teóricamente, es incapaz de aplicar la ley y exigir su cumplimiento íntegro en ella,  sin dilaciones ni subterfugios.

Todo ello me lleva a la desoladora conclusión de que se creó y se puso en marcha el llamado Estado de las autonomías, pero se olvidó el sistema de control de sus actividades, en especial las económicas y las políticas, por parte de la Administración estatal.

Y ahí estamos.