Artículos del día 12 de mayo de 2008

ver lista completa con cuerpos de artículos

Belloto-Bellotari: Extremadura y el futuro de España

En opinión de Pájaro bobo, belloto por parte de madre alimentado parcialmente con bellotas durante su infancia y aferrado idealmente de por vida a su patria chica a pesar de todas las emigraciones y todos los destierros, los razonamientos del ex bellotari Rodríguez Ibarra son lineales, poco matizados y, si se quiere, poco retorcidos. El suyo es un lenguaje esencialmente binario, elemental, con campos de colores primarios como un cuadro de Miró. Precisamente por eso, Pájaro bobo comprende el lenguaje del ex bellotari y, precisamente por eso, comparte sus ideas capitales. No en balde a ese mismo ex bellotari se debe en gran parte que Extremadura sea conocida en el mundo como promotora de Linux (software libre). Estamos en la era de la informática y de las realidades virtuales ajenas a barreras artificiales e irracionales. Fuera prejuicios atávicos.
A estas alturas de nuestra democracia, Rodríguez Ibarra es plenamente consciente de la situación interna de España y del peligro que para su futuro representa el separatismo, a pesar de que él lo llame nacionalismo. Y aboga, sin citarlo textualmente, por un pacto de Estado, sin limitación ni en su contenido ni en su duración, entre el Partido Socialista y el Partido Popular para hacer frente o, como él dice, frenar a los nacionalistas. Pájaro bobo considera que eso, frenar el separatismo, debería ser una primera medida. La solución definitiva e integral del problema y su conversión en un plus pasaría, a su modo de ver, por un proyecto nacional que, impuesto por elevación, hiciera ver a los separatistas no sólo que no tienen otra alternativa sino también, y de manera especial, que la mejor alternativa para ellos en todos los sentidos y a todos los efectos es integrarse voluntaria y lealmente, sí, lealmente, en el conjunto de España. Extremadura como referencia mundial de software libre podría y acaso debería ser ejemplo y punto de partida.
Pregunta ingenua e intempestiva: ¿puede convertirse España en un polo de atracción para todos sus hijos, incluidos los más díscolos, gracias a un proyecto nacional impulsado por las nuevas tecnologías?