Artículos del día 12 de junio de 2009

ver lista completa con cuerpos de artículos

La burbuja futbolística

Después de la triste experiencia que nos deparó  la burbuja inmobiliaria  al estallar y dar lugar a una crisis de proporciones supranacionales, crisis cuyas consecuencias han terminado pagando, como siempre, quienes menos culpa tenían, nos llegan a diario noticias de  que se está fraguando una burbuja futbolística de igual naturaleza, en cuanto fruto codiciado de la economía especulativa, y dimensiones  incluso equiparables a las de su predecesora y modelo.

Agotada la mina de la construcción, los brokers —buitres, tiburones y tahúres,  depredadores,  todos ellos,  de implacable dentellada— han fijado los ojos  en el fútbol y, tras comprobar que en esa parcela se mueven millones y millones de euros, han abandonado  el ladrillo y se han concentrado en la pelota.

Al Insomne se la antoja que el Gopbierno debería tomar cartas en el asunto, a través de las instancias competentes, e investigar desde un principio esas operaciones-transacciones en las que se mueven cientos de millones y evitar, en la medida de sus posibilidades,  una acumulación de fraudes y corrupciones como la que llevó a la crisis del ladrillo.

Habida cuenta de los precedentes existentes, conocidos de todos,  si se llegara ahora al mismo desenlace,  los ciudadanos tendrían derecho  y obligación de  culpar al Gobierno no sólo de no haber hecho nada para impedir la crisis sino incluso de haber procedido así a sabiendas.

Pregunta a los cuatro vientos: ¿tendrá pelotas el jefe de Gobierno para  jugar una vez más a la gallinita ciega y luego decir que todo ha sido obra de la codicia humana?