Artículos del día 10 de octubre de 2009

ver lista completa con cuerpos de artículos

Ciudadanos y UPyD Cataluña: de los tres tercios a las tres corrientes

En economía, que por  razón de su etimología  siempre es casera, el Insomne utiliza con aprovechamiento el modelo de los tres tercios: los  ingresos  o haberes  de un mes se dividen en tres tercios iguales o casi iguales: un  primer tercio se destina al  condumio o los  queviures de cada día; un segundo tercio, a los gastos de carácter periódico (mensual, bimensual,  trimestral  o anual); y un tercer y último  tercio,  al  ahorro.

La experiencia le ha demostrado  que  el modelo puede funcionar perfectamente  siempre que los ingresos sean  suficientes para ponerlo en práctica y mantenerlo con carácter permanente.  En otro caso habrá que reducir  las asignaciones presupuestarias  o ingresar en la  hermandad de la tarjeta de crédito,  la hipoteca vitalicia y las fidelizaciones sin  fecha de caducidad.

El ahorro nos dice, entre otras muchas cosas,  si tenemos una economía equilibrada, en el bien entendido que  en esta, como en toda otra  actividad humana,  sólo hay equilibrio cuando hay superávit y sólo hay  superávit cuando éste es sostenido y, como mínimo,  suficiente.

De forma análoga,  para que un partido político funcione correctamente tiene que albergar en su seno tres  corrientes y esas tres corrientes tienen que ser activas, tácticamente  antagónicas, estratégicamente leales y solidarias, y estar  debidamente  equilibradas. Si hay menos de tres o  más de tres corrientes, es muy probable que el partido no esté ni sano ni  equilibrado. Tres es el número mágico del equilibrio vital y político.

Ahora, cuando el Partido de los Ciudadanos  lucha por su supervivencia, en su seno también se han definido tres corrientes, sólo que esas  tres corrientes son  táctica y estratégicamente  insolidarias entre sí y por lo tanto destructivas.   Y, además, responden  a las posiciones de sus  tres líderes, no a la voluntad expresa de los afiliados.

El líder oficialista, curiosamente el más joven,  el más perspicaz  y, desde mi punto de vista, el más pérfido de los tres,  se ha quedado con la dirección del  partido y  su cuerpo central, de modo que, tras superar  una galerna tras otra, parece estar en condiciones de salvar la figura y la formación política, imponiéndose no sólo  a sus dos antiguos  compañeros y  actuales  antagonistas  sino incluso  a las mermadas mesnadas  de Rosa Díez en el feudo-taifa catalán.

Uno de sus antagonistas ha optado por dedicarse a las labores docentes/discentes, habida cuenta que la patrona  vasca no parece dispuesta a confiarle  la dirección de la rama catalana de una UPyD que allí, en la meseta,  triunfa clamorosamente y aquí, en la ciénaga del Palau,  se hunde, acaso irremediablemente,  a causa de la incompetencia de sus presuntos responsables.

El segundo antagonista de la línea oficial de Ciudadanos, situado en el flanco  derecho, ha optado por ensayar una maniobra a  la vez  inteligente  y mezquina. Al parecer, con ella pretende  asegurarse su share o cuota de mercado en el colectivo ciudadano. Para ello ha formado algo así como un lobby, pues ni el quórum ni   la cabeza del cabecilla dan para más y él no sabe que en la politologia angloamericana, por no decir en  la  occidental,  ese término tiene un fortísimo tufillo a club, clan  y camarilla dada a la  intriga y la conjura.

Mientras tanto,  UPyD Cataluña  vive momentos de penuria. Hace unos meses, cuando  inauguró  su sede en las Ramblas de Barcelona y organizó una cena happening social con empresarios y representantes de las profesiones liberales, la organización  vivió un momento   francamente prometedor.

Desgraciadamente, poco después esa misma organización entró en una dinámica cainita marcada por la decapitación de su portavoz, las disensiones  internas y la inactividad.

Así, la dirección regional de UPyD  quedó  en manos de personas abiertamente incompetentes, que, como no podía ser por menos,   eligieron como colaboradores a personas aún más incompetentes.

En ese momento, el Insomne contempló el panorama y recordó: el que con infantes pernocta excrementado alborea. Y se fue a su casa, o sea, a su búnker.

Ahora, la situación de UPyD Cataluña es trágica: encefalograma plano, cardiograma plano. Estado general del organismo:  próximo a la muerte clínica.

Pregunta a los cuatro vientos: ¿ha llegado la hora  de hacer tabla rasa?