Artículos del día 1 de mayo de 2011

ver lista completa con cuerpos de artículos

En vísperas del 2 de mayo: el puto amo de Guardiola

Tengo a Guardiola por un elemento hábil en el campo de fútbol catalán y sus aledaños, desde La Masía hasta la Generalidad. Hábil y con retranca, comedido en sus palabras y sobre todo en sus mensajes, mensajes en los que, a buen seguro siguiendo la voz imperceptible/perceptible  de su  santo amo, sabe verter veneno pujoliano en precisas diócesis.

Lenguaje de la puta i la Ramoneta. Marca de la casa.

Confieso que, aun así, no supe a quién se refería el susodicho  cuando habló del «puto amo».  El gran estratega del fútbol y el futbolín catalanes   me había cogido fuera de juego.

Para un ibero que como yo lleva más de veinticinco años en situación de muerte civil no  saber quién es el puto amo es tanto como no saber quién le ha privado de sus derechos constitucionales  y le oprime a diario  con saña y alevosía. Saña y alevosía púnicas.

Triste, tristísimo.

La muerte civil es una especie de muerte diaria. Suerte que uno tiene pelotas y sobre todo imaginación.

La  imaginación, cuando se tiene y está viva, permite al interfecto volar y ser libre, sea quien sea  el puto amo, y no conocer al puto amo te proporciona la gran ventaja psicológica y moral de que no le odias, pues, como está escrito, nadie odia a quien  no conoce.

Ejemplo.

Vas por la calle y de pronto alguien te mira de soslayo.  Es el puto amo encarnado en uno de sus agentes/subalternos.  Tú no le/lo conoces, pero él te conoce y te reconoce.

Volviendo al fútbol y sus guerras,  ¿qué pasará si, siguiendo el ejemplo de la Chacona, Guardiola es nombrado, a un mismo tiempo, entrenador de la selección española y la selección catalana  por el puto amo?

Mañana, cuando amanezca, será 2 de mayo; un 2 de mayo sin 2 de mayo.

«Oigo, Patria, tu aflicción…»