Artículos de enero de 2019

ver lista completa con cuerpos de artículos

La política española se catalaniza aún más


Gabriel Rufián, el subalterno, ha manifestado recientemente que Podemos ofreció la cabeza de Josep Borrell al bloque separatista catalán a cambio del apoyo de éste a los presupuestos de Sánchez.

Como entiendo que la propuesta tiene el sello de la traición y el cambalache no puedo decir que no sea cierta.

De hecho está en la línea de los últimos cincuenta años de historia de España y su apéndice catalán.

Siguiendo esa línea me malicio que los programadores y valedores de la República de Cataluña quieren fichar ahora al polivalente Josep Borrell para convertirlo ipso facto en su ministro de Asuntos Exteriores.

Dit i fet.

Evidentemente, en el pack van incluidos el cargo, sus secretos, sus contactos.

Peix al cove!

Lo que me gusta, lo que me disgusta y lo que no soporto

Confieso que me gusta todo lo español, incluido lo que no me gusta.

Confieso que me disgusta todo lo antiespañol, incluido lo que no me disgusta.

Confieso que lo que peor soporto es la falsedad y la deslealtad de los separatistas catalanes.

¿Qué va a ser de España?

No lo sé, pero me temo lo peor.

¿Y qué es lo peor para España?

A mi modo de ver y entender, que políticos españoles como Pedro Sánchez perpetren y consuman la traición ideada y programada por separatistas catalanes por espacio de cincuenta años.

Una conjura que ha durado cincuenta años y probablemente va a estallar en forma de caos social y político en pocos meses.

La historia es de los muertos.

¿Y el futuro?

El futuro de España está reservado a los traidores.

Yo los veo como sus herederos.

Tu gesto

Tu gesto de lealtad me vivifica.

Gracias por la flor, Margarita.

La guerra de las Autonomías

Según dirigentes separatistas, Cataluña lleva décadas en guerra con España.

Guerra sucia a la catalana manera.

Guerra contra España, que financia su propia destrucción y desintegración, al tiempo que financia el empoderamiento de una Cataluña que pronto será más que una república independiente.

Una Cataluña cerrada a todo lo español y una España abierta a los agentes del separatismo catalán, de modo que puedan crear, organizar y promover focos afines a su causa en todos los rincones de España.

A partir de ahí, la guerra de las Autonomías.

España paga y los separatistas dirigen su destrucción y la usurpación de su soberanía por persona interpuesta (léase Pedro Sánchez).

Ellos son los dueños de nuestra Patria.

Ante esa situación, ¿qué puede hacer un Viriato extremeño con sus cuatro tribus en pie de guerra?