Artículos del día 19 de julio de 2019

ver lista completa con cuerpos de artículos

El hombre de Estado y el proscrito

Veo y escucho a Pedro Sánchez en la pequeña pantalla, y, después de verlo y escucharlo, llego al  convencimiento de que dice lo que piensa.

Su imagen y su mensaje (lenguaje gestual incluido) me dicen que es un político con autoridad, incluso con talla de futuro hombre de Estado. Sus convicciones me convencen.

De acuerdo con lo que veo y entiendo, Pedro Sánchez está bastante por encima de los restantes actores que hoy pisan la escena política de esta España en trance de desintegración.

La exposición de sus negociaciones con Pablo Iglesias para formar gobierno  me parece básicamente correcta,  salvo  en un punto.

Antes de comentar ese punto quiero hacer constar que siento muy poco respeto por Pablo Iglesias como  persona y como político.

Al grano.

Considero que Pedro Sánchez tiene el derecho y, sobre todo, la obligación de exigir lealtad a la Constitución y respeto del Estado de derecho a cada uno de los futuros integrantes de un gobierno presidido por él.

Por lo tanto, si Pablo Iglesias quiere formar parte de ese gobierno  debe cumplir dichos requisitos, que en realidad lo son para todos los españoles.

Pero tal como los  formula Pedro Sánchez, entiendo  que  veta concreta y expresamente a un hombre con nombre y apellidos, cosa que, filias y fobias aparte, no parece correcta.

¿Cabe el fair play en la política española?