Artículos de junio de 2007

ver lista completa con cuerpos de artículos

Fidelización, blindaje, chantaje y culebrón

Fidelización. Palabra de moda y práctica habitual en las empresas de servicios new Age. En realidad se trata de atenazar al cliente de manera que no pueda escapar y quede vinculado a una determinada empresa, a ser posible de por vida. Para ello los expertos del ramo han desarrollado toda una panoplia de recursos legales, menos legales y abiertamete ilegales que en muchos casos ponen al cliente fidelizado en una situación de impotencia o indefensión jurídica. Es evidente que en ese sector hay lagunas legales que las empresas manipulan en beneficio propio. Ejemplos.
Pájaro bobo tiene dos tarjetas de crédito: tarjeta A y tarjeta B. Decidido a dar de baja la tarjeta A, escribe a la entidad bancaria que se la proporcionó. Respuesta: «Tiene que saldar usted la cuenta y notificarnos su decisión mediante carta certificada». Pájaro bobo cumple religiosamente el mandamiento y respira tranquilo. Pero sólo por algún tiempo. Al cabo de unos seis meses le llega un recibo-factura por importe de 26 euros por los conceptos de uso de la tarjeta y demora en el pago. Va al banco y allí le dicen entre risitas de complicidad: «No haga caso, lo hacen siempre para ver si cuela». Al mes siguiente le llega un nuevo recibo-factura con el importe incrementado en concepto de la nueva demora. Pájaro bobo es un moroso. En el banco vuelven a decirle que no haga caso. Él sigue su consejo, hasta que el recibo-factura rebasa los cien euros. Entonces escribe al Banco de España y se lo comunica a la entidad bancaria expendedora de la tarjeta. Ahora ésta sí da señales de vida. En una carta muy historiada la entidad le comunica que toma nota de la reclamación y la someterá a estudio, en el bien entendido que, si el cliente no recibe contestación del banco en el plazo de dos meses, queda facultado para emprender las acciones legales que considere pertinentes. Pájaro bobo no recibe notificación alguna ni en el plazo de dos meses ni en el plazo de dos años, y tampoco emprende acciones legales.
Cuando Pájaro bobo decide dar de baja la tarjeta B se dirige igualmente a la entidad bancaria que se la proporcionó. Respuesta: idéntica a la primera. Pájaro bobo paga y escribe. ¿Solucionado? No. A partir de un momento empiezan a llegarle recibos mensuales por importe de 25 euros, siempre 25 euros. «No haga usted caso, lo hacen habitualmente, ya se aburrirán». No obstante, Pájaro bobo llama por teléfono a la entidad bancaria que le entregó la tarjeta. «Efectivamente usted ha pagado y ha saldado la cuenta. Ahora le falta pagar la apertura del crédito». Pájaro bobo está a punto de montar en cólera. «¿De qué crédito me habla usted?». «Le repito a usted que le falta pagar la apertura del crédito». Pájaro bobo: «Si usted considera que le debo algo debe extenderme una factura haciendo constar el importe y el concepto, y hasta ahora todo lo que he recibido de ustedes son recibos-facturas por uso de la tarjeta y demora en el pago, siendo así que yo no tengo ninguna tarjeta de esa entidad desde hace meses. Escribiré al Banco de España exponiendo el caso». No fue necesario. También aquí la entidad bancaria dio la callada por respuesta, pero el hecho es que, finalmente, Pájaro bobo consiguió liberarse de sus tarjetas. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.
Moraleja: si no quieres figurar en la lista de morosos sin enterarte, ten cuidado con tus tarjetas.

Realidad presente: terminus a quo, terminus ad quem

La realidad presente, entendida como momento de un proceso espacio-temporal, puede contemplarse como reflejo y retrato de un pasado (terminus a quo) que terminará tan pronto como se produzca un salto cualitativo y surja un nuevo momento y una nueva realidad. También puede contemplarse como hito y punto de partida de un proceso que mira al horizonte y tiene su meta (inmediata o mediata) en el futuro (terminus ad quem) percibido como irrealidad deseada o como deseo realizable. Ejemplos.
Cuando vemos unos cuantos niños que hurgan y rebuscan en un estercolero público, podemos remitirnos a sus hogares, sus familias, sus barrios; en una palabra, a su vida individual, familiar y social. La escena es, por sinécdoque, un retrato de esa realidad, una realidad asentada en un pasado que se mantendrá mientras persistan las mismas condiciones y, consecuentemente, mientras los niños sigan hurgando y rebuscando en el estercolero. El pasado penetra y se adentra en el futuro.
También podemos ver a esos niños como exponente de una situación injusta llamada a desaparecer por el bien de todos, no sólo de ellos (términus ad quem). El futuro empieza tan pronto como, dada una situación injusta, alguien cobra conciencia de su carácter irracional e indeseable. El futuro empezó, empieza y empezará siempre con una toma de conciencia que abomina de un pasado irracional e injusto (terminus a quo) y pugna por un futuro que todos podemos y debemos imaginar no sólo cada vez menos irracional y cada vez menos injusto sino incluso absolutamente racional y absolutamente justo (terminus ad quem).
Pájaro bobo ve un futuro en el que, para empezar, no hay estercoleros y, sobre todo, niños hurgando y rebuscando en ellos.
Pregunta ingenua e intempestiva: ¿es consciente el ser humano de ese proceso, del que es a la vez sujeto y objeto?

El Menesteroso, mano de la Providencia

El Menesteroso llega puntualmente con su paso ligero de legionario y sendas bolsas del súper en las manos. Se agacha a la usanza moruna delante de la gatera y, al momento, los gatitos del jardín de infancia el Descampao le dan la bienvenida con la boca abierta y el rabo en alto. A los gatitos de este jardín de infancia Margarita, mujer sensible, y Pájaro bobo, huérfano de guerra, los llaman superinos, que es palabra cariñosa de su invención y, por lo tanto, exclusiva de su idiolecto; en cambio, Blacky, caniche celoso del cariño de su mestressa, se refiere a ellos con un despectivo «esos bichos», y sólo cuando no tiene más remedio. El Menesteroso, mano providencial de la Providencia, ha dejado las bolsas en el suelo, ha sacado de ellas varios potecitos y de los potecitos condumio a la carta: vianda, potaje y agua. Los superinos se han puesto a comer pausadamente, sin pelearse entre ellos, señal de que no les faltan ni cuidados ni alimentos. En eso también se diferencian de millones de seres humanos condenados de por vida a una vida inhumana por sus carencias. Cumplida su misión, el Menesteroso ha vuelto sobre sus pasos con su paso ligero de legionario; Pájaro bobo lo ha observado desde el simbólico ojo de buey de su búnker de papel y letra impresa y, antes de perderlo de vista, le ha dado las gracias con la mirada.
Pregunta ingenua e intempestiva: ¿por qué el Menesteroso se cuida cada día del año de dar de comer a los superinos tres veces al día, siendo así que, por menesteroso, él también lo ha de menester?

La abstención como instrumento y coartada de una pseudodemocracia

A Francesc de Carreras
En una sociedad formada por dos comunidades politicolingüísticas, una mayoritaria y otra minoritaria en una proporción, pongamos por caso, del 52 por ciento al 48 por ciento del censo electoral, hay una fórmula largamente acreditada y poco menos que infalible para conseguir que la comunidad minoritaria gane democráticamente todas las elecciones habidas y muchas por haber. La fórmula tiene su referente histórico más clamoroso en la política colonial de los europeos en África y, mejor aún en este caso concreto, en la estrategia puesta en práctica por los judíos en lo que ahora es Israel. La fórmula consiste en llevar la abstención de la comunidad mayoritaria a los límites necesarios y deseables, de modo que, de una parte, la comunidad minoritaria resulte siempre vencedora y, de otra, se mantega la apariencia superficial de un sistema auténticamente democrático. Condición imprescindible para que sea así y la fórmula funcione adecuadamente es que en ningún momento y bajo ningún pretexto se hable y se deje hablar de la existencia de dos comunidades diferenciadas, pues ello pondría al descubierto la jugada de la comunidad minoritaria y opresora y, automáticamente, provocaría el rearme intelectual y social de la comunidad oprimida, lo que, a su vez, traería consigo el descrédito de la fórmula y el fracaso del invento. Summa summarum, eso es justamente lo que se ha venido haciendo en Cataluña desde la llamada Transición democrática. Y ahí estamos. ¿Lo sabe o no lo sabe el profesor De Carreras?
De acuerdo con esas premisas, las interpretaciones de la abstención en las últimas elecciones municipales que nos ofrecen ahora los servidores de la comunidad dominante y la ideología dominante en el Principado abundan en argumentos que avalan la acción de los partidos integrados en el establishment políticoeconómico al que sirven y del que se sirven. Que sepamos, hasta el momento presente no se ha alzado ni una sola voz pidiendo que se deje hablar libremente, sí, libremente, a los abstencionistas. A decir verdad, tampoco hace falta; todos sabemos lo que nadie dice. Tranquilos, esto es un atraco.
Tres preguntas ingenuas e intempestivas
¿No es la diversidad de opiniones libremente expresadas una de las características identificadoras con carácter necesario de todo orden democrático?
¿Será verdad, como se malicia Pájaro bobo, que los agentes del establishment catalán ya han tomado medidas para reconducir el fenómeno Ciudadanos y llevar de nuevo el agua a su molino como hicieron en su momento con el movimiento de Vidal-Quadras?
¿Cuánto tiempo puede durar, en la Europa del siglo XXI, una situación de opresión de más de la mitad de una sociedad cuyos representantes oficiales (ni representativos ni, por lo tanto, legítimos) alardean de estar al servicio de un régimen político democrático?

Estado de coma y muerte civil

Según los periódicos, en Polonia un ciudadano ha recobrado la consciencia después de permanecer en estado de coma durante dieciocho años. Buen tema para una película o una novela con viaje al pasado o al futuro, según se quiera. Más objeto que sujeto, el ciudadano va a quedar probablemente como alguien que no vivió su vida cuando le correspondía, donde le correspondía y como le corespondía. Cabe pensar asimismo que, en adelante, no va a pertenecer a ninguna parte, máxime habida cuenta que, según nuestro Papa, el limbo ya no existe.
Pájaro bobo lleva algo así como veinticinco años en situación de muerte civil, que es, en cierto modo, como un estado de coma. Uno existe pero no vive. Le han arrebatado la facultad de ejercer y ejercitar sus facultades, sobre todo las facultades del alma.
Pregunta ingenua e intempestiva: ¿qué será de Pájaro bobo si un día le devuelven la facultad de ejercer sus facultades y vuelve a la vida democrática con todos sus derechos y todas sus obligaciones?

ETA, Zapatero y el catedrático

En opinión de Pájaro bobo, la prosa de Francesc de Carreras, catedrático de Derecho Constitucional, no se distingue precisamente por su virtuosismo y su elegancia en el uso y disfrute de la lengua. Él le pondría un aprobado «raspao» con la advertencia de que debe mejorar. En general, tampoco sus análisis políticos destacan por su perspicacia: ideas manidas y lugares comunes; nada que queme, nada que rompa y rasgue el velo de falsedades oficiales que oculta la realidad social de la Fenicia de Poniente. Sospechoso, muy sospechoso.
Sin embargo, su texto de hoy miércoles, 6 de junio, en la retaguardia (parte inferior de la página) de La Vanguardia tiene, entre otros, los méritos del planteamiento claro y el diagnóstico certero. Pocas palabras, estilo prosaico, título deleznable: «ETA se refuerza y hay unos responsables». El titular nos demuestra que titular no es lo suyo. Pero el contenido se salva. ETA —nos viene a decir el catedrático— ha salido reforzada de su relación sentimental con Zapatero. El ladino/leonino leonés, que con el camelo del Estatut-Constitución catalán había conseguido camelar por activa y por pasiva, por la derecha y por la izquierda, por arriba y por abajo a todos los separatistas púnicos, desde Pujol ben Gurión hasta el carallot Carod, ha caído derrotado, en el zulo de las negociaciones, a manos de los trabucaires etarras. Después de conseguir el visto bueno del Parlamento y el Poder Judicial, el tal Zapatero no sólo estaba convencido de que lo de ETA iba a ser pan comido sino que incluso le puso nombre: proceso de paz. Nombre solemne, noble y legal. Y, por lo tanto, ilícito e ilegítimo, pues ilícito e ilegítimo es siempre, in se et per se, negociar con criminales que tienen causas pendientes. Pájaro bobo, que no es jurista, no duda en afirmar que, a su modo de ver y entender, también el aval de las instituciones competentes es ilícito e ilegítimo, y, por lo tanto, también delictivo. En definitiva, el fundamento de las leyes es la justicia, y la justicia, como aspecto del bien, está enraizada en el sentido común y el recto juicio del ser humano. Las víctimas de ese delito institucional no son sólo las víctimas directas de ETA sino todos los españoles como pueblo y, sobre todo, como sociedad democrática. Negociar con criminales es una manera de invalidar la democracia entendida como orden social basado en la justicia.
En cualquier caso, a Pájaro bobo le sorprende que el catedrático Francesc de Carrera muestre y demuestre una percepción tan clara de los trajines de ETA frente a Zapatero con su extraña amalgama de ignorancia, perfidia y falsedad, y luego no acierte a ver en Cataluña otra realidad que la irrealidad creada por el magma de la Generalidad. Sospechoso, muy sospechoso.
Pregunta ingenua e intempestiva: ¿será cierto, como ve y prevé Pájaro bobo, que ahora los separatistas catalanes apoyan de boquilla a Zapatero en su pulso con ETA para que éste sea su aliado a la hora de imponer el Estatuto-Constitución de Cataluña?

Ignorancia invencible y falsedad contumaz

Pájaro bobo ha oído y ha escuchado a Rodríguez Zapatero en TV. En el caso de nuestro jefe de Gobierno resulta sumamente difićil discernir dónde termina la ignorancia y dónde empieza la falsedad. Muy probablemente se trata de dos cualidades complementarias e intercambiables. El angelito pide a todos los españoles y muy concretamente a los dirigentes del PP que sean leales al gobierno socialista y por lo tanto a su persona en la lucha contra el terrorismo de ETA. Habida cuenta de que, como saben todos los españoles, él, Rodríguez Zapatero, rompió uniltaralmente el pacto antiterrorista del año 2000 y se puso a dialogar con ETA por su cuenta y riesgo, su petición de ultimísima hora tiene el sello del cinismo e incluso de la provación, máxime si pensamos que se ha vuelto a los populares en demanda de apoyo y lealtad cuando ha visto que el fracaso de las negociaciones caía sobre su cabeza, mientras que su traición inicial nos lleva a pensar con todo derecho que su primera intención era capitalizar en solitario el éxito de la operación. Miserable, miserable.
Dos preguntas ingenuas e intempestivas
¿Hay algún remedio para tanta ignorancia y tanta falsedad? ¿Por qué Zapatero no va ahora a pedir ayuda a sus socios catalanes?
Una cosa es segura: se la prestarían con mucho y muy alto interés.

Los asesores del Presidente

Después de escuchar atentamente a Rodríguez Zapatero en su comparecencia televisiva, Pájaro bobo se pregunta qué clase de asesores tiene este pobre hombre que tantos errores y tanta obcecación acumula. Ni un intento de comprender al otro, de averiguar qué piensa, por qué piensa como piensa, por qué hace lo que hace y, en definitiva, por qué no le apoya. Ni un atisbo de duda. Uno se pregunta qué tiene Zapatero en la cabeza y, sobre todo, qué entiende por democracia.
Pájaro bobo siempre ha pensado que la izquierda era más sensible, más elástica, más permeable, más receptiva, en cierto sentido incluso más democrática. No en este caso. A sus ojos, Zapatero personifica la cerrazón en grado de ignorancia invencible. Si al menos se atuviera estricta y rigurosamente a la ley…
Zapatero tiene derecho a pedir e incluso a exigir lealtad a Rajoy, al PP y a todos los españoles en asuntos de Estado, pero siempre y cuando él sea leal a la ley, a la Constitución. Y todos, incluso él, sabemos que ni lo ha sido ni lo es. Si ahora pide ayuda es porque la necesita urgentemente. No quiere que los futuros crímenes de ETA recaigan exclusivamente sobre su cabeza. Eso no es lo que pensaba cuando inició —furtiva y deslealmente— las negociaciones con la banda de trabucaires. Lamentablemente sus últimas declaraciones públicas nos dicen que ni ha aprendido ni se propone rectificar. Son los otros los que deben cambiar, son los otros los que me han traicionado a mí, jefe del Gobierno de España, son los otros los que como ETA, «han vuelto a equivocarse». Zapatero necesita urgentemente cambiar de asesores.
Pregunta ingenua e intempestiva: ¿sabe Zapatero que la ignorancia invencible es un pecado contra el Espíritu Santo y que como tal no tiene perdón?

Soberanía nacional y democracia: de Vidal-Quadras a Fernando Savater pasando por Ciudadanos

De acuerdo con lo que Pájaro bobo ve y entiende, no tiene nada de soprendente y sí mucho de sintomático y aleccionador que los dos movimientos ciudadanos verdaderamente democráticos que hay hoy en España hayan surgido en Vascongadas y Cataluña, regiones en las que la falta de auténtica soberanía nacional como base necesaria con carácter ineludible de una democracia auténtica se deja sentir con tan lacerante intensidad que está a punto de convertirse en una tragedia para el conjunto de España. Allí, los trabucaires de ETA y sus secuaces han implantado una dictadura del terror, con la mitad de la población condenada a vivir en condiciones de humillante sometimiento o de rebeldía suicida. Aquí, los bulldogs del carallot Carod, que lo es a su vez de Pujol ben Gurión, han implantado una dictadura mucho más sutil por su sello púnico, pero no menos nociva y mucho más corrosiva, de acuerdo con la fórmula democracia formal en la superficie y opresión real en el fondo, versión actualizada de la siempre vigente y siempre actual «política de la puta i la Ramoneta». Estamos en la Fenicia de Poniente, que quiso ser cabeza de los Países Catalanes y está a punto de emparejarse con Kosovo, Montenegro, Albania, Transniester y Osetia del Sur.
En opinión de Pajaro bobo, el primer movimiento catalán antiseparatista con entidad fue el capitaneado por Vidal-Quadras en tiempos de Aznar. Dada la personalidad de su cabeza visible y el alcance del fenómeno, aquel movimiento social estuvo a punto de dar al traste con la dictadura separatista maquinada e implantada sobre el papel en los albores de la transición democrática. Así que, cuando, en los años noventa, apareció el líder del movimiento transversal español, el pequeño Ben Gurión púnico se olió la quema y ordenó a Aznar: «A éste me lo tenéis que sacar inmediatamente de aquí». Vidal-Quadras salió efectivamente de Cataluña y en su lugar pusieron a un subalterno sumiso, desleal y traidor de mombre Piqué. A la vista de lo que es y de lo que no es, Pájaro bobo se pregunta cómo ese tal Piqué pudo ser un día ministro de Asuntos Exteriores de este país que aún se llama España. En cualquier caso está claro que pertenenece a la subespecie de Narcis Serra, Ernest Lluch y el parisino Raventós.
Con Vidal-Quadras desapareció de Cataluña no sólo el vidal-quadrismo sino incluso el Partido Popular. Al menos, de momento. Al menos, hasta la aparición de Ciudadanos. Pero ahora el Partido de los Ciudadanos, formado por disidentes del Partido pseudoSocialista y del Partido pseudoPopular de Cataluña, tiene que encontrar su línea y, sobre todo, su cabeza pensante y dirigente, y, en opinión de Pájaro bobo, esa cabeza no puede ser la de Francesc de Carreras, en quien se aprecia claramente una manera de ser y de actuar próxima o indéntica a la de Piqué, que, como queda apuntado, nunca se distinguió precisamente por su lealtad.
Mientras tanto, en Vascongadas ha ido tomando cuerpo un movimiento ciudadano de abierto carácter español, capitaneado por Fernando Savater y dispuesto a dar la batalla, a pecho descubierto, a los trabucaires etarras, sus valedores y sus confidentes. Eso significa estar dispuesto a jugarse la vida a cada momento.
Dos preguntas ingenuas e intempestivas
¿Puede hablarse de democracia cuando el gobierno de la nación ha enajenado la soberanía nacional en dos regiones de España y los ciudadanos de esas regiones tienen que organizarse por su cuenta y riesgo para hacer frente al terror y la opresión?
¿No tiene nada en común esta situación política con la que precedió a nuestra guerra civil?

El futuro de España, un plano inclinado

Hay españoles qie ven el peligro y lo denuncian: de palabra y por escrito, cuando pueden, donde pueden y como pueden. El peligro, cada vez más acuciente, es la destrucción de España como nación a manos de los separatistas. España pagará el gasto y se quedará con los escombros. Vidal-Quadras es uno de los españoles que denuncian insistentemente ese peligro, esa conjura, esa traición. Es posible que el símil del plano inclinado para describir la situación actual y su deriva sea acertado. A Pájaro bobo lo que le preocupa es que se vea el peligro y que, por lo que él sabe y entiende, no se haga nada y sobre todo no se haga lo que debe hacerse. Es inconcebible que los separatistas pidan cada vez más y se les dé cada vez más, prácticamente todo lo que piden. Y aún con amenazas y exigencias. «Habrá un movimiento popular de imprevisibles consecuencias». «Cataluña y los catalanes no lo entenderían ni lo perdonarían nunca». La penalización es un componente indispensable de toda ley humana, si se quiere que ésta sea mínimamente eficaz. Los separatistas saben que por infringir la ley, incluso la Constitución, no les va a pasar nada. Basta con montar una burda añagaza. O irse a Yakutia. Las autoridades competentes ya están compradas y dispuestas a hacer la vista gorda para allanar el camino y seguir pendiente abajo por el plano inclinado. Miserables, miserables.
Dos preguntas ingenuas e intempestivas
¿No se puede detener ya ahora el proceso que lleva a la destrucción de España?
¿Cuántos españoles hay dispuestos a impedirlo?

Operación Yakutia

«Jordi, ¿sabes dónde está Yakutsk?» «No». «¿Y Yakutia?» «Ni idea». «Bueno, no te preocupes. Tampoco hace falta. Mira, aquí tienes un mapa. Esto es Rusia y esto es Siberia; en Siberia está Yakutia y en Yakutia está Yakutsk, que es la capital. Te llevas doce jugadores, más el masajista, más la presentadora de la Televisión Nacional de Cataluña, más un corresponsal de La Vanguardia y cuatro subalternos. Ah, y un intérprete, pero ha de ser inglés-ruso, nada de español. Mucho cuidado con eso. El dinero para gastos menores lo tienes en esta bolsa. El avión, el hotel y la manutención ya están pagados, de eso nos cuidamos nosotros. En el aeropuerto os esperará nuestro enlace (en voz baja, el embajador de Cataluña en Rusia). Tenéis que cantar «Els Segadors» al principio, antes del partido. El diskete ya lo tienen los organizadores. Se han reído un poco, pero ellos sólo quieren dinero y promoción turística. Aquí está el banderín para intercambiarlo con el de los españoles». «Y si…». «No te preocupes. Todo eso ya está estudiado y pactado. Hay presupuesto, y unte para que nadie abra la boca. Ya sabes, Jordi. Si surge algún imprevisto, me llamas por el móvil a este número. Es de la Generalidad, pero con otro nombre, Agencia de Viajes Periplo. Acuérdate, tú te llamas Rafael. Yo, Antonio García y telefoneo desde España. De esto, ni una palabra, a nadie, ni a tu mujer». «Tranquilo, jefe».
Pregunta ingenua e intempestiva: ¿Sabe Moratinos, nuestro ministro de Asuntos Exteriores, dónde está Yakutia y cómo se llama su capital?

Impeachment

Una señora escribe un libro sobre los que están empeñados en destruir España. Cien nombres. Pájaro bobo diría que son legión, entre agentes directos, agentes indirectos, cómplices, confidentes y mirones curiosos y oportunistas. Mientras tanto, los separatistas de CIU e IU atacan y zahieren al Defensor del Pueblo por defender a los ciudadanos de este pueblo. Saña con cinismo, cinismo con impunidad. Todo bajo control. Alguien nos recuerda que Zapatero, remendón y embustero, toma decisiones y después niega haberlas tomado. Eso lo viene haciendo desde el primer día de su mandato. Y, a lo que parece, seguirá haciéndolo hasta el último minuto de su vida política. Si la tregua fue un respiro para ETA, es muy probable que la vuelta al ruedo político del pacto antiterrorista sea sólo un respiro para este cínico sin principios ni escrúpulos. Alguien ha dicho que no se puede construir el Estado sobre la coyuntura. En opinión de Pájaro bobo, comentario improcedente; lo del tal Zapatero no es construir un Estado sino destruir un Estado, y justamente la coyuntura permanente sirve para eso. En la tercera de ABC, el profesor Gorriarán afirma hoy, 14 de junio, que «el gobierno ha podido burlar el sentido de las leyes o eludir su aplicación, y todo ello sin incurrir en una ilegalidad flagrante». El autor de esta página considera que esas palabras deberían dejar el sitio a éstas: «El gobierno ha venido burlando reiterada y sistemáticamente el sentido auténtico de las leyes y/o eludiendo su aplicación más legítima y constitucional. Eso significa que el jefe de ese gobierno ha incurrido en una cadena de ilegalidades flagrantes, por las cuales debería y/o debe ser destituido y procesado». Impeachment.
Pregunta ingenua e intempestiva: ¿puede afirmarse que el gobierno burla el sentido de las leyes y, al hacerlo, no incurre en una ilegalidad (flagrante)?
En cualquier caso, «ilegalidad» es sustantivo; «flagrante», adjetivo; «ilegalidad» denota; «flagrante» connota.
¿Dónde ha leído Pájaro bobo que la justicia, como parcela del bien, se asienta en conceptos puros?

Arde el desierto

Parece que, gracias a sus estrategas y especialistas en geopolítica, Israel conseguirá imponer, una vez más, su ley sobre las tierras paupérrimas en agua y ubérrimas en petróleo que se extienden entre el Mediterráneo y el golfo de Omán. Y parece que lo va a conseguir mediante el relanzamiento de su vieja alianza con Estados Unidos. Ahora, el reguero de pólvora y sangre se extiende desde Gaza hasta Afganistán, pasando por Líbano e Irak. Peligrosa táctica e inaceptable estrategia. La supervivencia de Israel y de Estados Unidos asentada en una cadena interminable de guerras fratricidas. Árabes contra árabes. Israel tendrá paz y, a través de la paz, supervivencia; Estados Unidos tendrá conflictos bélicos y, a través de los conflictos bélicos, dominio territorial y, a través del dominio territorial, control de los yacimientos de petróleo. La economía de guerra al servicio de la geopolítica, la geopolítica al servicio de la economía de guerra. Ésa es, más o menos, la historia de las dos próximas décadas escrita sobre el mapa de Oriente Medio por los especialistas/asesores de los dos países. En definitiva, se trata de mantener a los pueblos árabo-musulmanes divididos y enfrentados. Para ello es imprescindible fomentar las rivalidades religiosas y, al mismo tiempo, impedir que un país o una persona se convierta en su cabeza y los una y unifique. Sin cabeza, ese bloque formado por más de mil doscientos millones de seres humanos no será nada más que una masa amorfa, condenada a la servidumbre y la autodestrucción por la ignorancia propia y la perfidia ajena. Eso presupone impedir a toda costa que Irán tenga armas nucleares y se erija en la gran potencia del mundo árabo-musulmán. Para impedirlo hay que permanecer sobre el terreno y actuar tan pronto como se aprecie un peligro inminente. Estados Unidos se mantendrá en Irak y seguirá fomentando los conflictos locales. Está en juego su economía, una economía de guerra, y la supervivencia política de Israel. Veremos qué nos reserva la historia en las próximas décadas.
Dos preguntas ingenuas e intempestivas
¿Es justo que la supervivencia y el bienestar de unos se asienten en la miseria y la ruina de otros?
¿Es justo que ganen siempre los mismos y pierdan siempre los mismos?

Cataluña, la traición que se avecina

Cataluña está superando en muchos aspectos a Israel, su modelo en cuanto pueblo elegido que decide cruzar el desierto para llegar a la tierra prometida, tierra prometida que en este caso es un Estado propio. Financiado por los españoles y amueblado por ellos, los catalanes independentistas, el nuevo Estado dispondrá pronto de todas las instancias e instituciones que corresponden a un Estado-nación moderno y eficiente. Cataluña avanza hacia la independencia de acuerdo con el programa elaborado por ellos y el timing fijado por ellos, y sólo por ellos. En estos momentos no está ni fuera ni dentro de España. Es parte de España cuando ellos consideran que les conviene y no es parte de España cuando entienden que es hora de ir sacando el cuerpo y la cabeza. Así el alumbramiento será menos traumático y ellos controlarán la situación en todo momento. Dos pasos adelante y uno atrás, si hace falta, pero sin renunciar a nada. Cultura catalana y cultura en catalán, sólo en catalán, Estatuto de autonomía y Estatut-Constitución, Administración propia, eonomía propia, enseñanza propia, sanidad propia, relaciones internacionales, embajadas, selecciones deportivas, representación en la Unesco, en todos los organismos internacionales posibles. Todo ello, y mucho más, arrancado a traición, siempre financiado con dinero español. Y, después, la soberanía compartida a modo de fidelización y blindaje a perpetuidad. A partir de ese momento, Cataluña no será parte de España; será España la que formará parte de Cataluña y la que dependerá de ella. Los catalanes podrán entrar y salir de España a su antojo, pero los españoles no podrán entrar y mucho menos ocupar cargos de responsabilidad política en Cataluña. Ésa es la jugada, al menos la esencia de la jugada.
Pregunta ingenua e intempestiva: ¿lo verá a tiempo y reaccionará a tiempo el gobierno de España?

El lobby catalanoseparatista de ABC

Primero se comieron la separata Cataluña de ABC. Hoy, separata separada de la casa madre madrileña. Los españoles de Cataluña lo dijimos a voz en grito. Por lo tanto, tenemos derecho a declarar que lo saben, y que han ido viéndolo. Y también que han ido consintiéndolo. Los números cantan, sobre todo cuando dejan de cantar. La separata Cataluña de ABC es eso, una separata. Con un espantapájaros con nombre de poeta: Enrique Badosa. En líneas generales, los españoles de Cataluña no leen la separata Cataluña de ABC. Unos se han ido con toda razón a La Razón, otros, como todo el mundo, a El Mundo, otros se han ido a sus casas y han dejado de leer. Es el abc de la democracia española, la abstención. Pájaro bobo optó en su momento por recortar el periódico y blasfemar de vez en cuando, Y ahí sigue. Ahora, el lobby catalanoseparatista de ABC, dirigido por Valentí Puig, conocido en esta página como el Golafre de las Pitiusas, está dando la batalla para comerse la cabecera y la dirección del rotativo madrileño. Él, golafre y personificación de la falsedad púnica, dirigiendo el periódico y rodeado de acólitos como Ferran Gallego, Enric Sopena, Enric Juliana, Francesc de Carreras, Barbeta, Quim Monzó y tutti quanti. Mientras tanto, César Alonso de los Ríos en la celda de castigo. Y Rosa Díez, con las horas y las líneas contadas. Ya veremos qué pasa con hombres y nombres como Ferrand, Juaristi, Burgos y Camacho. En opinión de Pájro bobo, el periódico y sus nombres están a merced de un comando con una consigna implacable: apoderarse de un periódico que ha sido en la moderna historia de España mucho más que un periódico. Miserable, miserable.
Hoy, domingo 17 de junio, ABC ha lanzado un número monográfico dedicado al separatismo catalán: portada catalanista, texto con aires de editorial rezumando tinta y baba fenicias, entrevista a Pujol ben Gurión en las páginas 10 y 11. Un traidor, Velentí Puig, entrevista a un traidor, Pujol ben Gurion, para denunciar a un traidor, Rodríguez Zapatero. Todo ello en ABC, el periódico español por antonomasia.
Mientras tanto, Montilla, el charnego amontillado que suple la falta de virtudes con silencios de sumisión y complicidad, sale ahora con que, para salvar el Estatuto catalán, «se están llevando a cabo gestiones que no se pueden revelar». Si no se pueden revelar, tampoco se puede decir que no se pueden revelar. ¿Acaso no es eso revelar que no se pueden revelar? ¿No es eso revelar que se trata de algo que por su maldad no debe revelarse? Consejo: Montilla, guarda silencio y sigue intrigando. Quizás eso sea lo tuyo.
Pregunta ingenua e intempestiva: ¿será el próximo director de ABC el que Pájaro bobo tiene en su lista?

Toros en La Vanguardia, separatismo catalán en ABC

Ayer, domingo, 17 de junio, la portada de La Vanguardia, siempre separatista, oportunista y pesetera, se engalanó con una escena de nuestra fiesta nacional; en pago por el gesto, el ABC de Valentí Puig diseñó, también ayer, un numerito catalanoseparatista con metralla en cantiduvi. Al parecer, se trata de preparar el terreno de la España plural para una victoria del PP ayudado por los divergentes de Convergencia y desUnión. O, más bien, al revés. En cualquier caso, divergentes y desunionistas tendrán mando en plaza y derecho absoluto a meter cuchara en Madrid, en el Gobierno y donde se les antoje. En cambio, los de Madrid deberán respetar los derechos nacionales de Cataluña. Como de costumbre, sólo que cada vez con menos a un lado y cada vez con más al otro.
En el ABC de hoy, lunes 18, alguien con título de catedrático, habla de un decálogo contra la abstención. A Pájaro bobo se le antoja que el decálogo debe ser en principio a favor de la participación. En cualquier caso, él entiende que para que pueda pedirse participación ciudadana las elecciones tienen que ser democráticas y para que las elecciones sean democráticas tiene que haber democracia en todo el territorio nacional y para que haya democracia en todo el territorio nacional el gobierno debe ejercer su soberanía sobre la totalidad de ese territorio nacional.
Pregunta ingenua e intempestiva: ¿hay soberanía nacional, democracia y elecciones democráticas en Vascongadas y Cataluña?
Naturalmente, los separatistas, que son los que hacen trampas y mienten, dicen que sí.

Frankfurt y Yakutsk (Yakutia) como ejemplos

Lamentablemente abundan los ejemplos que ponen de manifiesto las intenciones a corto, medio y largo plazo de los separatistas catalanes. A estas alturas nadie puede llamarse a engaño. Ni siquiera esa figura cínica y carente de conciencia ética que responde al nombre de José Luis Rodríguez Zapatero. Los viajes del carallot (botarate) Carod abriendo embajadas catalanas a lo largo y ancho del mundo, organizando numeritos como los de Yakutsk (Yakutia) y Frankfurt (Alemania), todo ello con dinero español. En realidad, el dinero español sirve no sólo para financiar la destrucción de España sino incluso para impedir que los niños españoles aprendan español y para penalizar a los españoles, niños o adultos, que quieran hablar su lengua materna en Cataluña. Imagino que el tal Zapatero estará preocupado, por las razones que fuere, pero preocupado, muy preocupado. Por ahí no puede seguir. Preocupados, muy preocupados deben de estar también los miembros del Tribunal Constitucional (al menos, la mitad). Además de inconstitucional, el Estatuto catalán es una declaración de independencia. Repito: declaración de independencia financiada con el dinero español entregado ignominiosamente a los separatistas por el gobierno de Rodríguez Zapatero. Incomprensible. Inadmisible. Imperdonable.
A Pájaro bobo le resulta igualmente incomprensible que el diario ABC envíe al separatista Valentí Puig a hacer una entrevista al separatista Pujol precisamente en su feudo. Pero también le resultó incomprensible que la dirección de ese mismo periódico les entregara la separata Cataluña, y ahí está para todo el que quiera verlo. El ABC de Cataluña es miniperiódico separatista. Y el caso es que ahora, esos mismos separatas van a por la cabecera y la dirección del periódico madrileño y español de toda la vida. Llevan años trabajando, trajinando, intrigando e invirtiendo.O, por mejor decir, comprando y vendiendo.
Pregunta ingenua e intempestiva: ¿se atreverán el gobierno de Zapatero y el Tribunal Constitucional a dar vía libre al Estatuto catalán?

Las tres Españas de Lope de Vega

Hoy, 20 de junio, César Alonso de los Ríos, residente en el corazón de la meseta castellana que es a su vez corazón de España, dice en ABC, primero, que la clase obrera ha muerto y, segundo, que hay dos Españas.
Primera observación. En opinión de Pájaro bobo, la clase obrera se ha extinguido, como se extinguieron los grandes saurios, como se extinguirán el conejo, el lince y el lobo ibéricos, como se extinguirán los patriotas. Una España sin españoles tiene que ser, necesariamente, una España sin patriotas españoles. (En el año 2045 fue visto en la sierra de Gredos el último ejemplar de lobo ibérico, del periódico digital España virtual, 20 de junio de 2050).
Segunda observación. En opinión de Pájaro bobo, la España de las dos Españas es un concepto vinculado a la República. Entonces había efectivamente una España republicana y una España antirrepublicana. Con la Transición, llamada vilmente democrática, se dio paso a la España de las tres Españas: la de derechas, capitaneada por el Partido Popular, la de izquierdas, jaleada por el sedicente Partido Socialista Obrero Español, y la de los separatistas, que aglutina fuerzas heterogéneas, reducidas en número pero codiciosas e influyentes, empeñadas en violar y volar la unidad de España como realidad histórico-política. Y ahí estamos. De momento, la España de los separatistas parece que va imponiéndose gracias a la ayuda de fuerzas ocultas y a la traición del gobierno, un gobierno nominalmente de izquierdas. Habrá que esperar un milagro, o una cadena de milagros, para que no ocurra lo peor.
Mientras tanto, Pájaro bobo recuerda unos versos, bastante flojillos por cierto, de Lope de Vega que aprendió en la escuela. La composición habla de un loco que cree ser la Santísima Trinidad y que por eso, cuando le preguntan por qué rompe tan a prisa la ropa que lleva puesta, contesta:
¿Cómo durar puede ser
en mí vestido ninguno
si el vestido es sólo uno
y somos tres a romper?

Zapatero: entre la promesa y la estafa

Evidentemente, Pájaro bobo no sabe con qué sobrenombre va a pasar a la historia nuestro actual jefe de Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Aun así, apuesta por uno que tenga que ver con la deslealtad y la carencia de dignidad ética, pues todos los que han tenido la desgracia de tratar con él coinciden en un punto: su absoluta falta de lealtad y escrúpulos a la hora de prometer y cumplir lo prometido. Ahí están para confirmarlo los líderes políticos de la Fenicia de Poniente y los representantes de los trabucaires etarras. Y, entre unos y otros, decenas de carpetovetones de todas las tendencias. Los últimos en llamar a la puerta han sido los representantes del Liderazgo Islámico Mundial, que le han reclamado una pequeña parte del contenido práctico de su Alianza de Civilizaciones; concretamente, la recuperación de la «memoria histórica andalusí».
Si es malo no cumplir lo prometido, peor aún es prometer cosas que no deben prometerse por la sencilla razón de que no pueden cumplirse. Pájaro bobo opina que Rodríguez Zapatero corre el riesgo de morir apedreado por sus acreedores.
Pregunta ingenua e intempestiva: ¿no son muchas de las promesas de Zapatero auténticas estafas?

¿La última denuncia de Pájaro bobo?

En el programa elaborado conjuntamente por los separatistas catalanes y vascos está previsto que los trabucaires etarras abran fuego y preparen el terreno para las negociaciones políticas.
De acuerdo con ese mismo programa, en el norte éstas deben ser llevadas a cabo por hombres como Ibarreche o Jon Imaz. Pájaro bobo recuerda que hace poco Francesc de Carreras, más funámbulo de la cuerda floja y el alambre que catedrático de universidad, elogiaba en vivo y en directo la inteligencia del tal Imaz, y todos sabemos qué significa inteligencia para un separatista catalán disfrazado de ciudadano.
Aquí, en la margen izquierda del río de los iberos, ya en su curso bajo, las negociaciones corren a cargo del líder de turno, pues todos ellos, independientemente de la parcela que por razones tácticas ocupen en la arena, están deseando matar al toro español. Incluso ese personaje híbrido y descastado de nombre José/Josep Montilla, servil subalterno servidor de separatistas.
La fórmula operativa del programa conjunto de nuestros separatistas fue acuñada hace décadas por Pujol ben Gurión cuando, bajo la apariencia de un desideratum o Wishfulthinking, confesó con perfidia: «Si los vascos abren brecha, nosotros nos colamos detrás». En realidad, el mensaje nítido y más profundo de sus palabras era: «Ellos que vayan abriendo brecha y nosotros nos iremos colando detrás, como siempre».
Curiosamente, y contra todo pronóstico, quienes han abierto brecha ahora han sido los fenicios que, capitaneados por el carallot Carod, han presentado una selección nacional de Cataluña urbi et orbe. Evidentemente en este caso la especialidad deportiva no tiene la menor importancia y es más que probable que ni siquiera sus mismos promotores sepan de qué especialidad se trata. El hecho es que la squadra ha sido presentada como selección nacional de Cataluña y que los separatistas vascones se han apresurado a seguir el ejemplo reclamando selecciones nacionales para su nación.
Tres preguntas ingenuas e intempestivas
¿Se han enterado el Gobierno de España y en particular su ministerio de Asuntos Exteriores de que una de las tácticas de los separatistas consiste en ir debilitando y erosionando la estructura del Estado, hasta abrir todas las brechas posibles en ella, con el dinero y los demás medios que ese mismo Estado pone en sus manos?
¿Es concebible y admisible que los separatistas se unan para destruir España y los españoles no se unan para defenderla?
¿No es hora de denunciar que tanto la unión de los separatistas como la desunión de los españoles responde a una conjura?

Cataluña: la lengua en números

El catalán ocupa el puesto número 88 entre las lenguas del mundo por el número de hablantes. De acuerdo con La Vanguardia de hoy sábado, 23 de junio (página 45), 9.118.882 personas hablan catalán y 11.011.168 personas lo entienden. Según se hace constar, los datos proceden de la Secretaría de Política Lingüística de la Generalidad y se basan en encuestas realizadas entre la población de los territorios de habla catalana por diversas instituciones.
Pregunta ingenua e intempestiva: ¿cuántos habitantes tiene actualmente Cataluña?

Soberanía nacional y democracia

Al Tribunal Constitucional

La táctica de prometer, no cumplir lo prometido y encima negar sistemáticamente la existencia de toda promesa ha hecho de Zapatero un hombre con fama de embustero. Y si tal comportamiento es insostenible tanto desde el punto de vista ético como legal, máxime habida cuenta que en la mayoría de casos existen pruebas documentales escritas y/o grabadas con datos y pormenores imposibles de rebatir, en términos de racionalidad nos da la imagen de alguien cuya falta de escrúpulos corre pareja con su falta de sentido común. ¿Puede alguien presentarse en público cuando todos los que han tratado con él dicen que los ha engañado y que no ha cumplido lo prometido? En cualquier caso, es obligado pensar que ese comportamiento ha dañado gravemente su honorabilidad no sólo como individuo sino también como jefe de Gobierno. Ésa sería una razón de más para obligarle a abandonar el cargo, aunque la principal razón seguirá siendo, en opinión de Pájaro bobo, haber prometido a los etarras vascos y a los separatistas catalanes cosas que no debía prometer sencillamente porque sobrepasaban el ámbito de sus competencias. Ahí, Zapatero ha incurrido en continuos fraudes y delitos legales, por los que a mi modo de ver debería ser destituido y procesado. Las negociaciones políticas del jefe de Gobierno con representantes/integrantes de una banda terrorista con más de mil muertes en su haber constituyen un delito y un atentado contra la democracia, como lo es pactar bilateralmente con grupos separatistas erigidos en falsos partidos políticos democráticos la enajenación de una parte del territorio español, incluidos los derechos de sus ciudadanos. Esos partidos son ilegítimos y deberían ser ilegales, pues se han organizado tras eliminar como votantes a más de la mitad de los ciudadanos de Cataluña. ¿Acaso puede hablarse de democracia cuando el cincuenta y dos por ciento de la población no vota y justamente ese cincuenta y dos por ciento se opone al Estatuto que se le pretende imponer? Si en Vascongadas se ha implantado una dictadura del terror que condena a más de la mitad de la población a sobrevivir en las condiciones fijadas por los terroristas, en Cataluña nos encontramos con una forma de opresión de acuerdo con la cual menos de la mitad de la población copa todos los resortes de poder, incluidas las instituciones de representación política, y condena a la mitad mayoritaria (en la proporción del 52 al 48 por ciento) a vivir en las condiciones fijadas por ella. En opinión de Pájaro bobo, pretender legitimar y legalizar un orden político-social ilegítimo ab origine por fraude manifiesto es delictivo. En consecuencia, todas las elecciones celebradas en Cataluña y Vascongadas son ilegítimas y deberían ser ilegales porque se han celebrado en condiciones que no pueden definirse como democráticas en cuanto que no garantizaban los derechos de todos los ciudadanos en un plano de igualdad.
Tres preguntas ingenuas e intempestivas
¿Conseguirán los separatistas vascos y catalanes acabar con España como nación y con su democracia utilizando el rodillo de los hechos consumados?
¿Qué pasará si, en uso de sus derechos, los españoles deciden restablecer la soberanía nacional y la democracia en todo el territorio español?
¿Qué pasará si, en dejación de sus derechos y obligaciones, los españoles no deciden restablecer la soberanía nacional y la democracia en todo el territorio español?

¿Sueño de una siesta de verano?

Todo Estado moderno que se precie tiene un equipo de estrategas que es algo así como su cerebro. Sumido en las sombras protectoras de la clandestinidad, ese cerebro procura programar algunas de sus intervenciones de modo que coincidan con momentos de distensión y/o relajación generalizada. El verano, hora de la siesta nacional, es uno de ellos. Por eso y por ciertos indicios que viene percibiendo en el ambiente desde hace meses, Pájaro bobo se inclina a pensar que los estrategas veladores/valedores de nuestra democracia, apenas formal y formalista, tienen ya a punto su próxima intervención de envergadura. Si uno lee atentamente los periódicos de letra impresa sobre papel y acierta a captar los mensajes emitidos/encriptados entre línea y línea puede llegar fácilmente a la conclusión de que hay una operación en marcha. El falso taumaturgo debe abandonar la escena antes de que termine de hundir al Partido Socialista, a la democracia y a España entera y vera. A pesar de la perfidia y la contumacia (en grado de ignorancia invencible) que cartacterizan al subsodicho, los estrategas del sistema, ésos a los que no conocemos y cuya presencia, no obstante, percibimos y agradecemos en los momentos críticos, están seguros de que podrán convencerle/reducirle con un argumento potísimo: o te vas voluntariamente, con todos o casi todos los honores y las prebendas que te corresponden por razón del cargo, o tendrás que irte a la fuerza, previa destitución y consiguiente procesamiento. No tienes elección; todo está decidido.
«De acuerdo, pero ¿quién será mi sucesor?» «Ya te lo diremos a su debido tiempo y con tiempo. De momento, vete de vacaciones y léete estos pliegos. Ahí están las instrucciones con todo lo que debes hacer y decir de ahora en adelante y con todo lo que no debes hacer y decir hasta tu despedida oficial. Esperamos que sea suficiente, de modo que no se te tenga que leer la cartilla y no se te tenga que pasar la película de lo que has hecho, de lo que no has hecho, de lo que querías hacer y de lo que pensabas hacer. Procura conservar la sangre fría y sigue sonriendo como hasta ahora».
El hombre queda aturdido; luego siente que la sangre se le hiela por momentos. Así que se recupera del soponcio, lo primero que se le ocurre es llamar por el móvil a su lugarteniente y tramar un contragolpe, pero alguien con mando en plaza le advierte al instante: «Nada de jugarretas republicanas. Recuerda que eres un delincuente en situación de prisión preventiva». El delincuente baja la cabeza pero en seguida la levanta y vuelve a sonreír. Es la hora de la siesta. Verano de 2007.

Carod pide que Cataluña se desconecte de España

En opinión de Pájaro bobo, el carallot (botarate) Carod, nervioso por la camisa de fuerza que le han puesto y el más que previsible fracaso del Estatuto, pide que Cataluña se desconecte de España. Ahí puede verse algo así como una declaración de independencia unilateral por vía de los hechos consumados. A los españoles amigos de la unión nos vendría muy bien, pues sería un motivo más que suficiente para cortar por lo sano de una vez por todas. ¿Nos caerá esa breva en la boca?

Mensaje de Berlín

Desde Berlín, Miguel me envía un artículo en inglés con la recomendación de que lo lea y lo estudie. Tema: por qué existe el universo, precisamente éste, y no la nada. Prometo leerlo, comentarlo con él y exponer aquí mis conclusiones. Mientras tanto seguiré creyendo en la existencia de un Dios providencial que decidió salir de sí mismo por la escotilla de la contingencia, el universo/dimensión que habitamos. ¿Por qué? ¿Para qué?

Paisaje urbano con pintor

Blacky ladra tres veces seguidas, y Margarita se dirige a la puerta, pero él corre hacia la ventana. Los tres inquilinos —la mestressa, el caniche y Pájaro bobo— se asoman al ojo de buey  de su búnker de pladur. Un pintor de caballete, pinceles y crayón ha instalado su industria en la acera, frente a la Casa misteriosa y el jardín-residencia gatuna El descampao, regentado por el Menesteroso. El pintor no pinta, traza líneas rectas sobre el papel. Visera roja de bolchevique territorial en la cabeza, mirada de soslayo, el artista trabaja su acuarela y al final surge la Casa misteriosa, enmarcada, allí, por un jardín de palmeras y buganvillas; aquí, detrás de la tapia que protege a nuestros superinos (gatitos), por un campo asilvestrado. A la izquierda, alineadas con orden destructivo, yacen las grúas de la deconstrucción como esqueletos de robots. Cityscape o Landscape, paisaje urbano o paisaje rústico, la imagen tiene sello del momento que vivimos. El dibujo/pintura podría ser la última impresión de un impresionista. A Pájaro bobo le gustaría hacer una foto con tres planos: el ojo de buey con sus mirones; el pintor y su industria en la acera; la Casa misteriosa con los superinos y allá, al fondo, las buganvillas del jardín que nunca tuvo.
¿Pregunta ingenua e intempestiva: ¿por qué de las paredes del búnker de pladur sólo cuelgan dibujos?

¿El Topo del Retiro en funciones de asesor?

Enric Juliana, el Topo del parque el buen Retiro, es cronista hábil, sinuoso y avisé o, más exactamente, enteradillo. Se mueve con cierta gracia y agilidad por la red de alcantarillas (en catalán, clavegueram) de los Madriles, donde cumple funciones de enviado especial de la Generalidad, gobierno supraautónomo de nuestro país más próximo y más vecino. Hoy piensa en voz alta y escribe en La Vanguardia: «Al perder la iniciativa emocional, Zapatero ha propiciado la desorganización política del dolor. Sin discurso a la nación, ha complicado su comparecencia en el inminente debate sobre el Estado de la misma. Ha confirmado que la baraka se fue». Antes reflexiona y pregunta: «…el hombre que dice seguir fielmente los dictados del republicanismo, que invoca como lema máximo de su mandato la realización de la democracia deliberativa, rehúye el dramatismo del discurso a la nación: la interlocución directa con la sociedad cuando la Muerte mueve su manto. ¿Qué paraliza a Zapatero en la hora trágica?» Dos ideas y sendos comentarios.
Baraka. Es posible que efectivamente la estrella de Zapatero haya empezado a palidecer. Pájaro bobo así lo cree, como cree que el subsodicho tiene los días contados. Parece que el Topo del parque del buen Retiro también se lo ha olido. Ya nos lo irá soplando. La traición y la intriga son cosa suya de por vida.
Parálisis/paralización. En opinión de Pájarob bobo, lo que el Topo matritense llama hora trágica es en realidad hora patriótica. Eso es justamente lo que paraliza a Zapatero. No quiere aparecer/comparecer desnudo ante los españoles, porque ni esta patria es su patria ni esta guerra es su guerra. Eso los topos fenicios no lo saben, y, si lo saben, no lo dicen, y, si lo dicen, no lo creen. El tal Zapatero ni lo sabe, ni lo dice, ni lo cree.
Pregunta ingenua e intempestiva: ¿por qué no consulta nuestro jefe de Gobierno en excedencia a Enric Jualiana, el Topo del parque el buen Retiro, qué debe hacer y decir en estas circunstancias para salir del paso? Estamos hablando de escenificaciones, no de actos de lealtad.

Rajoy se llama a ratos Acebes

Parece que, llegado el veranillo de San Martín, alguien tendrá que hacer el petate y dejar el cargo a pesar de toda su cerrazón y toda su resistencia. Y lo dejará, aunque sólo sea para que le dejen seguir viviendo. La democracia no admite actitudes numantinas por la sencilla razón de que no las reconoce. El pacto ya tiene firma y fecha.
Rodrigo Rato ha dejado la capital del mundo y su billetamen para regresar a provincias. No hace falta preguntar quién le ha llamado. Basta con saber que es una de las piezas clave de la operación en curso. Hay tres o cuatro más. Caras conocidas, reconocidas. Después habrá que organizar el equipo y darle el programa de trabajo, también llamado carné de ruta, para que haga política de Estado, sí, de Estado, sólo de Estado.
Pregunta ingenua e intempestiva: ¿por qué los separatistas están forzando la marcha a riesgo de reventar la máquina y salirse de madre?

Un judío: un presidente, un profeta y un mesías…

«Cada judío se cree presidente, profeta y mesías». La frase ha sido atribuida a tantos judíos como judíos hay en el mundo. Y así tiene que ser, pues cada judío se cree presidente de su país, profeta de su pueblo y mesías o salvador de todos los judíos de sangre y/o religión que hay en el mundo. Con semejante parroquia debe de ser ciertamente muy difícil gobernar. Lo que Pájaro bobo no entiende es que, aun así, haya quien esté dispuesto a ir a la guerra. Amos Oz es uno de los que no quieren la guerra. Por eso se fue al desierto, y allí vive. Buen sitio para meditar. Y para escribir.
Dos preguntas ingenuas e intempestivas
¿Cuántos judíos de sangre y/o de religión hay en el mundo?
¿Cuántos judíos hay en el mundo que no quieran ser ni presidentes ni profetas ni mesías de su pueblo?

Partido de los Ciudadanos: prueba de fuego

El establishment político-económico de Cataluña, arracimado en torno a los independentistas y su proyecto, está castigando con saña al partido de los Ciudadanos. Fuego cruzado: desde fuera y desde dentro; desde los medios de comunicación monopolizados por los separatistas de diferentes pelajes y desde las corrientes de opinión y desunión apostadas dentro como caballos de Troya. Aun así, Pájaro bobo sigue pensando que los separatistas catalanes tienen la guerra perdida: lo que persiguen es injusto y lo que persiguen lo persiguen con medios injustos. Delincuentes unidos en una conjura con visos de omertà. Es posible que con sus malas artes consigan hundir al joven partido, pero la guerra la tienen perdida. Nadie ha conseguido engañar a toda una sociedad durante todo el tiempo. Infames, infames.
Pregunta ingenua e intempestiva: ¿se les ha dicho alguna vez a los separatistas del Norte y del Nordeste que nos utilizaron para derrocar una dictadura española, sí española, y luego nos impusieron una dictadura antiespañola? Miserables, miserables.

El diario ABC y sus lectores

El opinión de Pájaro bobo, ABC es, por muchas razones, el periódico de todos los españoles, no sólo de sus lectores. Políticos, militares, economistas e intelectuales, entre otros, buscan en sus páginas la noticia que realmente interesa y por regla general pasa inadvertida o ni siquiera es noticia. Lamentablemente, el periódico de todos los españoles tiene poderosos e influyentes enemigos dentro. Y así, mientras estrategas como Valentí Puig, el Golafre de las Pitiusas, formen parte de su cerebro, los lectores de ABC no sabrán qué ocurre realmente en Cataluña. El subsodicho ni lo dirá ni dejará que se diga mientras él esté donde está y controle lo que controla. La separata Cataluña es un ejemplo no sólo de cómo una separata quiere y puede comerse todo un periódico nacional, el más importante periódico de nuestra patria, sino también de cómo una región separatista quiere y puede comerse toda España. La indolencia de los españoles es la gran aliada de la perfidia de nuestros separatistas y nuestras separatas. Mientras tanto, el Golafre de ABC seguirá guarreando páginas y más páginas, fumándose sus habanos, comiendo a dos carrillos. Y brindando a la salud de los lectores de ABC.
Pregunta ingenua e intempestiva: ¿por qué no se hace una encuesta entre los lectores de ABC en general y otra entre los que han dejado de ser lectores de ABC en Cataluña?

Rodrigo Rato, al servicio de la estrategia de Estado

De acuerdo con las previsiones de Pájaro bobo, el antiguo ministro de Economía ha sido llamado para colaborar en la operación Cambio-recambio («Rato regresa dispuesto a apoyar el proyecto de Rajoy desde la sombra», La Vanguardia, 30-06-2007). Ojo al detalle: desde la sombra. Eso quiere decir que formará parte del cerebro, concretamente de esa parte del cerebro que tiene que ver con la administración del dinero en todas sus variantes. Así, pues, colaborará en la planificación, no coactuará. En cualquier caso, lo más importante de la operación no es el cambio o recambio en sí mismo sino la necesidad ineludible e inaplazable de dejar atrás la política de partidos, con sus continuas disputas, en beneficio de una política de Estado. De eso se trata, pues eso es lo que realmente está en juego. Los responsables de nuestra estrategia han elegido a Rodrigo Rato como estratega en la sombra. Creo que han acertado. España necesita con urgencia estadistas con visión de Estado. Como en el boxeo y el Wrestling: ¡segundos, fuera! Y quien dice segundos dice políticos.
Pregunta ingenua e intempestiva: si Rodrigo Rato es un estratega en funciones de director de escena, ¿quiénes serán los actores designados para representar la obra?
En cualquier caso esperemos que no sea una pantomima.