Artículos de enero de 2014

ver lista completa con cuerpos de artículos

Mas: fuera y por encima de la Constitución española

Entiendo que Artur Mas, presidente de la Generalidad de Cataluña, tras situarse fuera y por encima de la Constitución española, pide/exige a Mariano Rajoy,  jefe del  Gobierno de España,  que acepte, en primer lugar, la existencia de lo que él y los suyos definen como realidad nacional catalana y, acto seguido, se someta a las condiciones políticas formuladas/impuestas por esa nueva realidad nacional.

Ahora, con una Cataluña fuera y por encima de España, Artur Mas, presidente de la Generalidad, tiende generosamente la mano a Mariano Rajoy para dialogar de Estado a Estado o, lo que es lo mismo, de igual a igual  pero con ventaja psicológica para el proponente, que es el que de ahora en adelante lleva la iniciativa y pone e impone las condiciones de diálogos, acuerdos y tratos.

¿Salto cualitativo último y definitivo?

Entiendo que el jefe del Gobierno español necesitaría la inteligencia política de un Disraeli y la perspicacia táctico-estratégica de un Aníbal para dar con la respuesta adecuada a la propuesta de su falaz interlocutor y proponente.

En cualquier caso, entiendo que esa respuesta debería ser como un golpe seco y certero, visto y no visto.

Y entiendo que, sin darles tiempo a respirar, todos los sediciosos deberían ir a la cárcel; todos,  empezando por Jordi Pujol i Soley, padre de todas las sediciones que en esta tierra “es fan i es desfan” desde hace cincuenta años “i la torna”.

 

La hora del príncipe

Días pasados, Der Spiegel, acreditado semanario alemán de política internacional, declaraba abiertamente que había llegado la hora del príncipe Felipe. Decía que estaba muy bien preparado y, a diferencia de otros hombres de  su entorno familiar, no se había visto involucrado en ningún escándalo sexual o económico.

Yo también considero que nuestro príncipe debe ocupar cuanto antes el  lugar que le corresponde como heredero y sucesor del rey Juan Carlos, cuya figura ha quedado muy debilitada a los ojos de los españoles en los últimos años.

Es cierto que últimamente Mariano Rajoy, jefe del Gobierno de España, ha declarado que éste está preparado para actuar en cualquier escenario que pueda presentarse, pero, aun así,  personalmente prefiero ver al frente de la jefatura del Estado un rey joven, en plenas facultades mentales, para  tomar las decisiones que muy probablemente tendrá que tomar para atajar el desafío del separatismo catalán, al que con toda seguridad seguirá el desafío vasco poetarra.

Esta semana, Der Spiegel  señala Escocia y Cataluña como focos de conflictos políticos en 2014. Es obligado pensar que tiene razones –quiero decir información– para hacerlo.

Patriotismo español

Me pregunto si existe un patriotismo español y, si existe, dónde están los patriotas españoles.

Quiero pensar que en el pasado existió un patriotismo español y existieron patriotas españoles.

¿Qué fue de ese patriotismo? ¿Qué fue de esos patriotas?

Hablo de un patriotismo supraideológico, leal, apasionado y siempre integrador.