Una tarde con Leonardo Boff

Gracias a una visión providencialista de la historia, herencia de una infancia aterida y, aun así, recordada con nostalgia y  agradecimiento,  entiendo el avatar del  ser humano vivido y descrito por Leonardo Boff, pero  no lo comparto en su totalidad.

Considero que, metodológicamente, Marx y Hegel son complementarios e intercambiables: de la materia al espíritu, del espíritu a la materia o, si se prefiere, inducción y deducción, deducción e inducción. En definitiva, un modo de ver y razonar único y unitario con recorrido de ida y vuelta: el bucle, siempre el bucle, como fórmula y modelo.

Los humanos podemos y acaso debemos pensar que, para nosotros,  primero fue el Espíritu, aunque, una vez establecido el bucle, poco importa. A mi  entender, lo que cuenta entonces es el fin, y la cabeza parece empeñada en convencerme de que un acontecer racional  –y hay motivos para pensar que el nuestro lo es– reclama un fin necesariamente racional.

Y dado que el orden/desorden capitalista sigue la ley imperante en la naturaleza sólo que en otro plano y con otros medios, he aquí tres ideas para sobrevivir:

–la injusticia es sólo una forma deficiente de justicia;

–en muchos casos, dejarse explotar es la manera más inteligente de burlar la explotación;

–toda vez que el que no aprende perpetúa la explotación en él mismo y en los demás, aprende, de modo que, siguiendo el consejo del filósofo, puedas decirle al amo: “La máquina es suya, pero yo soy el que trabaja y produce, pues soy el que sabe cómo funciona la máquina y la hace funcionar.”

Así, pues,  sapere aude!

 

Añadir comentario

Puedes usar los tags html <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> . El nombre y el email son campos requeridos, el email no se publicará, solo es para controlar.