Montoro, contable modélico

Cristóbal Montoro es un contable modélico, dicho sea cum grano salis.

Afirmaría  incluso que al hombre le gusta lo que hace y hace lo que le gusta. Se le nota cuando habla y, sobre todo, cuando comparece ante los medios para hacer alguna declaración. No sólo no rehúye el cuerpo a cuerpo y las preguntas en corto y en directo, sin red ni plasma, sino que además incita a sus interlocutores, entrevistadores o denunciantes a que le pregunten y le pongan a prueba.

“Pregunten, pregunten ustedes”.

En ese mismo instante la cara se le ilumina, la sonrisa se le ensancha y el contable adopta una actitud entre paternal y pedagógica.

“Pero, hombre, ¿no ha leído usted los papeles que les he entregado antes de la entrevista? Pues allí, concretamente en el apartado 3 de la segunda página, está la respuesta detallada a lo que usted me pregunta ahora”.

Llegado a ese punto, el maestro Montoro simula un recorte, apenas un atisbo,   utilizando los papeles que tiene en la diestra a modo de muleta y, después de mirar al tendido con expresión de vanidosa e ingenua superioridad, dice como para provocar:

“¿Alguna pregunta más?”

Está visto que los números no engañan y, además, hablan por sí solos.

Añadir comentario

Puedes usar los tags html <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> . El nombre y el email son campos requeridos, el email no se publicará, solo es para controlar.