Hervás: entre el pasado y el futuro

Leo que la alcaldesa de Hervás ha pedido (¿exigido?) a los miembros de la comunidad musulmana local, empezando por los niños,  que adopten los usos y las costumbres de los nativos, incluso en su dieta alimentaria.

Precisamente la historia de Hervás está marcada por la presencia de una comunidad étnico-religiosa que, debatiéndose durante siglos entre la resistencia y la asimilación, terminó extinguiéndose. Mi madre me contó que, cuando ella era joven, “los antiguos aún se acordaban del rabino”.

Hoy rabino, sinagoga y comunidad hebrea son elementos de la historia mitologizada de un Hervás acunado por el eterno vientecillo que sopla con pausada intermitencia entre las sierras y las dehesas de la Alta Extremadura.

Aun así, Hervás, como parte de España, puede ver ahora, sin necesidad de padecerlo en primera persona,  a dónde puede llegar una comunidad, en un  principio minoritaria, que decide no integrarse y no se integra.

Sinceramente, en estos tiempos no parece sensato alimentar separatismos.

Añadir comentario

Puedes usar los tags html <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> . El nombre y el email son campos requeridos, el email no se publicará, solo es para controlar.