El irredentismo catalán

Me inclino a pensar que, cualesquiera que sean las penas que se impongan  a los líderes de la fallida intentona golpista escenificada  en el otoño de 2017, el movimiento separatista catalán seguirá vivo y, a su manera, activo.

Podemos imaginar que, perdida -¿para siempre?- su oportunidad histórica, ese movimiento ya no podrá aspirar a tener una república independiente, a la vez dentro y fuera de España para seguir intrigando y trajinando  a dos manos y en dos campos, pero me malicio  que conservará poder y perfidia más que suficientes, además de ganas, para sumergir a España y los españoles en el caos político, social y económico a la mínima oportunidad que se le presente.

Así, pues, probablemente vamos a ver cómo, extinguido el fuego fatuo  de la posverdad, el movimiento separatista catalán queda preso definitivamente en su atávico irredentismo, hecho de frustración y masoquismo,  y la burguesía condal, una vez más fiel a sus intereses,  invoca el principio de realidad de acuerdo con la elemental y españolísima fórmula “lo que no deja se deja”.

Añadir comentario

Puedes usar los tags html <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> . El nombre y el email son campos requeridos, el email no se publicará, solo es para controlar.