Artículos de noviembre de 2014

ver lista completa con cuerpos de artículos

Artur Mas, elogio de la perfidia

Por incomprensible que resulte, Artur Mas, después denunciar el juego sucio practicado en su contra por el Gobierno español,  declara abiertamente, de palabra y por escrito, que se propone engañarlo.

Pregunta: ¿dónde está el límite de la perfidia y la indignidad de esa criatura?

España como víctima

Entiendo que, en España, la corrupción de la izquierda (socialista) se corresponde, históricamente, con la corrupción de la derecha (capitalista).

Entiendo que, en España, la corrupción de los de abajo (sociedad civil) se corresponde, históricamente, con la corrupción de los de arriba (clase política).

Entiendo que, en España,  la corrupción y la traición de los separatistas se corresponden, históricamente, con la corrupción y la falta de patriotismo de los españoles.

Entiendo que los españoles han condenado, históricamente, a España a la destrucción por la vía de la deslealtad y la corrupción.

España, te quiero.

¿Superioridad moral de la izquierda?

Entiendo que tanto el patriotismo de la derecha española como el antipatriotismo de la izquierda española son ideológicos.

Ideologías contrapuestas en un mismo y único plano, el plano único y universal del capitalismo en el siglo XXI.

Entiendo que, a diferencia de Francia, en España no hay una izquierda patriótica.

¿Qué decir de esos sedicentes socialistas que predican y practican la desunión y el enfrentamiento de los españoles en los planos local, regional y nacional?

¿Dónde queda la utopía impulsada por la integración de los seres humanos en sociedades cada vez más amplias, cada vez más iguales y cada vez  más solidarias para formar un día una humanidad única, regida por la racionalidad y la justicia?

A estas alturas de la historia no parece lícito hablar de la superioridad  moral de la izquierda; en cualquier caso, nunca de la superioridad moral de nuestra izquierda.

¿Dónde está, entonces, su razón de ser?

Monago

Entiendo que Monago ha planteado mal su defensa ante la acusación de que ha sido objeto en los últimos días.

Por lo que sé, en España se juzgan hechos, no se juzga a personas.

Aunque fuera sólo por esa razón, lo que cuenta en este caso son los hechos y, por supuesto, las pruebas; pruebas de la acusación y pruebas de  la defensa.

Entiendo, pues, que los alegatos verbales en un sentido u otro carecen de valor jurídico y tienen como objeto ocultar la realidad -en definitiva, los hechos- y hacerla derivar hacia una logomaquia fraudulenta o, cuando menos, estéril.

Entiendo que Monago lo tiene muy fácil: presentar las facturas de sus viajes. Imagino que tanto él como la acusación pueden/deben solicitarlas a la compañía aérea.

En principio, mis simpatías son para Monago, pues creo que es «básicamente» honrado, además de un buen español  Y, como yo también soy extremeño, debo confesar que, efectivamente, la tierra  tira.

La cínica perfidia de Artur Mas y la enigmática flema de Rajoy

Entiendo que Artur Mas ha elevado la perfidia humana por la vía de los hechos consumados contra la Constitución que un día juró cumplir y a la que se debe y debe su cargo a  niveles difícilmente superables.

Imagino que para ello haría falta, como mínimo, la perfidia de un Jordi Pujol, un Roca Junyent y un Duran Lleida juntos.

Para redondear el retrato, a esa  perfidia habría que añadirle, acto seguido, un cinismo difícilmente cuantificable y homologable.

Aun así,  para mí lo más  triste del caso es que, lamentablemente, ese hijo de Satanás, padre de la mentira, tiene  muchas probabilidades de salirse con la suya, que no es otra que engañar a los españoles de aquende y allende el Ebro.

¿Y cuál es en ese plan diabólico el papel  de Rajoy?

Yo, al menos, no lo sé, como tampoco sé a qué juega este gallego con flema británica.

¿Nos levantaremos un día para oír por la radio y la televisión que España ha desaparecido del mapa  como desapareció del mapa, por ejemplo, la Unión Soviética?

Monago: corruptio optimi, pessima

Aunque, dada mi edad, no parezca procedente, el hecho  es que Monago me ha decepcionado y, lo que es más grave, me ha  decepcionado como persona. Ha demostrado ser un político al uso en estos tiempos y en estas tierras.

Corruptio optimi, pessima. Sí, la corrupción de los mejores es la peor.

Separatismo catalán: salto cualitativo y efecto paralizante

Entiendo que la última añagaza urdida y escenificada  por Artur Mas en nombre del separatismo catalán -afrenta ignominiosa a la dignidad de toda una nación y sus ciudadanos- ha supuesto, aun así, un salto cualitativo (qualitative Leap)  en la carrera a ninguna parte de un irredentismo cebado en la frustración masoquista.

En cualquier caso, escenificación y salto cualitativo han tenido hasta ahora un efecto paralizante (chilling  Effect) en el Estado español y, muy concretamente, en el Gobierno y la Judicatura, instancias afectadas directa e inmediatamente por la acción de Artur Mas entendida como quebranto de la Constitución vigente.

Entiendo que lo pertinente en casos como éste es elaborar y ejecutar un plan global, a modo de ultimátum, y desmontar con un golpe certero  y en seco la conjura del separatismo catalán, basada en la táctica política de la puta i la Ramoneta.

Algo que en mi opinión no debe hacerse es ceder a la argucias del indigno presidente de la Generalidad y entrar en el juego de las trampas y contratrampas,  en el que éste ha demostrado por activa y por pasiva no tener rival.

Entiendo que el Gobierno de España se debe al pueblo español, del que ha recibido el mandato de defender la soberanía nacional contemplada siempre y sólo como un todo.

Con la angustia de un patriota me permito parafrasear a un filósofo contemporáneo  para gritar: «En estos momentos, a España le va el ser en el ser». 

 

Pilar Rahola

Para mí, español pensante y doliente, Pilar Rahola es una fiera corrupia a sueldo.

Proceso a Artur Mas

Aunque no soy jurista o precisamente porque no lo soy, considero que Artur Mas, actual presidente de la Generalidad de Cataluña, ha cometido y/o está cometiendo, entre otros, los siguientes delitos:

1) Maquinación de palabra y obra contra el orden constitucional vigente en España y contra la seguridad del Estado español.

2) Prevaricación persistente y contumaz, dado el juramento prestado y el voto emitido, por su condición de ciudadano español, al amparo y en favor de la Constitución actualmente vigente en España.

3) Incitación a ciudadanos españoles a infringir la ley y el orden vigentes en España en cuanto Estado de derecho.

4) Incitación a la sedición entre los ciudadanos españoles de Cataluña.

5) Malversación deliberada y continua de caudales públicos con fines contrarios a los intereses del Estado español y sus ciudadanos fijados en la Constitución vigente.

6) Provocar y fomentar la agitación social con medios ilícitos –difamación de los representantes legítimos del Estado español– y fines ilícitos -subvertir el orden democrático vigente en España- .

7) Excederse en sus funciones como presidente de la Generalidad y asumir y desempeñar funciones que no le competen.

8) Incumplimiento por defecto de sus funciones como miembro de la Administración del Estado (ley de banderas, política lingüística en el ámbito de la enseñanza y en la administración autonómica).

9) Creación y fomento de organizaciones destinadas a subvertir el orden constitucional vigente en Cataluña y en el conjunto de España.

10) Fomentar abiertamente de palabra y obra el enfrentamiento entre ciudadanos españoles.

11) Crear organismos para controlar las actividades de los ciudadanos de Cataluña y, de manera especial, vigilar las de aquellos que se han definido como contrarios al proyecto secesionista.

12) Dictar instrucciones y emitir directrices para aislar, estigmatizar y marginar social, laboral y políticamente  a los disidentes (muerte civil).

13) Instaurar en Cataluña una dictadura encubierta con una comunidad dominante y opresora -la comunidad de lengua catalana- y una comunidad dominada y oprimida -la comunidad de lengua española-, estableciendo así un régimen socio-político basado en el apartheid .

Entiendo que  esos son algunos de los delitos  cometidos  impunemente por el actual presidente de la Generalidad de Cataluña y por los que, en mi opinión,  debería ser procesado.

¿Qué quieren realmente los separatistas catalanes?

 Por lo que sé y entiendo, los separatistas catalanes no quieren, stricto sensu, una Cataluña independiente de acuerdo con el modelo tradicional.

Entonces, ¿qué, coño, quieren los separatistas catalanes?

Entiendo que, para contestar debidamente a la pregunta de qué quieren los separatistas catalanes, hay que dilucidar  primero qué no quieren los separatistas catalanes.

Qué no quieren los separatistas catalanes:

Tener que financiar con su peculio la creación y el mantenimiento de una administración estatal/nacional propia. Por ese motivo -¡ojo al dato!-,  los separatistas catalanes nunca, nunca se plantean el futuro de Cataluña en términos de coste económico.

Eso no sería negoci... Eso sería con toda seguridad una ruina económica, y no sólo económica, agravada por una hipoteca imposible de saldar y varias veces centenaria.

Continuará…

 

Acertijo de los conjurados separatistas

Los separatistas catalanes están conjurados,

quién los desconjurará.

El desconjurador que los desconjure

buen desconjurador será.

Conjura catalana

Entiendo que la actual situación de Cataluña responde a una conjura dirigida por el presidente de la Generalidad y -oh indignidad de indignidades- avalada por sus fiscales.

Conjura y fraude de ley en cadena.

Fiscales en rebeldía

Los fiscales de Cataluña se han plantado ante su superior jerárquico, el Fiscal General del Estado, Eduardo Torres Dulce, y han hecho saber urbi et orbi  que no están dispuestos a actuar contra Artur Mas, presidente de la Generalidad.

Como no hay causa, causa finita. Errores de procedimiento, eso dicen. Ya veremos.

A mi modo de ver, se trata de un nuevo indicio, de un nuevo frente, pero de la misma enfermedad: la  deslealtad irreductible del separatismo catalán, irreductible por la vía de la justicia y la razón. Y, ahora, con todos los atributos de una conjura contra el Estado.

¿Qué hará el Estado español, qué hará el Gobierno de España, qué harán los españoles de España en esta situación?

No lo sé.

Aun así, una cosa me parece cierta: si España perdona la vida a los separatistas catalanes, ellos no se la perdonarán a España.

Estado de derecho, economía y control

Entiendo, porque así me lo dicta la razón, que, en un Estado de derecho, todas y cada una de las actividades económicas, públicas y privadas,  que tienen lugar en el ámbito de su jurisdicción deben estar total y absolutamente  bajo el control real y efectivo de ese Estado y, concretamente, bajo el control y  la inspección de su Hacienda.

Entiendo, porque así me lo dicta la razón, que, en un Estado de derecho, todas y cada una de las actividades económicas, públicas y privadas, que tienen lugar en el ámbito de su jurisdicción y de hecho  no están total y absolutamente bajo la jurisdicción de ese Estado y, concretamente, bajo el control y la inspección de su Hacienda son actividades económicas manifiestamente delictivas.

Entiendo por actividad económica toda actividad en la que se mueve dinero o equivalente  entre un sujeto que lo entrega y un sujeto que lo recibe.

Entiendo que un Estado de derecho debe tener los mecanismos de control e inspección pertinentes para que así sea.

Entiendo que, en un Estado de derecho, tanto la falta de mecanismos de control e inspección de las actividades económicas como la inoperancia de los mecanismos de control e inspección de las actividades económicas son situaciones irregulares y, una vez probada su intención dolosa, actos delictivos.

MI Pigmalión y sus metamorfosis

Conocí a una mujer y decidí modelarla como idea con una idea.

Una vez modelada, decidí hacer de ella mi señora:

alma de ángel en cuerpo de mujer,

criatura diáfana.

Tuvimos dos hijos, ella y él,

seres agradecidos e inteligentes.

Quiero pensar que un día los dos también serán  criaturas diáfanas,

diáfanas como su madre.

Ataraxia

Y, mientras tanto,

el árbol de mi ventana me regala un otoño de hojas que amarillean y languidecen

sin dejar su pátina de tristeza en mis ojos y tampoco en mi ánimo.

Un rumor sordo -¿marcha fúnebre?-  me recuerda que  la mar océana de la muerte está cerca.

Zálata, zálata. 

Margarita, te quiero.

Esa es mi penyora.

penyora ingrávida, ajena al tiempo,

von Ewigkeit zu Ewigkeit.

UPyD y C’s: ni negociación ni transacción

Vaya por delante que mis simpatías son, por encima de toda duda, para UPyD. Su españolidad, demostrada una y otra vez, es para mí una garantía de lealtad.

De hecho, en UPyD he visto siempre, incluso ahora, un baluarte español levantado en la orilla izquierda del Nervión durante los años de plomo.

Entiendo que ese baluarte y su lealtad permiten afirmar no sólo que en España es posible un patriotismo de izquierdas sino que, de hecho, ese patriotismo existe. Y, sobre todo, es necesario para su salud como nación equilibrada y moderna.

¿Bunkerizado? Sí, pero más por instinto de supervivencia que por decisión libre.

En cambio, en el ciudadano Rivera he visto hasta ahora un actor hábil, inteligente y, sobre todo, obediente.

Se equivoca poco, lo cual, dadas su edad y su (presunta)  falta de experiencia, puede dar que pensar.

Y, puestos a pensar, podemos remitirnos al Think tank que puso en marcha el proyecto político, fichó a su protagonista en el escenario catalán y se cuidó y se cuida de instruirlo y dirigirlo.

C’s nace en Cataluña y, después de pasar por la orilla izquierda  del Nervión, prepara la toma de Madrid, algo que, muy probablemente, sus mentores no previeron en el momento del nacimiento.

¿Una Operación Roca corregida y aumentada?

Entre mis prejuicios está pensar  que para un catalán, político o no político, una negociación es siempre una transacción y una transacción es siempre un negoci y un negoci   sólo es negoci  cuando yo salgo ganando.

Eso significa que  no me fío del ciudadano Rivera y, menos aún, de sus mentores, siempre ocultos pero nunca anónimos y/o desconocidos.

Me inclino a pensar que algo parecido  les ocurre a los vascos de UPyD a juzgar por sus declaraciones; verbigracia, las de los últimos días.

En cualquier caso, la Dama de Elche, protegida por su corte-cohorte de adoradores y orantes vascones, no está dispuesta a dejarse trajinar (de cintura para arriba, se entiende) por un fenicio, aunque se disfrace de charnego de Connellá.

Y eso que, a decir verdad, el muchacho se ha esmerilado (del verbo esmerilarse).

Pero, a una orden del capitán de la tropa, la Dama y su séquito abandonaron la sala y rompieron la negociación transacción.

¿Ha fracasado la segunda Operación Roca, conocida en este espacio virtual como segundo desembarco fenicio en el Manzanares?

Felicidad y belleza

Imagino que la felicidad  puede consistir en percibir la belleza en toda su plenitud, o sea, sin límites  de tiempo y espacio.

Entiendo que en  el caso humano eso supondría liberarse para siempre de la condición de ser para la muerte.

Por belleza entiendo aquello que, al percibirlo, experimentarlo y vivirlo, nos  libera, aunque sea sólo  por un instante y en una proporción mínima, de nuestra terrenalidad entendida como consciencia de ser para la muerte.

Entiendo que, para el ser humano,  la felicidad en sí misma es un estado imposible de alcanzar y que, si conocemos y percibimos parcial y momentáneamente  la belleza, es sólo para (aumentar) nuestra infelicidad.

No entiendo muy bien cómo eso puede ser designio de un Dios justo.

 

¿Feminista?

Mi madre fue y sigue siendo el gran tótem sagrado de mi infancia.

Mi mujer ha sido y es mi señora en su santuario.

Mi hija ha sido y sigue siendo la doncella de la casa.

¿Tengo yo, acaso, algo de feminista?

Los místicos y el papa Francisco

Quiero pensar/creer que los místicos no tienen personalidad, o sea, esa coraza con la que los seres humanos comunes nos vestimos y revestimos para constituirnos en personas, vernos y reconocernos, aparecer en público  y comunicarnos con nuestros semejantes.

Pienso que de ahí arranca nuestra alienación, entendida como atributo inherente a nuestra existencia. ¿A toda existencia creada y contingente?

Y cuando digo alienación digo igualmente falsedad. Por alienado, el ser humano,¿todo ser vivo?, es irremediablemente falso.

Intuyo que, al no tener personalidad/coraza, los místicos  están siempre desnudos (estado de gracia) y así comparecen ante Dios. De hecho, están permanentemente en su presencia (éxtasis).

Los místicos son diáfanos.

Para mí, diáfano es también Francisco, el papa que, por lo que intuyo, quiere sustituir el dogma por una solidaridad universal y -¡oh blsfemia!- laica como núcleo (hostia o eucaristía) del catolicismo.

¿Está ahí la supervivencia de la religión católica y, dejando a un lado las diferencias, de todas las religiones?

Los místicos no mienten

Quiero pensar/creer que los místicos, ajenos a muchas de las miserias y las  servidumbres de sus cuerpos, no a todas, nunca para siempre,   viven en una dimensión suprahumana de la realidad.

Son -¡naturalmente!- criaturas alienadas, pero su alienación es distinta de la que atenaza  al común de los mortales.

Los místicos no mienten.

España rumbo al futuro o el futuro de España está en Europa

Considero que España debe poner rumbo a Europa de una manera decidida y tomar como modelos aquellos países en los  que, cada día que pasa, son menores las diferencias entre ciudadanos ricos y ciudadanos pobres, y en los que, sobre todo,  los seres humanos que menos tienen tienen, como mínimo,  lo necesario y lo  suficiente para vivir con la dignidad que les corresponde por derecho como tales.

Entiendo que propuestas como las de Podemos, cargadas de demagogia y faltas del más elemental realismo económico, llegan con algo así como ciento cincuenta años de  retraso  y, si no jugaran con las carencias y las aspiraciones de los más necesitados, podrían entenderse como bromas de mal gusto.

Pero en realidad son  algo muchísimo más grave. Por su puesto,  a mi entender.

Son una lección triste de que, a veces, los españoles aprendemos las lecciones de la historia tarde, mal y nunca.

Y también, si se quiere, de que el saber es perjudicial  para los tontos.

Y también, si se quiere, de que sólo se puede distribuir o repartir aquello que se ha creado antes, sea miseria, sea riqueza.

Y también, si se quiere, de que no aprender las lecciones de la historia es una forma de contumacia o ignorancia invencible.

Y también, si se quiere, de que para luchar contra la explotación capitalista lo más inteligente es, muy posiblemente, empezar por dejarse explotar.

Y también, si se quiere, de que el capitalismo, al explotarnos, nos muestra y nos enseña el camino para liberarnos de la explotación capitalista.

Y también, si se quiere, de que el progreso, como la cultura, es suma ordenada, bien digerida y aprovechada de  conocimientos y experiencias.

Y también, si se quiere, de que el que retrocede, como el que siempre está empezando, probablemente  no conocerá la liberación.

Y también, si se quiere, de que la liberación debe ser el resultado de las aportaciones individuales y colectivas  de los liberandos.

 

Impresiones de un postimpresionista

La pluma cede la mano al pincel, el pincel cede la mano al pendrive y el pendrive, punta seca virtual, graba en la superficie opaca de mi memoria  contornos de figuras y objetos.

Aquí no hay ni aliento humano ni color local. Sólo bits y memes.

Desde mi ventana, la calle es una aguada de tonos otoñales. La lluvia, cortina translúcida, permite adivinar siluetas estáticas y siluetas en movimiento.

Sí, además de  ser cita de un entorno ausente y acaso nota a pie de página en el libro de una vida, esa calle plasma y traduce el  estado de ánimo que una impresión nostálgica e indeleble dejó  en un postimpresionista  .