Artículos de octubre de 2011

ver lista completa con cuerpos de artículos

El Estado de las autonomías contra el Estado del bienestar y más allá

A medida que avanza  el tiempo y nos acercamos a la ruina política y económica de España, me pregunto, cada vez con más angustia y más insistencia:

¿Seguirá empeñado  el   Gobierno de nuestra  nación  en  sacrificar el Estado del bienestar (sanidad, educación, sistema de pensiones,  seguro de desempleo y demás servicios públicos de carácter social y universal)   en aras del Estado de las autonomías con sus diecisiete administraciones cuasiestatales?

Dada esa situación y dado  ese  caso –a mi modo de ver, antesala del peor de los casos posibles–,  ¿exigirá Alemania, en nombre de la Eurozona, a España el desmantelamiento del sistema autonómico como condición necesaria para hacerse cargo de su deuda y proceder a su intervención-rescate?

¿Qué estratagema tiene/tendrá preparada la burguesía catalana para esa eventualidad/oportunidad?

¿Conseguirá –¡esta vez!– la  burguesía catalana   escapar por la puerta de atrás  y comparecer ante la Asamblea de Naciones Unidas con su   Declaración de Independencia de Cataluña y su proclamación del Estat Català?

¿Cuál será la actitud  de los españoles  ante esa situación y cada uno de sus episodios?

El Rey, Juan Carlos I de España, tiene la primera y la última palabra.

El español en el Santuario de la Salud, Sabadell

Escudriño con ojo minucioso y malicioso la inscripciones del templo destinadas a los feligreses. Todas están en vernáculo y sólo en vernáculo.

¿Todas? ¡No!

A un lado de   la puerta de entrada/salida descubro un pequeño receptáculo y junto a él , si la memoria no me traiciona, la palabra «limosnas».

Lo que sí recuerdo con bastante nitidez es que el receptáculo está protegido por un aviso que reza literal o casi literalmente: «No hay dinero».  «Aquí sólo está el automatismo».

Sinceramente me gustaría que alguien –por ejemplo, el cardenal y arzobispo de Barcelona, Martínez-Sistach,– rebatiera o confirmara mi declaración.  El santuario sigue en su sitio, junto al cementerio de la Salud.

 

 

 

 

12 de octubre de 2011

«España, cuenta conmigo».

Ramón Ibero

Embajadas catalanas

Según diversas fuentes consultadas, en junio de 2009 nuestras Comunidades Autónomas tenían más de doscientas representaciones en el extranjero.

De ellas, más de setenta correspondían a la Generalidad de Cataluña.

Estuvieran registradas como delegaciones comerciales o turísticas, para los españoles de pie en la calle eran embajadas y embajaditas o, si se quiere,  criptoembajadas y criptoembajaditas.

Naturalmente, ese número debía sumarse a los de embajadas y consulados de España en el mundo:  aprox. cien y quinientos, respectivamente. Cámaras de comercio, aparte.

Ahora  se  sabe y se dice  que un «delegado» de Cataluña en el extranjero se mete  anualmente en la butxaca (léase faltriquera) unos cien mil  euros  alemanes (sisas aparte),  mientras que el presupuesto destinado por la Generalidad a su presencia en el mundo  gira en torno a los veinticinco millones.

¿Crisis sistémica y/o estructural?

 

Duran i Lleida, el impostor de la Tierra Media

Nacido en la Franja, ya en tierras aragonesas, Duran i Lleida pertenece por deméritos propios a la burguesía catalana, dueña exclusiva del chiringuito conocido en este minifundio virtual con el nombre de Tanca catalana.

Miembro activo del establishment  arracimado en torno a la Generalidad y bautizado por el que suscribe con el nombre de  Rovell de l’ou, Duran  fue enviado por Pujol (en realidad, por su señora esposa, doña Marta, tras un largo y cariñoso pillow talk)  a los Madriles, capital del país vecino, donde, dada su condición de caradura,  venía desempeñando  el papel de  cara amable del separatismo burgués.

Por todo ello,  el hombre forma parte asimismo  de una superestructura opresora para  los más de cuatro millones de españoles, sólo españoles, que sobreviven y trabajan en Cataluña.

De ellos, unos doscientos mil son extremeños y en torno a los ochocientos mil son andaluces.

Esos extremeños y esos andaluces se pasan el día trabajando  (en la construcción, en servicios y poco más), mientras Duran, el de la Franja, y sus aliados ideológicos y políticos se dedican a gastar y  malgastar el dinero que les llega de Madrid en tramar  intrigas y conjuras  sin tregua ni descanso.

Dime, impostor, ¿cuánto cuesta montar una administración estatal propia, embajadas incluidas?

¿Y por qué eso, siendo delito, ni se tiene por delito ni se castiga?

Miserable, miserable.

Nota

Si es cierto que extremeños y andaluces tienen el PER, también lo es que los burgueses catalanes tienen para ellos, sólo para ellos, un multimillonario  Momium Cultural  con su igualmente multimillonario Palacio de la Música (en vernáculo, Palau de la Música Catalana).

El ministro de Justicia y ETA

En un Estado de derecho todos  los criminales deben ser tratados por igual como criminales. El ministro de Justicia lo sabe y sabe que está obligado a hacer que se cumpla la ley. No hacerlo es delito y puede llevar a la deslegitimación del Estado de derecho.

¿Han cometido crímenes los etarras? ¿Son criminales los etarras?

Contesta, Caamaño. Y cumple la ley.

Mediadores y soberanía nacional

A  mi entender,  la conferencia celebrada, días pasados, en San Sebastián por un grupo de sedicentes mediadores  puede verse, de una parte, como una intromisión indebida en los asuntos de un Estado soberano y, de otra  –justamente por eso–,  como  menoscabo doloso de la soberanía de ese mismo Estado.

No obstante, si, a partir de ese momento y ese punto, trazamos dos líneas que coincidan con  los cursos del corredor mediterráneo y el corredor atlántico, es posible que, en menos de diez años y antes de rebasar el muro de los Pirineos,  lleguemos a un escenario político en el que  España como nación haya cedido su solar histórico  a una federación y la soberanía nacional haya dejado de residir en el pueblo español en beneficio de un colectivo  plurinacional y/o  supranacional.

¿Fin de la historia de España? Es de temer que, una vez más, el futuro de España y los españoles se decida fuera de sus fronteras.

El catalán, lengua dominante

En una comunidad con dos lenguas, la lengua dominante es, lógicamente, la lengua de la  clase dominante.

En una sociedad con dos comunidades sociolingüísticas –caso de Cataluña–, la lengua dominante es la lengua de la comunidad dominante.

Aquí, el español, única lengua oficial en todo el territorio español  y lengua materna de aproximadamente  el cincuenta y cinco por ciento de los ciudadanos de Cataluña, es preterida por las autoridades autonómicas en beneficio del catalán, lengua hablada por algo así como el cuarenta y cinco por ciento de los ciudadanos de Cataluña y no oficial en el conjunto del Estado español.

Siendo así que, según la Constitución española de 1978 vigente en el Estado  español, todo ciudadano español tiene el derecho/obligación de conocer y hablar la lengua española,  cosa que no se dice de ninguna otra lengua, no es ni puede ser  conforme a Derecho que el catalán sea, con carácter exclusivo,  la lengua vehicular de la enseñanza en Cataluña, mientras que la inmersión en catalán es abiertamente delictiva por antinatural, coercitiva y excluyente.

Eso sí que es un casus belli.

 

 

El PSC y la Tanca catalana más allá de apalancamientos y margin calls

Dada mi condición de  administrador celoso de los haberes  de una unidad familiar o, stricto sensu,  de economista, me permito afirmar  que  una operación de  apalancamiento  consiste, más o menos,  en comprar algo, o en hacer ver que se compra algo,  con dinero que no se tiene, pero haciendo ver que se tiene.

Farol/fraude/añagaza. En otras palabras, economía especulativa en estado puro.

A causa de la actual  crisis  sistémica, economía incluida,  muchas  de las grandes operaciones de apalancamiento se han cerrado, se están cerrando o van a cerrarse  con descomunales agujeros, déficits y quiebras.

Un apalancamiento sui gneris en cadena, a cuenta de inventario,  es el  que han venido practicando y beneficiando –sí, beneficiando–, los dirigentes y subalternos del mal llamado Partido de los Socialistas de Cataluña o PSC durante décadas: recabar-recaudar y administrar votos españoles, que no son suyos, y endosárselos/vendérselos al PSOE y/o al Gobierno de España como votos catalanes/catalanistas, algo que nunca fueron.

Ahora, Olegario Ortega nos cuenta en fascículos/entregas/episodios la historia de ese fraude,  ejemplo de política especulativa en estado casi puro. Aviso o, si se quiere,  margin call.

¡Viva la madre que te parió!

Como no podía ser por menos, a la postre el PSC se ha quedado sin votos y sin crédito. Está bajo mínimos. Y con el culo al aire.

¿Terminará atrapado para siempre en la Tanca catalana  que los Maragalls, los Obiols, los  Salas et alii, miembros, todos ellos, del Partido Único de Cataluña, construyeron a modo de sótano de mazmorras, con la colaboración de prosélitos manumitidos como Montilla, Corbacho y Chacón,  para alojar en él a  los charnegos, sus hijos y los hijos de sus hijos a fin de que los catalanes pudieran tener  una democracia a su medida o, lo que es igual, para ellos y sólo para ellos?

La madre que los trujo.

 

Carme Chacón

Tú, que traicionaste a tu patria y a su ejército por encargo,

avergüénzate de haber nacido.

Firmado: Ramón Ibero