Artículos de junio de 2009

ver lista completa con cuerpos de artículos

UPyD en Europa

El Insomne se atrevería a definir a Rosa Díez como el icono taumatúrgico de una pequeña y aguerrida grey  de iconoclastas, escépticos y agnósticos, con algunos espíritus  creyentes y enemigos declarados del aborto y otros delitos/pecados mortales  contra la madre naturaleza  y, por lo tanto,  contra natura.

Hasta ahora, Rosa ha venido obrando a  diario el milagro de la unión.  ¿Palabra mágica?  España.

Además, en tiempo de elecciones  ha pasado a ser práctica  habitual y  devota llevar a la mujer  en procesión, de mítin en mítin, de polideportivo en polideportivo,  con el deseo y la  esperanza de recibir una abundante lluvia de votos.

Aunque no es miembro oficial de UPyD, el Insomne se tiene por fan y admirador  platónico,  otrora  platánico, de la lideresa por su acreditada vena española.

Y es que, a pesar de su edad, el Insomne, hombre de envergadura, sigue pensando que una mujer hermosa es siempre una Delikatesse.

Cierto, la primavera la sangre altera, pero  para él ya no es lo que era.

Ahora, recluido en este  Búnker de pladur por su mala cabeza,   el Insomne sigue a diario, en el  ordenador,  las  romerías, arengas,  happenings  y actuaciones  de su   estrella de la política.  En las cábalas realizadas  avant match los augures profesionales  auguran que Rosa Díez obtendrá un escaño en la Eurocámara. Mucho y  poco: mucho como punto de partida; poco como meta o punto de llegada.

El Insomne ha seguido la campaña con interés de aficionado avisé,  pero desde la barrera. No es  algo de lo que pueda enorgullecerse. Tanto menos cuanto que siempre ha criticado la falta de sentido práctico de sus compatriotas  y ha repetido cientos de veces  la receta de  Marx, el indigente, que rezaba: «Hasta ahora, los filósofos  se han dedicado a  describir el mundo», etcétera.

Estamos en la recta final de las elecciones  europeas.  El Insomne considera  que, en esa misma parcela,  Martínez Gorriarán ha mantenido una actitud digna, con un discurso sólido y coherente. La ideología como construcción orgánica y  muro de piedra sin fisuras ni  bujeros donde puedan anidar  aves de rapiña, aves carroñeras y reptiles.

En cuanto a Sosa, el catedrático de la pajarita y  el aire remotamente  wagneriano, el Insomne no dudaría en afirmar que perfil y pose están fuera de lugar si tomamos como encuadre y referencia  el paisaje  y el paisanaje de la meseta. Habrá que esperar a ver los resultados, pero el Insomne insiste en que, a su modo de ver, entender y pensar, la elección ha sido poco afortunada. Ni su imagen ni su actitud intelectual casan con la trascendencia de las elecciones y con la gravedad de la situación económica y política de España. Evidentemente, el Insomne habla por lo que ve y sabe de él.

La imagen de Rosa, en procesión profana,  obrará el milagro y el Insomne, aliviado en su dolencia, a la que  llama el mal de España, volverá a salir a la calle y a blasfemar como Dios manda.

Tanto más cuanto que influyentes lobbies y lobbistas han programado  para fecha próxima la vuelta de Vidal-Quadras al  ruedo ibérico de Cataluña.

Y es sabido que el físico atómico  siempre promete y da espectáculo. Lleno hasta la bandera.

La bandera de España,  of course, natürlich!

¿Sabe el lector que en catalán no hay manera de decir «por supuesto»?

De niños y niñerías

En alemán se dice coloquialmente que todo hombre adulto lleva, conserva, un niño en su interior: das Kind im Manne.  Normalmente ese niño queda ahí y va perdiendo presencia en términos absolutos  y relativos a medida que el individuo desarrolla su personalidad.

La personalidad puede entenderse como una máscara e incluso como una coraza. El desarrollo de la personalidad es, en realidad, una extroversión y una forma de alienación. La  persona adulta es un ser  dual,  escindido, esquizofrénico, necesariamente  falso.  Si los seres humanos no mintieran y engañaran, probablemente no podrían  vivir  y con toda seguridad no podrían convivir, al menos en la forma que conocemos.

Freud lo aprendió en la Biblia, concretamente en el relato mítico del pecado original. ¿He dicho mítico? Bueno, mítico en la forma.

El caso es que, según parece, el ser humano  que no se desarrolla debidamente en lo intelectual y no crece simultáneamente en lo espiritual  sigue siendo un  niño y, como tal,  permanece aferrado a su mundo, que es como un segundo útero.  Y, lógicamente, cualquiera que sea su edad, los conceptos y las figuras  que pueblan su imaginario son conceptos y figuras de   su infancia. Y, como no podía ser por menos,  los retratos y las descripciones que hace de los demás son retratos y descripciones de niños que en realidad son  él  mismo.

Por eso, y por otras muchas razones, el Insomne recuerda siempre   al ilustre profesor placentino de segunda enseñanza que, allá por los años de nuestra durísima e interminable  posguerra,   declamaba con voz solemne  desde lo alto de su tarima con pretensiones de cátedra:

«El que con infantes pernocta excrementado alborea».

Proyecto español para Cataluña

Después de  años de imposición, por una parte, y de opresión, por otra,  de acuerdo con una orientación clara y definida, se puede negar pero no ocultar que en Cataluña hay dos comunidades sociolingüísticas: una comunidad opresora y una comunidad oprimida.

La comunidad de lengua catalana, a pesar de ser minoritaria, monopoliza todas los órganos de representación democrática y mantiene a la comunidad de lengua española en una situación de opresión que, en estos momentos, llega al extremo de negar a sus miembros el derecho  a recibir enseñanza en su idioma e  incluso a usarlo libremente en la vida pública.

Estamos hablando del  español, único idioma constitucionalmente oficial en todo el territorio de soberanía española y sus instituciones.

La opresión a la que está sometida la  comunidad de lengua española de Cataluña y sus miembros es un atentado a la democracia y, dada la inoperancia del Gobierno de la nación y de sus instituciones jurídicas, empezando por el Tribunal Constitucional,  a los miembros de esa comunidad corresponde sublevarse contra tal  opresión y exigir la implantación de un régimen realmente democrático.

Para ello, el Insomne considera que  los miembros de esa comunidad deben unir sus esfuerzos y crear una fuerza política que, en el marco de la Constitución española y en el ámbito de la soberanía nacional, defienda democráticamente sus derechos democráticos, sin prestar atención a acusaciones de anticatalanismo, pues si hay algo anticatalán  es precisamente la opresión que el establishment arracimado en torno a la Generalidad ejerce sobre más de cuatro millones de ciudadanos de  Cataluña,  cifra  equivalente al cincuenta y cinco por ciento de su población.

De acuerdo con la visión del Insomne se trataría, pues, de formar un partido con tres corrientes principales, a saber: una corriente de izquierda en la línea del socialismo histórico, representado en este caso por Ágora Socialista y hombres como Antonio Robles, una corriente de centro izquierda defendida por el partido de Rosa Díez y una corriente de derechas con un PP  revitalizado y regenerado. Su dirección correspondería lógicamente a Vidal-Quadras.

En la práctica estas tres corrientes podrían actuar como partidos autónomos pero manteniendo la unión y la lealtad  para defender en caso necesario los intereses comunes y generales de toda la comunidad de lengua española.

Pregunta a los cuatro vientos: ¿no sería esa una respuesta mínimamente digna y adecuada  a  lo que han hecho los representantes políticos de la  comunidad de lengua catalana utilizando sistemáticamente  medios ilícitos  con fines inconfesables?

Miguel Durán, vidente y ciudadano

Tan pronto como se endosó el terno de ciudadano,  Miguel Durán, vidente de la ONCE, se miró en el espejo como para disimular y dar el pego, pero en seguida,  respondiendo a una indicación de su nuevo amo, el grumete Rivera, se volvió, puso los ojos en blanco y  gritó a una sombra  que se disponía a entrar en el Parlament de la mitad menos uno de los catalanes:

«¡Tránsfuga!».

El vidente, ahora en tareas de cancerbero,  estaba seguro de que  sombra y  allure correspondían a José Domingo,  representante parlamentario  del colectivo charnego de Cataluña y  como tal  adscrito  al Partido de los Ciudadanos.

Como si lo viera.

Pero el interpelado  no  se  dejó  engañar y siguió adelante.  Quería hablar  con el tesorero-contable de la poderosa y prestigiosa  institución para saber si seguía en  nómina,  convencido de que sus  enemigos y detractores  habían urdido una añagaza   para usurparle cargo y peculio.

El plan  del grumete Rivera, respaldado por su Ejecutiva como guardia de Corps, era una indecencia (en la  jerga democrática,  una obscenidad)  y, como tal, más propio de un  discípulo de Berlusconi o de Pujol que de un muchacho  mentalmente sano que frisa en los  treinta.

A los ojos del Insomne,  el Partido de los Ciudadanos es hoy, tras su desnaturalización, una estafa y como tal debería ser tratado por sus seguidores naturales, el colectivo de lengua española de Cataluña.

Las urnas nos lo dirán.

En cambio, el Insomne considera que, diferencias personales aparte, José Domingo se ha hecho acreedor al respeto y el agradecimiento de cuantos han decidido seguir siendo españoles en estas tierras. Sus veinticinco años de lucha en entidades ciudadanas, en la variante  autóctona de la kale borroka y en las instituciones falsamente democráticas de Cataluña lo demuestran y avalan con creces.

Frente a él, el grumete Rivera aparece a los ojos de este observador nunca imparcial, casi siempre leal, como un delincuente político por su ambición y por los medios que viene utilizando, mientras que el tal Durán se muestra  dispuesto a añadir un eslabón más a su curriculum como practicante-beneficiario de  actividades   que, por su naturaleza especulativa,  constituyen   una  de las vergüenzas del capitalismo.

Pregunta a los cuatro vientos: ¿por qué lo que empezó como movimiento popular y democrático ha pasado a ser coto de especuladores?

Obama: the great green hope

Lo  escribió Bécquer, poeta de su adolescencia, de muchas y muchos adolescentes en  una posguerra ominosa:  «Las esmeraldas son verdes, verde es  el color del que espera…»

El Insomne considera que Obama  es un político brillante, o sea, un actor con fuerza de convicción: se sabe el papel y,  como se lo sabe y le gusta, al revivirlo, lo vive.  No como Zapatero, el de la sonrisa cínica e intempestiva.  La sonrisa como mueca,   máscara y coraza.

Papel muy difícil, escena y escenario sumamente complicados, audiencia planetaria. En primera fila, árabes-musulmanes  de todas la jaimas y todas las aljamas, y, junto a ellos, oh milagro de la palabra,  judíos de todas las   diásporas.

Miientras tanto,  el descendiente de Ciro pide a Alá, por piedad,  una bomba atómica para imponer su  ley —la sharia— entre los fieles y los infieles,  entre los mortales muertos y los mortales vivos.

Los arenales del desierto, desde Tiro y Sidón hasta las rocas ciclópeas  de Afganistán, junto al techo del mundo, convertidos  en una trampa  inmensa con  miles de polvorines, armas nucleares incluidas.

Bin Laden y Aminayed quieren la guerra, la yihad, no la paz.

Es obligado pensar que,  antes de comparecer ante la humanidad,  Obama habló con Netanyahu y le dio seguridades de que Israel no será atacado y destruido.  Por supuesto, también habló  con los líderes árabo-musulmanes y consiguió calmarlos y aplacarlos. Y, sobre  todo, con los jeques del petróleo, señores de la paz y de la  guerra.

Con bombas atómicas o sin bombas atómicas, mil trescientos millones de musulmanes en pie de guerra no son una broma. Tampoco un espectáculo dominguero de kale borroka. Es una quinta columna formada por más de  la quinta parte de la humanidad,  chinos incluidos..

En América, su casa,  Obama tiene que hacer frente  ahora a una crisis económica que es más que una crisis económica; es una crisis compuesta de muchas crisis  inmensas  y simultáneas.

Pero, como el hombre parece tener una buena cabeza y está bien asesorado, mantiene el control mental, el menos mental, tal vez incluso efectivo, de la situación.  Su descripción  del panorama  es, como mínimo, plausible,    para muchos incluso convincente y esperanzadora.

Está en juego la paz del mundo,  su orden político,  su sistema económico,  un sistema económico que es a la vez   padre e hijo del capitalismo.

¿Hijo y padre?

El Insomne delira e imagina que podría estar en juego  la vida misma. Si todo empezó una vez, acaso podamos y debamos pensar que, cada vez,  todo empezará con: «En el principio era la palabra, y la palabra estaba con Dios».

Sí, Dios tiene la palabra.

A estas alturas de su historia, el ser humano como especie, como sociedad, es fruto de las estructuras que ha alumbrado, que alumbra cada día,  que alumbrará cada día  hasta que el Sol se apague y deje de alumbrarnos.

Obama está convencido de que Estados Unidos debe seguir dirigiendo el destino de la humanidad. Según él, de su salud depende  la  salud de la humanidad en su conjunto.

De momento, for the time being!

Pero también afirma —¿con la boca grande o la boca pequeña?—  que Estados Unidos debe cambiar y va a cambiar,  ha empezado a cambiar.

No habrá más  Guantánamos. Sólo guantanameras.  Con el espectro/fantasma —Gespenst!— de  Fidel   en Sierra Maestra o sin él.

Multiculturalidad, multilateralidad,  poligonía, polifonía  La humanidad como enjambre de enjambres.

A Estados Unidos le quedan diez, quince, veinte años de leadership mundial, peneplanetaria. Pero después del imperio no vendrá inexorable, fatalmente,  la ruina como vaticinó el pobre padre Marx sino,  con toda seguridad, un  orden superior.

Con capitalismo o sin capitalismo.

Según el Insomne, el capitalismo está inscrito en la selección natural, responde a su ley suprema, la ley del egoísmo definido como instinto de supervivencia.

El egoísmo es vida y la vida es inteligencia.

Para el Insomne, la historia no ha terminado, a lo sumo acaba de empezar. El socialismo es el reino, utópico en el tiempo, nunca quimérico, de la racionalidad.

A un vidente llamado  Hegel le fue dado adentrarse en el futuro y, de regreso, dejó escrito:  «Un día, todo lo real será racional. Ese mismo día, sólo lo racional será real».

Pregunta a los cuatro vientos: ¿alguien puede decirnos cómo será la sociedad que estamos a punto de alumbrar o, sin saberlo, ya hemos alumbrado?

Elecciones europeas, vísperas catalanas

El Insomne no tiene problema: su voz y su voto  son para Rosa, la mujer que lleva en la boca dos palabras y una idea: España,  unión.

Aquí no hay ni trampa ni cartón, ni doble juego ni doble lenguaje.

Lamentablemente, el primero de la lista de UPyD  habla de federalismo  y lo hace aquí y ahora, en tierra de fenicios, a orillas del mar de la Sargantana, y en tiempo de elecciones.

Un amigo le comenta al Insomne: «Es como si quisiera invalidar el mensaje de Rosa».

¡Vaya catedrático de los cojines!

Aunque es posible que no tenga ni datos ni conocimientos suficientes, el Insomne se inclina a ver ahí una discordancia formal, semántica, óntica y, por descontado, programática.

¿Programada?

Por lo que teme y barrunta, el Insomne considera que habría sido mejor y más seguro dejar al catedrático con su pajarita y su sombrero de ala ancha o ala corta,  y,  sencillamente,  sacar a Rosa  en procesión por los pueblos de España tantas veces como su imagen milagrera   hubiera  aguantado.

La práctica viene de lejos, como mínimo de los tiempos del Antiguo Testamento.

Y es sabido que la fe obra milagros.

Cierto, aquí  no hay fe, lo que hay es especulación y marketing.

Justamente eso es lo que está haciendo ahora  el broker Miguel Durán con la marca  Ciudadanos. El hombre aparece e interviene en los medios  —radio,  televisión prensa escrita—  y presenta su  programa con un lote de productos a la carta.

Tras el golpe de mano realizado  por el grumete Albert Rivera, de infausta memoria, tanto él como el divergente Duran i Lleida desaparecieron de la escena y dejaron que el  recién contratado   llevara a cabo su performance en la escena pública.   Y lo ha hecho.

¿Resultado? Incierto pero con posibilidades de éxito.

Con sus líderes enfrentados,  falta ver y saber cómo van a reaccionar los ciudadanos de la comunidad de lengua española de Cataluña que se mueven entre  las casas regionales y el PP, a la espera de un mensaje conjunto de  Vidal-Quadras,  Robles y  Rosa.

Aun así, los ciudadanos  saben lo que quieren. No es fácil darles gato por liebre, pero no cabe duda de que más de cuatro lo van a intentar. Para eso están los hombre de paja y los topos.

Y, hablando de topos, el profesor de Sabadell invitó al Insomne a realizar  una visita programada y guiada a su instituto, pero éste le invitó a su vez  a  que repitiera  sus declaraciones  en público,  de modo que todos los ciudadanos, incluidos los definidos como menores de edad intelectuales (die Unmündigen)  desde la Ilustración, pudieran leerlas. Además,  así quedaría constancia de ellas.

Como el profe ni aceptó la venenosa contrainvitación ni contestó a la  denuncia de una lectora de este blog, que le acusó de «mentir como un bellaco»,  el Insomne  piensa y escribe ahora:

El  profesor de Sabadell miente,
todos sabemos que miente,
él sabe que  todos sabemos que miente,
y. aun así, el profesor de Sabadell miente.

Como puede verse, niñerías. El Insomne lamenta la situación, pero debería ser más realista y recordar que nadie puede dar lo que no tiene.
Y, sin embargo, es la hora de la esperanza.

Pregunta a los cuatro vientos: ¿obrará Rosa el milagro de poner a su hombre en Europa?

Sí, creo.

Para cuando mañana sea hoy

Dos sentencias de Wittgenstein, ingeniero, matemático, filósofo,  pseudolingüista, maestro de escuela y recluta:

Primera:  los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo.

Segunda: aquello de lo que no se puede hablar lo mejor es silenciarlo.

El Insomne aprecia y  recuerda, no comparte, la primera sentencia, pues  considera que  podría/debería decir:  los límites de mi idiolecto son los límites de mi imaginario, y, viceversa, los límites de mi imaginario son los límites de mi idiolecto.

En cuanto a la segunda sentencia-consejo, tiene sus dudas, pero reconoce que, como norma de conducta, posee  sus ventajas prácticas, habida cuenta que, por ejemplo,  las realidades sociales asentadas en falsedades son realidades sociales.

En cualquier caso, el Insomne está dispuesto a respetar el precepto de Unamuno: «Quede para los muertos el deber de enterrar a sus muertos».

Pregunta a los cuatro vientos: ¿es que acaso alguien le ha dado vela en ese entierro?

Europa: epure si muove

Las elecciones de ayer, día 7, al Parlamento europeo nos han venido a recordar, por si fuera necesario, que Europa sigue viva, tal vez no tanto como en otras épocas, pero, al fin y al cabo, viva.

Y, como en los tiempos de Marx, un fantasma, Gespenst!, recorre sus campos, sólo que ahora es el fantasma de la derecha. La derecha, se dice estos días, ha arrasado a lo largo y a lo ancho del Viejo Continente.

En España, Zapatero empezó  por  fidelizar cautelarmente  a los parados de Andalucia y Extremadura para asegurarse su voto a perpetuidad y convertir lo que de suyo fue siempre un lastre en un factor positivo: el voto cautivo, eternamente cautivo, del parado de larga duración.

Eso no es socialismo, eso es perpetuación de la explotación y la dependencia. El socialismo es lucha por la vida, el socialismo es defensa a ultranza del puesto de trabajo.  La sopa boba es una trampa como todo  subsidio o toda ayuda que  da  lugar a un modus videndi degradado y degradante.

Pero el caso es que Zapatero, vencido ahora por  la última  corriente europea y el espíritu del momento, ha perdido estas elecciones, anticipo  acaso de las que vienen. Primer aviso.

La añagaza de la fidelización no le ha servido;  al menos, no le servido para salvarse;  todo lo más, para aminorar el batacazo.

El Insomne considera que debería aprender la lección y optar por políticas activas de creación de empleo, empleo real, productivo; no juego de cifras, baile de números, tocomocho contable de quita y pon.

Es sabido que cuando un delincuente descubre un filón no hay modo de hacerle trabajar como no sea en lo suyo, pues para él lo suyo siempre será trabajar.

No es fácil que Zapatero cambie y opte por pedir a los españoles,  incluidos los trabajadores,  sangre, sudor y lágrimas para combatir la crisis. Eso no es socialista, eso es explotación. Y, lo que es peor, con eso no se ganan elecciones.

Zapatero ha perdido las elecciones, la derecha las ha ganado

Europea sigue viva,  epure si muove.

Nuestro seudosocialista,  seudosocialdemócrta debería aprender la vieja lección: corruptio optimi, pessima.  La corrupción siempre es mala,   pero la peor corrupcón es la de los mejores.

Y los mejores deberían ser los que, de acuerdo con sus principios ideológicos, están  llamados a cambiar la sociedad a mejor.

En lugar de eso,  parece como si,  empezando por Zapatero, esos seudosocialistas  estuvieran empeñados en  enseñarnos a hacer trampas.

Pregunta a los cuatro vientos:  ¿y si ahora  Zapatero confesara que no tiene manera de salir de la crisis y que se va  para siempre?

Del Idióticon del Insomne: miembro, miembra; señorita, señora

Como en español mondo y lirondo el miembro por antonomasia es el  pene, al Insomne se le ha ocurrido que, con permiso de la señora Bibiana Aído, podríamos sustituir, al menos  en determinados usos y acepciones, el vocablo  miembra, más bien  malsonante y poco evocador,  por el de clítoris.  Con ello tendríamos, por ejemplo, que la señora ministra Bibiana Aído no sería ya la señora ministra  miembra, sino la señora ministra clítoris, tratamiento  sin duda más agradable al oído y a la imaginación de los miembros con miembro (activo o no activo).

El término tendría además  la ventaja de que  se podría utilizar como nombre común y nombre propio según personas,  casos y situaciones.

Seguimos en el ámbito de la sociolingüística, pero en otra parcela.

Ahora parece ser que la palabra señorita contiene en su forma connotaciones  sexistas (machistas), discriminatorias y veladamente ofensivas para la mujer.  Quienes así piensan dicen asimismo que una mujer es una mujer, independientemente de su edad,  y que el tratamiento que le corresponde y, en consecuencia, debe dársele es el de señora.

Por lo que el Insomne sabe y entiende, la idea proviene de Alemania, donde, con ese  mismo razonamiento/argumento,  hace algún tiempo se eliminó el histórico, distinguido y bellísimo diminutivo Fräulein para dejar Frau como fórmula única y universal.

La cosa tiene su gracia si pensamos que, efectivamente, a las mujeres no les gusta que las clasifiquen por razón de la  edad.

Pregunta a los cuatro vientos: ¿qué tratamiento preferirían las mujeres:  señora miembra o señora clítoris?

Más allá de Libertas y Ciudadanos

Concluidas las elecciones al Parlamento europeo, las cabezas pensantes de la comunidad de lengua española de Cataluña,  integrada por  más de cuatro millones de personas, han decidido reanudar la lucha en defensa de los derechos de ese colectivo y, muy concretamente, en defensa  de las organizaciones cívico-culturales y las  formaciones políticas creadas, apuntaladas y  mantenidas en pie  con mucho esfuerzo y muchos  sacrificios a lo largo de cuatro décadas, habida cuenta de  la  presión y la opresión  ejercidas sobre ellas  por el establishment catalanista.

Un establishment que, presidido por el Consejo Asesor de Cataluña o Sanedrín, tiene su base de sustentación en la  Generalidad con sus innumerables dependencias, agencias, delegaciones y subdelegaciones.

Y embajadas,

Un establishment que cuenta con una  estructura  estatal o cuasi estatal, puesta al servicio de una minoría que busca la independencia y la  soberanía nacional oprimiendo para ello a más de la mitad de la población de Cataluña.

Tras el golpe de mano de Albert Rivera al frente de Ciudadanos, el fracaso de Durán no parece haber sorprendido a nadie, ni siquiera al interfecto, pues él mismo confesó avant match que, cualquiera que fuera el resultado, seguiría al frente del partido o la coalición. .

Si el futuro de Durán y su proyecto es una incógnita, también lo es el futuro de Albert Rivera, el ambicioso  grumete que jugó a ser capitán de navío,  ¿navío de guerra?,  y se procuró una Ejecutiva que en realidad era una Guardia de Corps.

¿Alguien está tratando de copiar su  modelo?

Con Ejecutiva o sin Ejecutiva, Albert Rivera está ahora tan desnudo como el día que compareció ante la opinión pública en traje de Adán, pero con muchísimo menos crédito y, posiblemente,  aquejado por un fuerte  complejo  de culpa.

¿Complejo o conciencia de culpa?

En opinión del Insomne,  algo así como el ochenta por ciento  de los afiliados del Partido de los Ciudadanos pertenecen a Antonio Robles y José Domingo y los seguirán y los votarán, con independencia del partido por el que  los dos cómitres firmen y fichen,   sea éste Ciudadanos, UPyD o, por qué no, el PP de Vidal-Quadras.

Para entender lo que  decimos  es  imprescindible tener  en cuenta que  aquí y ahora no  está en juego  una ideología en abstracto sino   derechos democráticos y constitucionales muy concretos, empezando por el derecho a recibir instrucción en la lengua materna de ese colectivo  y cada uno de sus miembros.

UPyD es Rosa Díez y su aura.

Icono carismático y muy vulnerable, sumamente vulnerable, demasiado vulnerable.

Lamentablemente, el alcance de ese aura es limitado y hay regiones de España en las que, como Cataluña,  apenas se percibe por las barreras levantadas tan artificial como antidemocráticamente.

Diagnóstico del Insomne: precariedad de recursos humanos, precariedad de recursos materiales, precariedad de ideas.
Y, consecuentemente, prevalencia de la dictadura burguesa local-regional con nombre de nacionalismo.

Las cabezas pensantes de la comunidad española de Cataluña son conscientes de que la lucha será larga y dura.  El Sanedrín  controla la situación y lleva la iniciativa.

Ese mismo Sanedrín lleva la iniciativa en toda España y, simultáneamente, ha conseguido y consigue a diario  que nadie meta  las  narices en Cataluña y sus asuntos.

Prodigios de la perfidia.

Pregunta a los cuatro vientos: ¿por qué, a lo largo de la historia, los oprimidos se echan tantas veces en brazos de sus opresores?

La burbuja futbolística

Después de la triste experiencia que nos deparó  la burbuja inmobiliaria  al estallar y dar lugar a una crisis de proporciones supranacionales, crisis cuyas consecuencias han terminado pagando, como siempre, quienes menos culpa tenían, nos llegan a diario noticias de  que se está fraguando una burbuja futbolística de igual naturaleza, en cuanto fruto codiciado de la economía especulativa, y dimensiones  incluso equiparables a las de su predecesora y modelo.

Agotada la mina de la construcción, los brokers —buitres, tiburones y tahúres,  depredadores,  todos ellos,  de implacable dentellada— han fijado los ojos  en el fútbol y, tras comprobar que en esa parcela se mueven millones y millones de euros, han abandonado  el ladrillo y se han concentrado en la pelota.

Al Insomne se la antoja que el Gopbierno debería tomar cartas en el asunto, a través de las instancias competentes, e investigar desde un principio esas operaciones-transacciones en las que se mueven cientos de millones y evitar, en la medida de sus posibilidades,  una acumulación de fraudes y corrupciones como la que llevó a la crisis del ladrillo.

Habida cuenta de los precedentes existentes, conocidos de todos,  si se llegara ahora al mismo desenlace,  los ciudadanos tendrían derecho  y obligación de  culpar al Gobierno no sólo de no haber hecho nada para impedir la crisis sino incluso de haber procedido así a sabiendas.

Pregunta a los cuatro vientos: ¿tendrá pelotas el jefe de Gobierno para  jugar una vez más a la gallinita ciega y luego decir que todo ha sido obra de la codicia humana?

Rosa y su aura o el aura de la rosa

Después de deshacerse de cuantas trampas semánticas encuentra a su paso,  el Insomne cree  haber accedido al semen.  Composición de lugar:  Rosa y su aura. Fenómeno sociopolítico.

Sí, el fenómeno sociopolítico  Rosa es el de una figura humana y su aura. Dados los tiempos que vivimos y a falta de  una palabra mejor, el Insomne  define ese fenómeno como un partido político, un partido unionista,  el único partido unionista y por lo tanto integrador en esta España desvencijada y a punto de hundirse fatalmente   en la ciénaga de sus autonomías.

Autonomías y/o naciúnculas (del latín natiuncula).

El invento del siglo. Un Estado federal de pulsión-tracción centrífuga. En manos de los separatistas.

Que  venga el catedrático de Derecho administrativo y nos lo explique a la luz del modelo alemán.

De paso, que venga también Bismarck con su Realpolitik. ¿Necesitamos  un Canciller de Hierro?

Al Insomne le gustaría definir a Rosa y sus romeros  como un partido patriótico y español, pero los tiempos no se lo aconsejan;  ni se lo aconsejan ni se lo permiten.   Hoy, no pocos  españoles  se avergüenzan de ser españoles y prefieren que los llamen demócratas.  ¿El peor insulto?  ¡Fascista!   Fascista es hoy  lo que era  rojo y/o comunista en tiempos de Franco.  El Insomne fue entonces  rojo y ahora es fascista.

Oh tempora, oh mores!

Para llevar  adelante su proyecto  unionista, Rosa  deberá  vencer inercias y resistencias  locales y regionales de cuño atávico.  En Cataluña, el separatismo de los separatistas y el separatismo  de los separados. El primero se llama oficialmente nacionalismo;  el segundo,  falta de  conciencia nacional.

El Insomne considera que  para hacer valer su voluntad integradora   Rosa deberá potenciar  las líneas de fuerza nacionales y con ellas  levantar  los cotos  autonómicos   y sus corralitos económicos.

Cataluña es un coto/corralito con su correspondiente control aduanero.  Acceso restringido. Es parla català!

En la elaboración-ejecución de su proyecto, Rosa podría utilizar el modelo Gaudí.  Es, más o menos,  así:

Se sujetan  de un techo inclinado e irregular varias cuerdas  y, cuando cuelgan,  se unen sus puntas.   Ahí está  su punto de convergencia y su  centro de gravedad.

Si invertimos la posición de las cuerdas   y ponemos  el punto de convergencia y unión en  alto, tendremos un modelo integrador a partir de superficies irregulares y desiguales.

El invento se debe a  Antonio Gaudi, que  aplicó  su primera parte en la construcción de  edificios sustentados por columnas inclinadas.

En política, las líneas de fuerza deben proyectarse hacia arriba,  hasta vencer y  superar las   inercias y  las   resistencias de los localismos y los regionalismos. En realidad, eso deberían hacerlo sobre todo los dos partidos nacionales, pero,  dado que  tanto uno como otro  son deudores  de las burguesías periféricas, nacidas, recordémoslo, de la Revolución industrial, parece que Rosa y los suyos tendrán que  actuar en solitario,   por su cuenta y con todos los  riesgos a su cargo.

Si en las pasadas elecciones europeas Rosa cosechó resultados francamente prometedores en los Madriles, hasta ahora capital de todas las Autonomías, en Cataluña, una de ellas, su cuota o share ha sido decepcionante  (7%  y 1%  respectivamente).

Es lo que da la tierra.

Aquí, la comunidad de lengua española tendrá que agruparse y unir fuerzas.  Más de cuatro millones de personas, sometidas a un  estado de opresión (derecho de voto universal pero oferta electoral restringida y condicionada), reclaman un liderazgo fuerte y leal  que defienda sus derechos y les desvuelva la libertad  usurpada.

Mientras tanto,  ellos dicen:  «La Constitución se hace en Madrid, pero aquí la aplicamos nosotros».

Es la hora de los contactos, los acuerdos, los pactos   y las sinergias. El aura de la rosa no llega aquí con la debida fuerza. Las pasadas elecciones europeas  deberían ser a  la vez una llamada de alerta y un punto de partida.

Pregunta a los cuatro vientos:  ¿cómo es posible que más de cuatro millones de personas sean  despojadas de sus derechos constitucionales —entre ellos el derecho a recibir enseñanza en su lengua materna, la  lengua oficial—,    en un Estado de derecho  o, si se prefiere,  en una nación con  un régimen democrático?

Pepe Rubianes

Nunca le había visto actuar. Le conocía por alusiones y referencias indirectas.  Sus palabras sobre temas religiosos y sobre España habían hecho  que tuviera una opinión muy negativa de él.

Pero ahora que le he visto actuar en televisión,  tengo que rendirme  y reconocer que  era un genio en su especialidad, la parodia, la caricatura.

En mi opinión, el ser humano no sólo  tolera sino incluso celebra la transgresión de las convenciones sociales cuando, como en este caso,  esa transgresión está al servicio de una epifanía:  la contemplación del   arte como belleza, la belleza como realidad superior.

El rechazo que me inspira su actitud ante la religión y la unidad de España no consigue nublar mi razón, tanto menos cuanto que, después de oírle y escucharle, he llegado al convencimiento de que, a pesar de sus provocativos desplantes, Pepe Rubianes  no era mala persona.

En cualquier caso, como está escrito,  por mi parte y de mi parte,  de mortuis nihil nisi bonum.

Pregunta a los cuatro vientos: ¿saben  siempre los actores dónde termina la vida y dónde empieza el teatro?

Declaración de la Renta: ¿qué hacemos con la casilla de la Iglesia?

El Cardenal  Arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach,  parece estar más atento al dinero de los madrileños que  a las necesidades espirituales de la comunidad de lengua española de Cataluña, esa comunidad que, por rezar en la lengua de Teresa de Ávila, es unas veces  ignorada y otras  marginada  y perseguida por el establishment político-religioso del que forma parte este pastor de la Iglesia.

Consigna: hay que erradicar de Cataluña y por lo tanto también de sus iglesias el español,  idioma del país opresor.

Pregunta a los cuatro vientos: ¿es justo que el dinero que un contribuyente de lengua española residente en Cataluña  destina  a la Iglesia en la Declaración de la Renta vaya a parar  al clero catalán,  ese  clero que, además de discriminarlo, colabora activamente  en programas políticos destinados a erradicar  el idioma español de las iglesias de esta Comunidad Autónoma?

Irán: tribu y nación; sharia y democracia

El Insomne lee en algún sitio  que para los  habitantes del desierto  hay tribus, no naciones.  Y, como para comprender  a alguien hay que llegar a pensar con su cabeza y desde su cabeza,  él considera que,  si queremos comprender a los iraníes,  debemos tratar de reproducir sus procesos mentales y, a partir de ahí, procurar  pensar como ellos.

Comprender o entender  a alguien no significa estar necesariamente de acuerdo con él y tampoco darle la razón.

Por cierto, los iraníes no son árabes; son arios de religión mahometana. De hecho, su  régimen socio-político es la sharia, teocracia basada en el Corán.

Israel tiene derecho a vivir y sobrevivir pero no a asentar su seguridad en el enfrentamiento permanente  de los pueblos árabes-musulmanes provocado, fomentado y azuzado con todos los medios disponibles e imaginables.

Los países industrializados de Occidente, empezando por Estados Unidos e Israel, proporcionan  armas a los países árabes/musulmanes  con dos fines: con el fin de hacer negocio y con  el fin de que esos  pueblos se enfrenten entre sí y se aniquilen muturamente.

Por lo que el Insomne sabe, es un secreto a voces difundido por varios escritores y políticos judíos, pues, según dicen, es una de las claves de la seguridad de Israel y del control de Oriente Medio y sus reservas de petróleo por parte de Estados Unidos.

Además, cuando un país árabe decide emplear esas armas contra  quienes  se las han proporcionado, éstos van y destruyen no sólo  esas armas sino incluso las instalaciones militares que les son necesarias para sus proyectos.

Negocio redondo, porque ese pobre país árabe, u otro, u otro, volverá a repetir la operación y, con ella, la inversión.

Si los países industrializados, empezando por Estados Unidos e Israel, no hubieran suministrado las tecnologías y los técnicos  necesarios a Irán, Irán no estaría ahora en condiciones de fabricar armas nucleares por sí misma.

Pero, claro, primero está el negocio. Después, la eliminación preventiva de  la amenaza en nombre de la paz y la estabilidad mundial.

Para el Insomne, la situación surgida –¡provocada!— tras las elecciones iraníes tiene todo el tufo de una intromisión dolosa en los asuntos internos de un país soberano  por parte de varias potencias extranjeras. Y,  si eso es así, hay muchas probabilidades de que el tiro les salga por la culata, pues los musulmanes están ya sobre aviso y no parece que Obama vaya a ser capaz de engañarlos y venderles una guerra civil en nombre de la democracia.

Aun así,  el Insomne considera que Israel tiene derecho a vivir y sobrevivir.  Lo tiene difícil, sumamente difícil. A sus enemigos exteriores se suman los que tiene dentro de sus fronteras. En la actualidad,  el veinte por ciento de los israelíes son árabes. Con un crecimiento demográfico claramente favorable.  Extinguida la inmigración de los países del Este europeo,  Israel podría encontrarse con que, en cincuenta años, más de la mitad de su población fuera  árabe y musulmana.

Por muchas razones, el Insomne desea fervientemente que Israel sobreviva. Y sobrevivirá.

Dos preguntas a los cuatro vientos:
¿Tiene derecho Occidente a exportar su modelo político —la democracia parlamentaria— a pueblos de otra cultura e imponérselo por la fuerza?
¿Ha aprendido Obama las lecciones de Vietnam, Irak y Afganistán?

Claro, claro, Irán es otra cosa. Aquí y ahora  son ellos contra ellos.

UPyD Cataluña: de las europeas a las autonómicas

Es  humanamente lógico  y comprensible que, cuando alguien, en vez de ponerse al  servicio de una organización,  pretende que esa organización esté a su servicio,  se procure  un equipo de subalternos  ad hoc y, si es posible,  a su medida.

En definitiva, la talla  de aquel  nos da la talla de éstos y la talla de estos nos da la talla de aquel.

Nada nuevo bajo los cielos de la España autonómica.  Eso lo hacen por igual listos y tontos, políticos y empresarios,   gentes  ingentes de  izquierdas  y  de  derechas.

A partir de ahí es asimismo humanamente  lógico y comprensible  que ese equipo de subalternos —concebido y utilizado   como  Guardia de Corps—  esté atento a las órdenes y las  directrices de su amo y señor y que órdenes y directrices tengan que ver más con las ambiciones  personales de éste que con los intereses generales de la organización.

Quid pro quo:   tergiversación de   objetivos  e instrumentalización de  medios.

En la práctica, esa operación  hace que sean excluidos del organigrama todos aquellos elementos que, por exceso o por defecto, no responden a los designios  del planificador.

Con el agravante de que, de acuerdo con la experiencia, en la mayoría de casos  el excluido del organigrama  pasa a ser disidente y el disidente pasa a ser enemigo  declarado y activo de la formación o el partido. Y  como tal será presentado y estigmatizado.

En resumen: no es lo mismo un hombre para un proyecto  que un proyecto para un hombre. Y, por supuesto, no es lo mismo una rosa para un partido que un partido para Rosa.

En opinión del Insomne, lo ocurrido   últimamente en UPyD Cataluña ha sido una  tergiversación de objetivos y, a partir de ahí como consecuencia obligada,  una  eliminación/amputación de recursos humanos.

Esa situación, con sus dos errores básicos, se ha  puesto de manifiesto en las pasadas elecciones europeas. Los resultados han sido un retrato de la campaña,  la campaña ha sido un retrato de la planificación, la planificación ha sido un retrato del cerebro planificador.

El demiurgo.

El Insomne considera que  un partido político, mínime  si es  un partido pequeño pero ambicioso en sus objetivos, no puede permitirse errar reiteradamente   en la elección y fijación de sus objetivos   y/o  prescindir de alguna  de sus  fuerzas activas, habida cuenta que estas serán siempre exiguas e incluso insuficientes.

Él entiende que las formaciones políticas se nutren de las aportaciones voluntarias, siempre voluntarias, de sus afiliados.  En última instancia,  cada uno de ellos elige/decide la parcela y las condiciones en las que quiere colaborar. Todo lo que debe hacer es disparar cuando le digan y a donde le digan.

En este caso, los objetivos ya están fijados. De eso se cuida, con  celo y celosía,  el Consejo de los Gorriaranes, conocidos en el búnker de pladur y letra impresa como los Caballeros o Adalides de la Rosa.

En cuanto al fuego de fusilería, el Insomne,  viejo soldado  del Ejército español, considera que el secreto está en que todos disparen al mismo tiempo y en la misma dirección.

UPyD Cataluña puede  darse por satisfecha con los resultados de las elecciones europeas  si considera que ha salvado los muebles, aunque sea a cuenta de inventario.

Delante tiene unas elecciones autonómicas que pueden ser su gran oportunidad.  En ellas debería empezar a pensar, ya ahora, con criterios integradores  basados en la lealtad y la generosidad.

Se lo dice un   disidente, y es sabido que  disidentes y heterodoxos son, a menudo, defensores acérrimos de la ortodoxia.

Pregunta a los cuatro vientos: ¿saben los dirigentes de UPyD que el fuego concentrado en el tiempo y en el espacio puede obrar milagros  y hacer creer al enemigo que está no ante una jarca sino ante  un ejército de verdad?

Eta: muerte

Eta ha vuelto a matar, que es lo peor que mejor sabe hacer.

Durante gran parte de mi vida  la muerte fue para mí el gran agujero negro.  Me negaba a aceptarla y no conseguía entenderla.

Con el tiempo y gracias a la edad he acertado  a ver en ella el momento epifánico: el acceso a una transcendencia contemplada, ya ahora,  como universo de ideas sin tiempo ni espacio.

A lo largo de la vida me he  preguntado muchas veces si sería capaz de matar.

Pregunta a los cuatro vientos: ¿hay en mí un asesino al que no conozco?

José Burrull y Toni Farrés: la lealtad como traición; la traición como lealtad

Dos vidas, dos lecciones, una pregunta

José Burrull fue  desde su juventud un falangista convencido. Por su físico  —alto, rubio, ojos azules—  podía encarnar perfectamente el ideal  juvenil  del  nacionalsocialismo en la España de 1940.

Cuando lo conocí, Burrull era ya un hombre de edad, pero conservaba cierta apostura,  cierta dignidad   entre burguesa y joseantoniana. Sus ojos seguían siendo azules y su mirada seguía siendo  diáfana.

Para mí eso significaba que su patriotismo respondía a un sentimiento sincero y que el hombre se esforzaba en mantenerse fiel a su código de honor.

Dotado de una notable capacidad política, si Burrull no consiguió rebasar el ámbito local  y  acceder a esferas superiores, como  sin duda habría deseado, posiblemente fue más por falta de preparación que por falta de facultades intelectuales.

Aun así, gracias a su visión certera y realista de las situaciones y  las personas  consiguió  mantener el control sobre la   grey local  cuando esta,  aconductada y guiada por Josep Miquel Sanmiquel, inició el paso-traspaso desde  el antiguo régimen hasta  el prometedor catalanismo burgués.

Hombre del Opus y misa diaria,  Sanmiquel  fue durante muchos años el enlace solícito y solicitado por la oposición catalanista con los representantes del Movimiento instalados en el ayuntamiento de Sabadell  y después dirigió la hégira  de los miembros más conspicuos del conglomerado falangista a las playas de Convergencia, «on ara estiuejava la gent d’ordre».

Del Movimiento al  rovell de l’ou pasando por la iglesia  bendita y protectora  de San Félix.

A mi modo de ver,  estamos   ante esa religiosidad,   siempre supeditada a la ideología y en  definitiva a los intereses económicos,  que convierte el  amor al prójimo  en un sarcasmo.

Mas adelante, cuando  el régimen de Franco  estaba herido de muerte y los devotos feligreses de San Félix,  instalados   en la nueva capilla, tiraban de un Burrull ya anciano  invocando los  vínculos de la vieja  camaradería y la nueva  germanor,  él  procuró,  primero,  mantenerse fiel a  sus convicciones y, en última instancia, conciliar la lealtad falangista, su propia lealtad, con  la   ideología ahora  dominante.

No lo consiguió.

El  silencio que, una vez muerto, le dedicaron sus compañeros —¡nunca amigos!– de camisa azul  y acampada bajo las estrellas  ha sido para mí,   mortal pensante,  una de las lecciones más duras y sobrecogedoras de la vida, máxime toda vez que, como pude comprobar,  ese silencio, hecho de cobardía,  deslealtad y oportunismo, estaba  inspirado en el  instinto de supervivencia y era la respuesta servil a una consigna impartida por  los representantes del  nuevo orden sociopolítico  en el lenguaje de los mudos.

El lenguaje de los muertos.

A mi modo de ver,  José Burrull fue leal a sus ideales y esa lealtad suya,  esencialmente libre de connivencias y complicidades,  fue percibida e interpretada como una traición a Cataluña por los que, extinguido el régimen de Franco, se erigieron en valedores del catalanismo triunfante.

Silencio, pues, plenamente merecido.

________________________

Años setenta del siglo XX, el siglo de nuestras mejores vidas.  Desde la distancia, sumidos ya en la vejez,  años de lucha al servicio de algo que, al poseerlo,  nos poseía.

La aureola que envolvía la figura de Toni Farrés hizo que sintiera simpatía por él antes de conocerlo. Eran los tiempos de la rebelión suburbial y arrabalera contra el franquismo. Tiempos de heroísmo, heroísmo anónimo.

Tiempos gloriosos en los que el socialismo me llevó a soñar con una humanidad  inmortal:  seréis  como dioses.

Toni Farrés era el líder con cara y ojos, no anónimo, de los obreros y sindicalistas del Sabadell charnego.  Él los llevó a la victoria y ellos le hicieron su alcalde. Al menos eso creyeron, al menos durante unos años.

Pero, al parecer, el líder obrero tenía otros pensamientos,  otros proyectos.  Concluida la  etapa guerrera, revolucionaria,  española, el hombre  decidió probar  fortuna en la política parlamentaria de este pequeño país  y hacerse un lugar  en el establishment catalán.

A ser posible, debía ser en la izquierda, pero,  si no, donde fuera y con quien fuera.

Él estaba convencido de que sus méritos  daban  para eso y para mucho más.

Lo intentó  por los medios a su alcance. Con poco éxito, con menos éxito del que esperaba.

Ahora,  Farrés quería que se le viera y reconociera como un valor del catalanismo. Lo que había hecho, lo había hecho con la charnegada,  pero no  por la charnegada y tampoco para  la charnegada.  Lo había hecho por Cataluña y, concretamente, para su clase dirigente, a la que quería incorporarse, porque,  a su entender, él pertenecía a ella y, en cierto modo, ella le pertenecía  a él.

¿Qué otro catalán, proletario o burgués,  había estado en las barricadas arengando a  los obreros?

Pero el hecho es que, concluida la revuelta, el joven  y victorioso luchador  se dirigió  a los suyos y  los suyos no le recibieron.

Cabòries y cancamurrias.

Años después del incidente en las inmediaciones de la Plaza de Mercado de Sabadell, acaecido allá por los primeros años ochenta de ese siglo que ya es historia, encontré a Toni Farrés  en la Rambla, a la altura del edificio de los Sindicatos.

Me detuve ante él y le dije a palo seco: «Cuánta maldad tienes en el alma».

«Y tú más» me contestó sin inmutarse. Y siguió calle abajo.

En realidad, nunca supe cómo  era realmente  Toni Farrés. Intuiciones e inspiraciones aparte, lo que averigüé de  él me llegó por  amigos y/o conocidos suyos. Nunca accedí a la parte que me interesaba y  que habría deseado conocer. Nunca supe cómo pensaba,  cuál era su ideario, qué imágenes poblaban su imaginario, cómo conciliaba la revolución obrera con un catalanismo burgués y, por lo tanto, doblemente opresor, habida cuenta que era a la vez antiobrero y antiespañol.

Y, lo que es más triste y más grave, nunca supe si tenía capacidad para percibir esa dimensión intangible de la realidad,  llamada convencionalmente  espiritual,  que,  a mi modo de ver,  debe alentar en la cabeza de todo aquel que apuesta  por la utopía como reino  último, inexorable y glorioso de  la racionalidad.

A su muerte, Jordi Pujol, autoridad suprema del Sanedrín o Consejo Asesor de Cataluña,  le honró con su presencia  y le regaló una figura, modelada a su   imagen y semejanza,  para que se la endosara y,  una vez se la hubiera endosado,  pudiera entrar con todos los honores en la Casa Gran y en la historia del catalanismo.

¡Charnegos, fuera!

Pregunta a los cuatro vientos:  ¿siempre trata así la historia  a los miembros de la sociedad que en vida  la dirigieron y la formaron?

Aborto y socialismo: socialismo y aborto

A los ojos  y las entenderas del insomne, el aborto, en cuanto agresión dolosa a una vida con resultado consciente y deliberado  de muerte, es un delito contra natura y, como tal, contrario al socialismo.

El  socialismo, en cuanto proyecto de vida abierto al futuro y asentado en la  racionalidad,  es  esencialmente contrario al aborto.

El Insomne entiende que el aborto es más propio de la visión egoísta, cortoplacista y ajena a la espiritualidad en cuanto proyecto futuro que distingue al capitalismo.

La vida es vida en sí misma y para sí misma antes que vida al servicio de otras vidas.

Dos preguntas  a los cuatro vientos:
¿Tiene alguien  derecho a disponer de otra  vida sin tenerla debidamente  en cuenta?
¿Y si alguien lo hubiera hecho con la de él?

Irán: más islam, más Ahmadineyad

Aunque estuvieran detrás Israel y Estados Unidos  y estos dos países contaran con el apoyo, más o menos visible, de la vieja Europa e incluso de Rusia,  el resultado de la campaña era fácilmente previsible y vaticinable.

El islamismo y con él Ahmadineyad han salido reforzados. En el horizonte podemos ver o al menos imaginar cómo  se alza  a los cielos el hongo atómico.

La bomba atómica del islam está más cerca de convertirse en una amenazadora realidad.  Faltan, a lo sumo, tres años.  Tres años que serán una carrera contra reloj para  el bando árabe-musulmán y para el bando occidental dirigido unas veces por Estados Unidos y otras por Israel.

Cabe imaginar que nos estamos acercando a una crisis tan grave y tan peligrosa para la humanidad como la de los misiles soviéticos con destino a Cuba en los años sesenta del siglo pasado.

Personalmente me inclino a pensar que Israel agotará todos los medios a su alcance para impedir que Irán y con él el mundo árabe-musulmán consiga su propósito —tener una bomba atómica—, convencido de que eso equivaldría a una sentencia de muerte para el Estado de Israel y para la inmensa mayoría de los judíos.

Hay infinitas maneras de agravar el conflicto árabe-israelí pero hasta ahora no se ha encontrado prácticamente ninguna para solucionarlo o, al menos, aminorarlo.

En este caso, y ante la eventualidad/riesgo  de un nuevo holocausto, habrá que pensar en una solución impuesta por Naciones Unidas con el apoyo de los países más poderosos e influyentes.

Pero, además, esa solución tendrá que ser respetada por  los países árabes-musulmanes,  cosa que no es fácil de prever y asegurar.

Pregunta a los cuatro vientos: ¿cuáles serían las consecuencias de una guerra Irán-Israel para estos dos países y para el mundo?

Vicente Ferrer: ¿catalán, no catalán?

Según pudimos leer días pasados en La Vanguardia,  la Generalidad  decidió ignorar la muerte de Vicente Ferrer y, con ella, su figura  y su obra.

Humano, humanísimo,  nunca demasiado humano.

El Insomne se malicia  que  Pujol ben Gurión,  cabeza visible de las cien familias del Sanedrín, y Lluís Martínez  Sistach,  su Sumo Sacerdote,  consideraron que alguien que había puesto su vida al servicio de los menesterosos  no podía servir de modelo y  ejemplo a esos burgueses que han  convertido el amor al prójimo en un sarcasmo.

Tal condición—la de modelo y ejemplo—,  con los honores pertinentes, quedaba reservada a personajes  como Toni Farrés,  que, después de engañar y  utilizar a los obreros españoles  de las barriadas de Sabadell como carne de cañón, había entregado el poder a los descendientes de las cien familias.

Eso sí que es lealtad y heroísmo.

Y curioso, muy curioso, pues, mientras el seudocomunista y criptocatalanista Toni Farrés entraba en la Casa Gran y en la historia de Cataluña por la puerta grande, el ecuménico y por eso mismo heterodoxo Vicente Ferrer iba a hacer compañía al falangista José Burrull en la fosa común de los catalanes de infausta memoria.

Pregunta a los cuatro vientos: ¿qué dirá de Vicente Ferrer la Enciclopèdia Catalana en su próxima edición?

UPyD Cataluña ante su futuro

Parece ser que UPyD Cataluña sufre una nueva crisis, crisis bifronte: hacia dentro y hacia fuera.

En opinión del Insomne,  la crisis afecta simultáneamente a su organización interna y a su proyección social.

En su primera etapa, el Partido de los Ciudadanos recogió los sedimentos existentes en la comunidad de lengua española  de Cataluña,  sedimentos acumulados durante más  de  treinta años de lucha semiclandestina por entidades cívico-culturales como Asociación por la Tolerancia,  Cervantina,  Convivencia Cívica y otras.

La presentación del partido a cargo de un grupo de intelectuales hace ya más de dos años auguraba, de una parte, un futuro prometedor y, de otra, el fin de la dictadura encubierta implantada  por la burguesía barcelonesa  creadora, impulsora y beneficiaria de un ficticio  nacionalismo catalán.

Dinamitado el Partido de los Ciudadanos tras una guerra de todos contra todos escenificada en su seno pero promovida desde fuera por el  Partido Único de Cataluña,  parecía que había llegado la hora de UPyD  Cataluña.

Pero no ha sido  así.

A la vista de la realidad, el Insomne lamenta tener que confesar que,  en Cataluña, UPyD ha tenido siempre, incluso ahora,  menos implantación social que el Partido de los Ciudadanos.  Para él, eso significa  que ni ha sabido canalizar en su beneficio  la conciencia social existente ni cubrir el espacio  dejado por esta formación.

Dentro de esa línea,  la crisis que el partido  sufre ahora  acaso pueda y deba interpretarse  como consecuencia obligada de un desarrollo  a la vez  deficiente e insuficiente.

En su momento, el Insomne albergó esperanzas de que, en un futuro no lejano,   esta formación podría   satisfacer la demanda social  existente en Cataluña e incluso implantar no sólo aquí sino en el conjunto de España una manera  de hacer política basada en el modelo anglosajón, de acuerdo con el cual  los partidos políticos son estructuras económicas y  como tales deben regirse  por criterios de  eficacia y rentabilidad.

Lamentablemente,  hasta ahora,  la intervención  de un empresario hispano-suizo en la dirección de UPyD Cataluña  sólo ha servido  para que se haga  cargo del alquiler de la sede del Partido en Barcelona y promueva y organice  alguna iniciativa de carácter socio-empresarial, cuando de lo que se trataba era de  adoptar e implantar en la dirección del partido una mentalidad de cuño europeo y una gestión presidida por criterios de racionalidad económica.

Frustrado el proyecto, parece llegada la hora de los mediocres, mientras que en  esta pequeña parcela  la política vuelve a ser un juego de niños, pues  aquí,  como en otras manifestaciones sociales, cada uno aporta  lo que quiere pero siempre a partir de lo que tiene.

Aun así, como  la vida continúa, deseamos que UPyD Cataluña encuentre las fuerzas necesarias no sólo para superar la crisis actual  sino también  para  alcanzar una  implantación  que le permita llevar su mensaje al conjunto de la sociedad catalana.

Ese será el momento de la integración, de la acción conjunta y sobre todo de la generosidad.

Pregunta a los cuatro vientos:  ¿cabe pensar en una formación política que agrupe  todas las fuerzas vivas de la comunidad de lengua española de Cataluña?

196 Embajadas autonómicas 196

Leo con pasmo e indignación que las diecisiete Autonomías tienen en total 196 embajadas en todo el mundo, frente a las 119 del Gobierno central,  en un momento en el que hay más de cuatro millones de españoles en paro.

Resulta incomprensible, pero así es. Y aún más incomprensible e inadmisible resulta, al menos para mí, que el Gobierno lo consienta y deje que esas Autonomías sigan despilfarrando el dinero de los españoles, mientras  estos y la nación toda se van empobreciendo irremediablemente a marchas forzadas.

Pregunta a los cuatro vientos: ¿qué extraña maldición pesa sobre los españoles para no ver lo que están haciendo y dejando hacer con España?