Artículos de julio de 2009

ver lista completa con cuerpos de artículos

Cataluña: comunidad dominante, ideología dominante, lengua dominante; comunidad dominada, ideología dominada, lengua dominada

La situación  de Cataluña está entrando en el ámbito de lo irracional y, por irracional, inadmisible: la lengua oficial de España y los españoles, que ya ha sido  expulsada de las instancias político-administrativas  de esta Comunidad Autónoma, es expulsada ahora oficialmente  de sus  centros de enseñanza  gracias a la nueva Ley de Educación promulgada por su Parlamento.

Eso significa que se ha utilizado y se está utilizando la estructura del Estado para desmontar el Estado. Sin disparar un solo tiro; conculcando la ley, sólo conculcando la ley. Y, claro está, la Constitución oficial y teóricamente vigente.

En Cataluña, el español, lengua oficial de toda España y, por lo tanto, también de esta región, además de lengua materna de más de la mitad de sus ciudadanos,   está siendo barrido de toda la vida pública por una minoría desleal  que empezó pidiendo un estatuto de autonomía y ahora, basándose en ese estatuto, pide la independencia, una extraña forma de independencia, de acuerdo con la cual los catalanes podrán entrar y salir libremente de España, mientras que  los españoles no podrán entrar en Cataluña y, muchísimo menos,  ocupar cargos de cierta relevancia en su administración.

Para el Insomne lo más indignante de este proyecto es que los separatistas catalanes lo niegan todo cada día y cada día dan uno o varios pasos adelante.

Pregunta a los cuatro vientos: ¿hasta dónde llega el cinismo de unos y  la cobardía de otros?

Baltasar Porcel

En pago de sus servicios, Baltasar Porcel recibió en vida todos los premios literarios, paraliterarios y político-literarios que aquí, en las Tierras de Poniente, es fan i es desfan.

I la torna!

Como el hombre tenía dos lenguas, mascullaba el catalán y el español, y, consecuentemente, comía con dos cucharas y a dos carrillos.

Amanuense siempre  al servicio de la clase dominante, el Destino quiso que Baltasar Porcel pasara de los círculos próximos a la Falange al rovell de l’ou catalán/catalanista y que pronto  Pujol ben Gurión, presidente del Sanedrín y sus cien familias, le designara escriba particular y le asignara un estipendio vitalicio con cargo a la cuenta de la familia de los Ferrusolos, conocida en este minifundio virtual como la Cigronada.

Desde su columna diaria — columna blindada, of course! —  en La Vanguardia, el amanuense y escriba Porcel, nunca escritor y nunca periodista, cantaba las glorias de su protector con devoción y entrega.

Lealtad al servicio de la deslealtad, fórmula en la que, por supuesto, al susodicho nunca le faltaron las dosis pertinentes de colaboracionismo y complicidad.

Colaboracionismo con el enemigo madrileño, entre bourbon y bourbon; complicidad, hecha de elipsis y sobreentendidos.  Tu ja m’entens!

Farmacopea suprema, eterna e infalible  de los hijos de estas tierras y estas islas desde la arribada  de los fenicios.

Pregunta a los cuatro vientos: ¿qué no habría conseguido el tal Baltasar Porcel si, además de tener una pluma ágil, siempre dispuesta a la felonía leal por encargo, hubiera sabido escribir de algo o  alguien con coherencia lógica y   gramatical?

UPyD: más allá de los ritos

UPyD es por muchos conceptos un partido sui generis. Como no podía ser por menos, fue alumbrado por una mujer, pero, a diferencia de otras mujeres,  ésta, de nombre Rosa,  nunca quiso desprenderse de su criatura.  Hoy, a los dos años del alumbramiento, madre y  criatura son una  misma cosa:  UPyD.

Colaboradores, ayudantes y comadrones están ahí, pendientes de los  deseos (¿antojos?) de la buena señora.

Por lo que se ve y se sabe, aquí, más que un programa ideológico y un proyecto político, lo que  se ha creado es un repertorio de  medidas rituales. Cada dos o tres meses, sobre todo en tiempo de elecciones,  un equipo de costaleros saca en procesión a la buena  señora y con ella a hombros recorre los pueblos mayores de España y algunas de sus autonomías más hostiles.

Si la/le  dejan.

Bueno, cuando no le dejan montar el numerito, envía a un subalterno de pajarita y sombrero.

En opinión del Insomne, que lleva meses sin dormir a causa de UPyD y su futuro,  eso es hacer el ridi.

Pero si en los Madriles  los miembros del núcleo duro de UPyD se dedican a masturbarse el cacumen y montar inocuos e inicuos debates verbales, no seminales, aquí, en Cataluña, la situación es infinitamente más grave, pues, por no haber, no hay ni debate.

Nada de masturbaciones cacuménicas. Tampoco trifulcas. A lo sumo, algún golpe de daga a la fenicia.

Pero, como  la buena señora  Rosa no viene por aquí y su aura taumatúrgica no consigue traspasar el río de los iberos,  UPyD Cataluña es algo así como un inválido.

O un menesteroso.

Para colmo, parece  ser que,  llegado el verano, sus teóricos responsables han optado por dejarlo todo en reposo hasta que pasen los calores.

Uno, entre escéptico y esperanzado,  se pregunta   si para entonces la sede barcelonesa de UPyD seguirá en su sitio.

Confiemos en que la cosa —madre y criatura— aguante hasta el Congreso Nacional,  que,  contando con el permiso de la autoridad competente  y  si el tiempo no lo impide, se celebrará en el próximo otoño.

Pregunta a los cuatro vientos: ¿qué puede hacer por UPyD alguien que, ironías aparte, está seriamente preocupado por su futuro inmediato?

UPyD: pelando la cebolla

Hace algún tiempo, Günter Grass escribió el texto autobiográfico  Beim Häuten der Zwiebel, título que en español quedó en Pelando la cebolla

En sentido figurado, pelar la cebolla abarca, al menos a los ojos del Insomne, diversas formas de deconstrucción, deconstrucción que debe realizarse —-necesariamente— de fuera adentro y, a ser posible, en capas sucesivas y, por lo tanto, con un claro orden formal.

Una cosa es deconstrucción y otra cosa es destrucción.

Anyhow, pelando la cebolla sin parar, aunque sea con lágrimas en los ojos,  y deconstruyendo con orden y método  se llega siempre  al núcleo o corazón de la cebolla real o figurada.

En el caso de Günter Grass, a  la infancia, que es el punto de partida natural  de todo relato biográfico; en el caso del Insomne, al núcleo humano de UPyD, que  es la cebolla que le lleva de cabeza y le hace derramar lágrimas como si fuera un pinche de cocina.

El  núcleo humano de UPyD es Rosa Díez, conocida en este minifundio virtual con el amable sobrenombre de la  Santa pecadora.

Como el Insomne, siempre respetuoso con las mujeres,  no puede imaginar   una UPyD sin Rosa, considera que una posible —¿deseable, necesaria?—   deconstrucción-limpieza-saneamiento  de esta formación debe respetar en todos los supuestos la persona y la presencia de  la Santa pecadora, y no sólo por su aura  de icono taumatúrgico en nuestra descreída democracia  sino también y sobre todo por su condición de madre: ella alumbró la criatura.

De hecho, la criatura lleva su sangre y, en cierto modo, también su nombre.

Él considera que la deconstrucción-limpieza-saneamiento  de UPyD  debe afectar básicamente  a las capas estructurales y, como vive y sobrevive  en Cataluña,  periféricas.

Precisamente, la capa catalana de UPyD  está en manos no de un político  full time sino de un ángel de la guarda con alma y maneras de samaritano.  Dados los tiempos que atravesamos, eso hace que  su parroquia esté  bastante desorientada, circunstancia que el llamado Partido Único de Cataluña viene aprovechando desde hace meses  para introducir  agentes y colocarlos en puestos con alto valor estratégico.

Pregunta a los cuatro vientos:  ¿qué quedará del mensaje de la Santa pecadora en Cataluña si aquí ese mensaje, ya sin halo ni aura,  es transmitido-retransmitido por agentes de Pujol, Montilla y Carod-Rovira?

Evidentemente, para eso no hace falta pelar la cebolla; basta con dejar que se pudra.

UPyD: Gorriarán y los disidentes

El filósofo Aristóteles, el mejor en su fin, nos enseñó hace siglos  que el ser humano es social por naturaleza.

Ahora, el filósofo Carlos Martínez Gorriarán, valedor de la ortodoxia en UPyD, nos dice, más o menos, que, en las sociedades modernas y concretamente en sus organizaciones políticas, ese mismo ser humano tiende inexorablemente  a la conflictividad.

Conflictividad social, conflictividad permanente. Sísifo y Procusto.

El Insomne, aprendiz de filósofo,  considera  que los dos tienen razón, pero sólo en parte o, si se quiere, con matizaciones.

A su entender, el ser humano antes que social fue gregario:  primero fue un animal gregario;  después fue un ser racional y  social. Y, si es cierto que, ahora, una vez integrado en un grupo,  tiende a la conflictividad, también lo es que, como demuestra su misma supervivencia, rara vez rompe la baraja.

La supervivencia es compromiso.

El socialdarwinista Martin Heidegger dejó escrito: «Al ser humano le va el ser en el ser».

Y él lo sabe.

Aquí, el punto de partida y de llegada a tener siempre en cuenta es, a todas luces, que un organismo vivo requiere siempre una determinada tensión interna. Pero esa tensión debe mantenerse en todo momento dentro de ciertos límites para que, de una parte, haya vida y actividad y, de otra, el exceso de tensión no  haga saltar por los aires el organismo.

El insomne se atreve a decir que el responsable de organización de un partido político  no sólo debe estar atento a que se mantega la ortodoxia sino también, y en la misma medida,  tratar de  encauzar las fuerzas  generadoras de tensiones para que éstas estén sometidas a la tensión adecuada al organismo y de ese modo se mantenga el indirizzo entendido como orientación al fin perseguido.

Sin tensión no hay vida o, si se prefiere,  no hay vida sin tesión.

En ese sentido, el Insomne considera que UPyD necesita, antes que pragmáticas y llamadas al orden,  una declaración de principios en la que se exponga claramente, en positivo,  el objetivo social que se persigue y los medios con los que se pretende alcanzar ese objetivo.

Nos referimos, claro está, a su estructura funcional u operativa.

En principio, ahí, en esa estructura,   debe haber sitio para todos, porque, además de tratarse de un partido pequeño falto de brazos y cerebros,   a todos sus miembros les va  el ser en el proyecto.

Palabra de Heidegger.

Pregunta a los cuatro vientos: ¿no es cierto que en la era de la globalización el que no se integra no se adapta y que los  que ni se integran ni se adaptan no tienen posibilidad de sobrevivir?

UPyD: democracia externa y democracia interna; táctica y estrategia

El Insomne entiende que los partidos políticos  de origen popular y  democrático,    quiere decir  los que nacen en cierto modo por generación espontánea en las capas inferiores de la sociedad, sin contar previamente con una superestructura socio-política a modo de cúpula protectora y tampoco con un pool económico que los financie y les  asegure a priori una determinada cuota de mercado (mercado electoral =  mercado financiero), ni  pueden  ni deben adoptar en su funcionamiento interno patrones total y absolutamente democráticos  por la sencilla razón de que, en ese supuesto —democracia externa más democracia interna —,  no serán mínimamente operativos.

En tales  situaciones parece racionalmente obligado sacrificar (¿parcial, temporalmente?)  la táctica en aras de la estrategia,  el método en función del objetivo  final y capital.

Pero ese compromiso vehicular sólo será posible cuando en el seno del partido exista un acuerdo claramente mayoritario —sentido, no escrito—,  sobre prioridades.

En sentido inverso, si se produce esa situación y  no existe un  consenso superior en la militancia,   el partido corre peligro de entrar en crisis e incluso de llegar a la desintegración después de pasar por el calvario del caos.

Ahí está el amargo  secreto  de muchas de nuestras frustradas ilusiones.

Sin necesidad de enemigo exterior.

Pregunta a los cuatro vientos:  ¿cuántas veces se ha producido esa conflictiva situación en los  sindicatos, los movimientos populares y los  partidos de izquierda a lo largo de la historia?

UPyD: Rosa y el Consejo de los Gorriaranes

De acuerdo con el modo de ver y pensar del Insomne,  ha sido el Consejo de los Gorriaranes el que ha impuesto a Rosa, no Rosa la que se ha impuesto al Consejo de los Gorriaranes.

¿Y por qué ha apoyado e impuesto a Rosa el Consejo de lo Gorriaranes?

En primer lugar —siempre en opinión de este Insomne—,  porque respondía a su ideario político. UPyD es una formación española de cuño vasco.  Además, Rosa era/es un icono político ya fabricado, a punto para ser beneficiado.

El   Consejo de los Gorriaranes beneficia la imagen de Rosa, y ésta  ocupa su sitial, no trono, sin apartarse de la  línea ni desvariar.

Que es mucho en la España de las Pajines y las Chaconas.

La auctoritas le ha sido concedida graciosamente, pero la buena señora hace honor a ella con su lealtad y su coherencia.

¿Dirigida, teledirigida? En cualquier caso, coherencia ideológica, coherencia lógica.

Preguntas a los cuatro vientos: ¿qué sería de Rosa sin UPyD? ¿Qué sería de UPyD sin Rosa?

UPyD: crisis fundacional, no crisis de crecimiento

Hay dirigentes sin partido político,  no partidos políticos sin dirigentes.  Hasta ahora.   Normalmente, el dirigente se incorpora a un partido político  en el momento de su fundación o en el curso de su desarrollo.  Rara vez cuando se halla en fase de extinción, nunca cuando ya se ha extinguido.

En cualquier caso, los dirigentes de un partido político democrático son función de éste, no a la inversa.

En democracia, el dirigente debe servir al partido, no el partido al dirigente. Y, siguiendo esa línea, que es una línea de retroalimentación o feed back, el partido debe servir al colectivo de sus militantes,  cuyas inquietudes sociales y políticas encarna, representa y, en el mejor de los casos,  impulsa y defiende.

En opinión del Insomne, en el caso de UPyD las cosas ni han sido ni son así.  Primero fue Rosa, después el partido.

Pero, además,  Rosa ni fue ni es una dirigente cualquiera  sino la encarnación del partido o, al menos,  de su ideología.  Desde el principio, y así sigue siendo.

Evidentemente, el núcleo duro del partido —bautizado en este minifundio virtual con el nombre de Consejo de los Gorriaranes— puede negarlo,  y con todo derecho.  Incluso cabe la posibilidad de que tenga razón.

Pero, como  el Insomne viene predicando desde hace tiempo,  «las realidades sociales asentadas sobre falsedades son realidades sociales».

Aquí lo que vale y cuenta es la percepción social, no la verdad  objetiva.

Por todo ello  parece que  UPyD debería completar su desarrollo hasta tener y consolidar  su propio  espacio ideológico, su programa socio-político  y su estructura organizativa y  constituirse en  un cuerpo  equilibrado, completo y maduro.

Eso significa en concreto  que  UPyD debería dejar de ser el Partido-predio  de Rosa Díez,  aunque sólo sea  en aras de su supervivencia, pues escrito está: «Objetivo visto, objetivo destruido».

En un partido político democrático y bien constituido todos son útiles;  nadie,  imprescindible.

Pregunta a los cuatro vientos:  ¿aprovechará UPyD el apoyo de la disidencia para superar la etapa uterina o fundacional y transformar la crisis actual en un impulso que le permita alcanzar la  plena madurez orgánica y democrática?

UPyD: ¿fecha de caducidad?

Rosa Díez ha afirmado literalmente  en varias ocasiones  que UPyD tiene «fecha de caducidad».  Una de esas ocasiones fue el primer aniversario de la fundación del partido:  octubre de 2008,  Circo Price, Madrid.

El Insomne considera que si hasta ahora  la dirigente de UPyD estaba obligada, por lealtad y coherencia, a dar una explicación sobre el  particular,  en estos momentos lo está aún más, pues es muy  posible  que muchos afiliados, seguidores y simpatizantes relacionen  esa fecha de caducidad con una muerte anunciada, concepto afín y, en este caso, tal vez complementario.

Y fatídico.

A nuestro entender, la Dirección del partido debería  ofrecer cuanto antes una  exposición razonada   de sus actividades en el espacio y en  el tiempo hasta llegar a esa fecha y las causas  de la  caducidad.

Y, de paso,  aprovechar la coyuntura como una   razón de  más para completar el desarrollo programático  que UPyD tiene pendiente.

Pregunta a los cuatro vientos: ¿es lógico que se hable de fecha de caducidad e incluso de muerte anunciada con relación a un partido político,   sin que, con anterioridad,  éste haya  desarrollado plenamente    su programa de actividades ni  haya expuesto  públicamente las razones de tal  decisión?

Financiación: la hora de los fenicios

El hecho es que la financiación de las Autonomías, asunto económico en sí mismo por su naturaleza, se ha convertido en asunto criptopolítico gracias a la ingenua perfidia de un vil zapatero metido a mercader y dispuesto a mercadear con  los mercaderes fenicios, representados por el carallot Puigcercós, los haberes de los españoles.

Ahí están los dos, maquinando trapisondas  de tú a tú, de tahúr a tahúr.  Omertà.

¿De Estado a Estado?

En cualquier caso, biilateralidad. España-Cataluña.  Hoy en el cuarto oscuro del Parlamento; mañana, en el campo de fútbol.  Naturalmente, el Camp Nou. Barcelona, Barcelona.

Las demás Comunidades Autónomas, en la plaza. Mirando al reloj, esperando la fumata.

Para ellas será  la pedrea.

Esto es una lotería con la máquina trucada,  los números marcados, los premios adjudicados. Sólo hay que cantarlos.  Pantomima.

Miserables, miserables.

Preguntas a los cuatro vientos:
¿Hasta dónde llega la indignidad de nuestros gobiernantes y el aguante de los españoles, aguante que también es una forma de indignidad?
¿Es cierto, como dice el Insomne, que el  verdadero precio del apoyo de los fenicios al vil zapatero es la aprobación literal del Estatuto de Cataluña?

Mañana, la independencia.

Acción política en Cataluña: más allá de Ciudadanos y UPyD

Una vez digerida  y asimilada la experiencia de Ciudadanos y UPyD Cataluña, parece obligado, tras un período de reflexión,  recuperación y reorganización, montar nuevas estrategias y fijar nuevos objetivos.

En realidad, el  objetivo capital  es siempre el mismo: defender los derechos de los miembros de la comunidad de lengua española de Cataluña y quebrar  la opresión ejercida por la minoría catalanoseparatista, hoy dueña absoluta de las instancias de representación ciudadana de esta Autonomía.

Lo hemos dicho mil veces y lo repetimos ahora. En  Cataluña hay dos comunidades sociolingüísticas: una comunidad minoritaria y opresora, la catalanohablante,  y una comunidad mayoritaria y oprimida, la castellanohablante.

Toda ley  estatal y/o autonómica referida a Cataluña  debe respetar esa realidad  —la existencia de dos comunidades sociolingüísticas— y defender en condiciones de igualdad los derechos de las  dos comunidades y sus miembros respectivos.

El Tribunal Constitucional debe saber que todas las leyes promulgadas por el Parlamento de Cataluña desde su creación son ilegítimas, pues ese Parlamento representa exclusivamente a la comunidad de lengua catalana  y en definitiva defiende únicamente los derechos de dicha comunidad, en detrimento de la comunidad de lengua española, que para colmo de injusticias y aberraciones, es mayoritaria.

De hecho, la comunidad de lengua española de Cataluña  no tiene representación en ninguna de las instituciones autonómicas  por la sencilla razón de que no se reconoce su existencia a pesar de ser mayoritaria.

Acciones como la montada ahora por un total de quince asociaciones cívicas de Cataluña contra la LEC pueden marcar la nueva línea de combate para  hacer frente al persistente empeño del Partido Único de Cataluña en destruir todo foco que se oponga a su opresión y  a su proceso de catalanización forzada de la población de esta Comunidad Autónoma.

Tales acciones conjuntas, convocadas periódicamente a ser posible por dirigentes anónimos,  pueden constituir el principio de una nueva estrategia contra el opresor establishment catalanista tras la experiencia, parcialmente alentadora y parcialmente fallida,  de Ciudadanos y UPyD Cataluña.

Pregunta a los cuatro vientos: ¿conseguirá el establishment catalanista mantener indefinidamente su opresión, en nombre de la ley y la democracia, sobre más de la mitad de la población de esta Comunidad Autónoma?

UPyD Cataluña: lo que pudo ser y no fue

La situación en la que se encuentra actualmente UPyD Cataluña es un reflejo de  su  gestión, de la misma manera que su gestión es un reflejo de su dirección.

Alguien dijo que el ser humano es lo que piensa.

Para ser exactos tal vez deberíamos decir que el ser humano es lo que piensa y lo que hace. Ahí está el reflejo y el retrato de todo aquel que, provisto de una cabeza y un cuerpo, navega por este mundo, sea una parcela tan pequeña como  la naciúncula (del latín natiuncula) catalana  o un universo tan grande,  tan irreal y tan caótico  como  el imaginario de un loco.

A la vista de lo que ve y de lo que  lee, sobre todo de lo que  lee, el Insomne lamenta tener que escribir que UPyD Cataluña se encuentra en la  línea que lleva a la extinción.

Aunque le gustaría equivocarse, sabe que nadie puede dar lo que no tiene. Así consta en los libros.

En cualquier caso, la  situación de UPyD Cataluña no permite abrigar grandes esperanzas, tampoco hacerse ilusiones, al menos a corto plazo.

A todos nos cuesta aceptar ciertas realidades, pero,  como ese  escenario se  ha producido y reproducido  tantas veces…,

tenemos derecho a hablar no sólo de una «fecha de caducidad», palabra de  Rosa, sino también de una «muerte anunciada»,  palabra de novelista.

Muerte anunciada, no deseada, tampoco inevitable.

Indocumentados, analfabetos funcionales y niños de pecho  parecen  empeñados en que así sea.

La activa colonia de topos instalada en el seno de la formación  y dirigida desde fuera por el Partido Único de Cataluña hará el resto: convertir UPyD Cataluña en lo contrario de lo que debió ser.

O, si se prefiere, de lo que pudo ser y no fue.

Aun así, estamos seguros de que alguien recogerá el testigo.

Pregunta a los cuatro vientos: ¿habrá una nueva oportunidad?

España: ¿nación-Estado o federación?

Para el Insomne  la historia de España es la genealogía de un pueblo que, formado inicialmente por varios pueblos,  busca la unidad y se constituye en nación-Estado tras una guerra de la independencia que durará  ocho siglos.

Sí, para este hijo de la Carpetovetónica, la Reconquista fue nuestra  guerra de la Independencia. La victoria sobre los musulmanes determina el fin de la dispersión y el nacimiento de España como unidad política. Y Estado moderno.

¿O no?

Desde entonces, España ha sido una nación-Estado. En su historia no hay precedentes reales de algo que se parezca al federalismo.

¿O sí?

De acuerdo con lo que el Insomne sabe, la federación es siempre el resultado de un proceso político integrador,  de fuera adentro.

¿O no?

No hay procesos federales, federalizantes o similares  desintegradores,  de dentro afuera.

¿O sí?

Cada nación tiene su genealogía, que es su historia, y esa genealogía, que determina su idiosincrasia y es determinada   por ella  —en este caso, España como nación-Estado—,  fija el régimen político, unitario o federal.

¿O no?

Pereguntas a los cuatro vientos: ¿ha habido en la historia universal procesos federales y/o federalizantes de dentro afuera? En caso afirmativo, ¿dónde, cuándo, cómo y por qué? Y, sobre todo,  ¿cómo han terminado?

Nota aclaratoria

Como para el Insomne la Reconquista fue nuestra guerra de la Independencia, en cuanto que de ella surge España como nación-Estado unitario, la guerra de 1808 contra los franceses fue una guerra de Liberación. A lo sumo, una segunda guerra de la Independencia.

Mikel Buesa: con la música a otra parte

El Insomne confiesa  que sabe  muy poco de Mikel Buesa. Consulta su blog. Concretamente, «Una conversación con los lectores de Diario Crítico». Nivel bajo. No le sirve. Tiene  que averiguar de primera mano quién es realmente  Mikel Buesa, qué piensa,  cómo piensa.

Ya lo tiene. Es economista y, si es economista, seguro que le gustan los números o, más exactamente, las matemáticas.

Y, como al Insomne le consta que  matemáticas y música aparecen a menudo hermanadas en una misma persona,

pregunta a los cuatro vientos: ¿qué tal anda de oído musical Mikel Buesa?

Me explico.

El Insomne ha llegado por vía empírica al convencimiento de que el sentido musical del ser humano guarda   una estrecha relación con su sensibilidad para comprender personas y situaciones, y, consecuentemente, para adaptarse a ellas.

Por lo tanto, según  él, sin sentido musical no hay adaptación posible por la sencilla razón de que no hay capacidad de adaptación.

Homo politicus, Procusto procusteado

Procusto, personaje mitológico cuyo nombre significaba originalmente «el que estira», ha pasado a la historia de la cultura occidental como protagonista de una leyenda de la que existen unas cuantas  versiones.

La leyenda del lecho de Procusto.

Según una de las  versiones, el gigantesco y perverso Procusto, de profesión  posadero, tenía un lecho en el que obligaba a yacer a su cliente de turno. Si  éste era demasiado grande  para las medidas del  lecho, le cortaba los pies;  si, por el contrario, era demasiado pequeño, lo descoyuntaba y le estiraba el cuerpo hasta que diera  la talla requerida.

Al parecer,  Teseo, hermanastro del sádico Procusto,  le aplicó una de las dos modalidades practicadas por éste, pues, tras tenderlo en el lecho,  le cortó la cabeza y las extremidades inferiores para que su cuerpo se ajustara  a las medidas del catre.

Así, a la postre, Procusto también tuvo su lecho de Procusto.

Hoy se califica como  procústeo el criterio que exige que alguien se someta, sin apelación posible,  al marco en el que debe actuar.

A partir de ahí,  el Insomne se ha tomado la licencia  de  utilizar, dentro del mismo espacio semántico,  el verbo procustear y el sustantivo procusteador, de indudable utilidad pública.

Pregunta a los cuatro vientos:  ¿saben los actuales  Procustos y procusteadores de la política española que corren el riesgo de  terminar procusteados por procedimientos procústeos?

El catalán, lengua minoritaria

Por mucho que se empeñen las fuerzas vivas del catalanismo,  el catalán es una lengua minoritaria y, de acuerdo con esta premisa,  sus posibilidades de implantación y expansión, aunque sea por vía coercitiva, son y serán  siempre limitadas.

Para el individuo, pertenecer a una cultura con una lengua minoritaria es casi siempre un handicap o, más exactamente, una  grave  limitación social y profesional,  algo que las autoridades catalanas tratan de ocultar, paliar e incluso compensar con   beneficios e incentivos.

Aunque se considere catalanohblantes a los siete millones y medio  de habitantes que, aproximadamente, tiene ahora  Cataluña y se pretenda garantizar un trabajo estable  a todo aquel que hable catalán, la realidad terminará imponiéndose y tirando por tierra esos y otros postulados difundidos por las autoridades de esta Comunidad Autónoma.

Como nos demuestra la historia, las situaciones sociales impuestas por decreto son insostenibles a la corta o a la larga,  pues no hay fuerza humana capaz de  contener indefinidamente el curso  de los acontecimientos y la evolución natural   de la sociedad.

Las personas deberían procurar ser conscientes de las consecuencias de experimentos de ingeniería social como el que   está llevando a cabo la Generalidad de Cataluña.

Las generaciones futuras sufrirán de lleno las consecuencias de medidas  coercitivas tan irracionales como nocivas.

Aunque no sabemos exactamente cómo terminará  ese experimento de ingeniería social, podemos asegurar que de él no saldrá nada bueno ni para el individuo ni para  la sociedad, pues no respeta ni los derechos de la persona ni las leyes de convivencia que presiden las relaciones sociales.

De momento sabemos que las autoridades catalanas intentan cortar por todos los medios las relaciones de los escolares y los estudiantes de esta región con los del  resto de España, primando a toda costa y por encima de todo sus  rasgos diferenciales.

Pregunta a los cuatro vientos:  ¿cómo es posible tanta estrechez de miras y tanta cerrazón en pleno siglo XXI, el siglo de la globalización?

Regalos: más allá del chocolate del loro

En opinión del Insomne, la corrupción en todas sus formas y entendida siempre como comercio (no tráfico) de poder y/o influencia es inherente a la política,  puesto que  de hecho  existe desde que la política es política.

Cualquiera que sea la imagen visible y tangible que adopte ese comercio, en el fondo se trata  siempe de una transacción  del tipo do ut des (te doy para que me des), en  el bien entendido de que lo que tú me des después tiene que tener siempre más valor que lo que  yo  te doy ahora, pues de lo contrario no habrá comercio.

Y es sabido que para que haya comercio tienen que beneficiarse las dos partes.

El secreto  está en que lo que yo te doy ahora, proceda o no proceda   de mi bolsillo,  es para ti, mientras que lo que tú me vas a dar cuando llegue  el momento  no  saldrá  nunca  ni de tu bolsillo ni de tu cuenta corriente.

Hoy en  día, las relaciones humanas en el ámbito de la política son tan complejas  y tan oscuras que un político que se precie no tiene  necesidad de  robar en plan bandolero, ni siquiera en plan mafioso,  para  lucrarse e incluso para enriquecerse. Basta con que se mantenga bien  informado  y, llegado el momento, mueva inteligentemente los hilos de modo  que uno de sus hombres de paja esté en el sitio justo y actúe en el momento justo, según la  fórmula norteamericana.

Dadas las cantidades que, dentro de la política,  se mueven en las operaciones de soborno en todas sus formas,   el Insomne considera que lo de Camps y Rita Barberá es algo así como el chocolate del loro.

Habría que ir más arriba e hilar más fino.

Mientras tanto no estaría demás poner un poco de orden en esa parcela de la actividad pública y fijar un importe máximo  a los obsequios que los políticos pueden aceptar sin incurrir en delito.

La idea responde a una sugerencia de  UPyD.

Otra posibilidad sería obligar a todos los políticos a  llevar un registro público  de sus  ingresos extra  en metálico y  en especie con especificación de  la naturaleza y el valor estimado de cada uno de ellos, así como de su destino final.

No es que con ello  fuera a ponerse  fin a la corrupción política de un país con tan larga y rica tradición en ese campo, pero  probablemente se conseguiría algo.

Como tatntas veces, el resultado de la medida dependería del rigor con que se aplicara. Sin olvidar el control del control, habida  cuenta que éste suele consistir en poner un sello más o menos oficial con una fecha más o menos ficticia.

Pregunta a los cuatro vientos: ¿alguien cree sinceramente que en la España de las Autonomías  puede instaurarse  un registro público y  veraz de los ingresos extra en metálico y en especie de nuestros  políticos?

La soberanía compartida, modelo Maragall, explicada a los españoles (a propósito de una tercera del diario ABC)

El Insomne lee dos veces seguidas una tercera del diario ABC.  Se titula  Cataluña, a vista de catalejo. Está firmada por Álvaro Delgado-Gal.

En opinión del Insomne, Álvaro Delgado-Gal escribe mal;  no respeta ni las normas de la gramática ni las leyes de la lógica del lenguaje, esa lógica elemental y profunda que nos permite ordenar, en términos humanamente racionales,  todo lo que pensamos, soñamos y/o percibimos para que, una vez ordenado, podamos regurgitarlo  en forma de discurso o papilla verbal.

Lo suyo es un batiburrillo seudoliterario, seudofilosófico, seudosociológico y, naturalmente, seudopolítico.

Algunas de sus comas son auténticas blasfemias o, si se prefiere,  delitos flagrantes de lletra ferida.

Así ni se hace periodismo ni se defiende la patria.

Y, a propósito, ¿para qué sirven las comas?

Por unos momentos podemos imaginar que estamos en los Madriles de mediados del siglo XX. La capital de España es una tertulia hecha de innumerables e interminables tertulias. Sus participantes —ilustrados y no ilustrados— siguen viendo Cataluña como otra España, la España de los separatistas.

Pero el caso es que estamos en el siglo XXI.

Y ayer, 23 de julio de 2009, Álvaro Delgado-Gal regurgitaba en ABC:

«No se entiende que una región que apunta a la independencia, apunte simultáneamente  a la hegemonía sobre la nación de la que se quiere independizar».

Al parecer, el ingenuo escribano  aún no se ha enterado de que, si en otro tiempo la rama separatista de  la burguesía catalana, siempre temerosa,  impulsaba furtivamente la independencia de su feudo, actualmente, después de mucho intrigar y trajinar de cintura para arriba,  esa misma burguesía,  apoyada ahora  por toda una legión de oportunistas y advenedizos,  ha ideado y ha desarrollado una variante infinitamente más refinada, más lucrativa y, por qué no, más catalana del quimérico sueño independentista.

Y, a més a més,  más segura. Totalmente segura. A salvo de batacazos económicos y represalias cuartelarias gracias al desmantelamiento del Ejército español  llevado a cabo, con carácter preventivo,  por Narcis Serra, primer ministro de Indefensa de la actual democracia.

Estamos hablando de lo que Pasqual Maragall, defensor de la traición como principio ético,  llamó  soberanía compartida.

De acuerdo con la teoría  maragalliana, antes de 2015 Cataluña será independiente de España. Utilizando la lengua y disposiones ad hoc como frontera y filtro unidireccional, a los españoles les estará vedado,  y de hecho  también prohibido,   entrar y salir libremente del nuevo Estado y, con mucha más razón,  ocupar cargos de cierta responsabilidad en él.

Pero,  como simultáneamente ese nuevo Estado seguirá formando parte de España a ciertos efectos (que los legisladores catalanes irán dándonos a conocer tras la imposición del Estatuto), sus ciudadanos tendrán derecho a circular libremente por la península y, claro está,  a elegir y cubrir  los cargos que deseen en la Administración pública española y en la empresa privada, sin olvidar la banca.

La banca, sobre todo la banca.

Ya lo dijo Pujol, líder político y guía espiritual del Sanedrín, sus cien familias y sus dos Sumos Sacerdotes:  «Sin dinero no hay independencia».

El objetivo final, ahora ya al alcance de la mano,  es combinar la independencia unilateral de Cataluña con la colonización e inmediata subyugación de España mediante el control personal, directo y total de su Administración y sus centros de poder y  decisión.

En esas están.

Mientras tanto,  los españoles,  sin enterarse. Algunos, sin querer creérselo.  Otros, como Álvaro Delgado-Gal,  con la mosca detrás de la oreja pero sin la mínima idea de lo que realmente  pasa.  Y, por lo tanto, sin saber qué hacer.

Para el Insomne es muy sencillo ¡TOCAR A REBATO!

Pregunta a los cuatro vientos: si los separatistas catalanes consiguen imponer su Estatuto y además blindarlo,  de modo que quede fuera de la jurisdicción de la Constitución española e incluso  por encima de ella, ¿podrán impedir después los españoles que esos mismos separatistas colonicen y sojuzguen a España mediante el control de su Administración y sus resortes de poder y decisión?

Repito,  en esas están.

Verdadero objetivo de la soberanía compartida según el modelo Maragall

Basándose en informaciones y pruebas  diversas (eso a lo que ahora llaman evidencias) recogidas y ordenadas durante varios años,  el Insomne ha podido averiguar que el fin último de la soberanía compartida según el modelo Maragall es conseguir que la Administración española quede sometida a la Generalidad o,  más exactamente, España a Cataluña.

De acuerdo con los planes de  los separatistas catalanes, así se compensará —definitivamente—  la opresión que España  ha ejercido sobre Cataluña durante siglos (según unos, desde 1714;  según otros,  desde la Edad Media).

Evidentemente, en ese caso España pasará a  ser un apéndice de Cataluña,  que  controlará su política interior y exterior.

Las embajadas catalanas tienen, pues, el valor de una avanzadilla, aunque, a decir verdad,  la estrategia de la soberanía compartida maragalliana responde básicamene al modelo del congrejo ermitaño.

Cataluña se apoderará de la estructura del Estado español y se limitará a cambiar las personas y el idioma como ha venido haciendo hasta ahora en su feudo.

De hecho, ya lleva años  trabajando en el  proyecto y colocando estratégicamente a sus agentes en los campos de la política, la economía y los medios de comunicación, entre otros.

Sin olvidar la Iglesia y el Ejército..

Pregunta a los cuatro vientos: ¿cobrarán conciencia del peligro los españoles y se aprestarán a ponerle remedio antes de que sea tarde?

UPyD: más allá de la apariencia

Para el Insomne, UPyD es esencialmente un partido vasco. Su núcleo duro, encarnado en lo que él ha bautizado con el sobrenombre de Consejo de los Gorriaranes, tiene el sello de lo vasco español.  Lo democrático  es para ellos una imposición de los políticos, en los que en el fondo confían tan poco como el mismísimo Insomne.

Por eso el Insomne está convencido de que los comprende. Y comparte su sentimiento.  A  su modo de ver y sentir,  la UPyD vasca es una formación patriótica. Y es sabido que donde hay patriotismo no hay mucho espacio para la democracia.  De hecho sobra.

O, como ahora, es una concesión al espíritu de los tiempos. Y también una servidumbre.  En última instancia, una pantomima.

El Consejo de los Gorriaranes  no es partidario de las pantomimas políticas en nombre de la democracia.

Se esmera y se esmerila, pero se  nota que no le va esa música.

Como se le nota que ni entiende ni digiere la música catalana de la sardana y la tenora. Cataluña es otro mundo; los catalanes, otro pueblo, un pueblo formado por dos comunidades sociolingüísticas. Algo parecido, sí,  a lo que ocurre en el país de los vascos, pero, a la vez, distinto, muy distinto.

Pregunta a los cuatro vientos: ¿librarán vascos y catalanes la batalla definitiva por la supervivencia de España?

Reconciliación en la sociedad gastronómica

Si estuviera en su mano, el Insomne invitaría a los dos amigos vascos, en plan sorpresa, a cenar en una de esas sociedades gastronómicas que aún siguen a salvo de las herriko tabernas y los trabucaires de Eta en las tierras del Norte, desde la costa de Castro Urdiales hasta la Isla de los Faisanes.

Una vez los dos  hubieran dejado felices y contentas sus  andorgas hasta la linde del bajo vientre  y los espíritus del alcohol hubieran inspirado sus cabezas y aclarado sus voces, les dejaría que se pusieran a berrear.

¿Haría falta motivarlos?

En cualquier caso,  entonces se vería  cuál de los dos berreaba más fuerte y  más alto,  cuál de los dos desentonaba más y mejor y cuál de los dos era más tozudo o, si se quiere, más vasco.

Pregunta a los cuatro vientos: ¿alguien cree sinceramente que las diferencias ideológicas o metafísicas   de los dos amigos  resistirían la prueba de una buena mesa a la vasca y una sobremesa con dueto/duelo   a finis?

Ciudadanos y UPyD Cataluña: y después del verano, ¿qué?

Parece ser que Antonio Robles,  ciudadano de Ciudadanos, después de dar una última vuelta al ruedo parlamentario, ha tirado la montera y se ha reincorporado a la vida  decente,  discente y docente,  mientras que José Domingo intenta sobrevivir en su  escenario habitual, acosado por el  avieso  Ernest Benach, presidente de la Mesa del Parlamento de Cataluña.

Así, el pecio  de los Ciudadanos, antes predio, queda en manos del grumete Albert Rivera en funciones de capitán de navío.

Según parece,  ha ultimado un  nuevo fichaje,  pero uno se inclina a pensar que  la rehabilitación o no rehabilitación del maltrecho proyecto, incluida su supervivencia,  depende de la presencia o ausencia de Miguel Durán en funciones de vigía.

Y sobre todo de tiburón.

Pero, aun en el supuesto de que  Ciudadanos, partido partido en tres tristes  trozos y una minibabel de esquirlas, sobreviva, podemos asegurar que sus tiempos más prometedores y, para algunos, fructíferos pertenecen al pasado.

Aunque en estos momentos Ciudadanos  está realizando una acción meritoria en defensa del español, cabe imaginar que, en aras de la supervivencia, se regionalizará aún más  y se  catalanizará progresivamente hasta ser engullido  y asimilado por el establishment catalanoburgués, que intentará utilizarlo, de una parte, como avanzadilla con la  que debilitar al PP de Sánchez-Camacho y, de otra,  como elemento de choque y disuasión contra todo proyecto o conato de proyecto no separatista  que pueda surgir  en la Fenicia de Poniente.

Justamente  ahí se sitúa,  según el Insomne,  la sección catalana de UPyD,  que en estos momentos registra    un descenso  de  la actividad rayano en el paro general, mientras que en el conjunto de España sigue escalando posiciones, hasta haberse convertido en la tercera fuerza nacional con Rosa como líder mejor valorada por los españoles después de Zapatero..

En Cataluña, esa falta de actividad,  consecuencia, a su vez,  de la falta de una dirección activa en organización y promoción o, si se prefiere, hacia dentro y hacia fuera, ha dejado la formación a merced de predadores como  topos, buitres y raposos, que, no es un chiste, se disponen a hacer su agosto.

Al Insomne se le ocurre que los integrantes del Consejo de los Gorriaranes podrían tomar algunas clases teórico-prácticas de catalanología, ciencia que estudia la lengua y las pautas de comportamiento de los aborígenes de la Fenicia de Poniente, pues,  por lo que su presidente dice sobre éstos y sus tierras,  a veces, sólo a veces,  parece más un aliado inconsciente  e involuntario de los Pujols y los Maragalls que un defensor ilustrado y deliberado  de España y su unidad.

Bueno, en  opinión del Insomne, eso no es catalanofobia,  eso es  catalanoignorancia.

Pregunta a los cuatro vientos: ¿qué quedará de Ciudadanos y de UPyD Cataluña después del verano?

La Vanguardia: periódico escrito en español por separatistas

«Eta regresa a Mallorca, asesina y golpea al turismo»

La Vanguardia, viernes, 31 de julio de 2009.

El Insomne pregunta: ¿quién es más vil,  el asesino o su mensajero?
__________

Quien quiera entender los trajines o, para ser más exactos, las intrigas de los separatistas catalanes y sus añagazas por mor de la independencia  probablemente  hará bien en tener delante de los ojos en toda su pesquisa el escrito del Insomne «La soberanía compartida explicada a los españoles  (a propósito de una tercera del diario ABC)», pues contiene el marco en el que actúan  esos sedicentes nacionalistas,  así como  sus procedimientos y su fin último o, si se quiere, sus tácticas y su estrategia.

Siempre  por vía  subrepticia.

Una vez seleccionada una parcela  —partido político,  medio de comunicación (periódico escrito, periódico digital,  emisora de radio), espacio social, competencia autonómica,   etc.—,  los  supradichos  proceden  a su colonización intensiva  con sujetos adictos, previamente instruidos y adiestrados,  y, simultáneamente,  eliminan, escupen y/o vomitan  a malparits e indeseables utilizando procedimientos que van desde la expulsión por decreto del mercado laboral y el ámbito intelectual hasta la difamación,  pasando por provocaciones  y disensiones trampa en el seno de la familia.

El secreto está en actuar siempre en la sombra, sin dar la cara, y utilizando en todo momento, además de sus agentes,  trepas, oportunistas y  tontos útiles, desde niños de pecho hasta espíritus ingenuos con pocas luces y mucha ambición.

Una vez colonizada y catalanizada la parcela,  esos mismos agentes,  u otros de su subespecie,  cambian  el mensaje político-social y, si procede, la lengua, pero siempre con cautela para evitar  reacciones de rechazo y también que alguien descubra la jugada y la airee.

Después de veinticinco años de dictadura separatista,  los españoles de la Meseta siguen sin saber lo que ocurre en Cataluña. Y, aún más grave, sin saberlo ni creerlo.

La Vanguardia barcelonesa es desde hace décadas  el órgano oficial y oficioso del catalanismo político. Aunque sigue estando escrito en español,  en su nómina de colaboradores fijos hoy prácticamente sólo figuran separatistas con carné y obra conocida y  reconocida.

Desde la nota diaria del director, una piltrafilla  dictada por el Sanedrín o Consejo Asesor de Cataluña con carácter de consigna,  hasta La Contra, en sus páginas sólo se percibe y se respira  separatismo burgués.

Aparte de las columnas acaparadas por esa nómina de colaboradores selectos,  hay una parcela,  equivalente al cinco por ciento del espacio total,  a disposición de  huéspedes e invitados  de la Meseta, por motivos de imagen y a guisa de coartada,   así como de  personalidades  extranjeras  —verbigracia, políticos de renombre y ganadores del premio  Nobel— para terminar de  dorar la píldora.

Por lo tanto, en el órgano del Sanedrín  el   español  sirve para hacer política antiespañola y, de paso,   demostrar que aquí se respeta  ese idioma  y todos somos bilingües.

Así las cosas y atendiendo siempre al curso de los acontecimientos, podemos  pensar que, antes de decretar/imponer  la   catalanización total  de La Vanguardia, el Sanedrín decretará/impondrá/instaurará  la catalanización progresiva y por progresiva  total de  los periódicos comarcales y las emisoras   de radio de su jurisdicción.

Antes o después, La Vanguardia también deberá resolver  el problemilla,  minúsculo pero sintomático, del suplemento Culturas. Al Sanedrín le gustaría que fuera en un noventa por ciento catalán y en catalán, pero la actividad literaria autóctona  no da para tanto. Eso sin contar con que gran parte de la industria editorial se ha trasladado a Madrid, cuando hace apenas veinticinco años en Barcelona tenía su sede algo así como el noventa-noventa y cinco por ciento de las casas editoras de España.

En definitiva, el catalán actúa como lecho de Procusto y los políticos catalanes, una vez conseguido el dinero de la financiación, se rigen por criterios procústeos, no ergonómicos.

Es posible que no lo sepan o, más probablemente, no quieran saberlo, pero escrito está: «No lo saben, pero lo hacen».

Pregunta a los cuatro vientos: ¿sabe el consejero de Incultura catalán qué es un criterio procústeo y a qué conduce?

Para darle una pista le diremos que el resultado de los criterios procústeos es  siempre, indefectiblemente,   la mutilación intelectual del ser humano, incluidos Procusto y sus hijos.